Pep Albanell

Pep Albanell
Josep Albanell.jpg
Información personal
Nacimiento 25 de diciembre de 1945 Ver y modificar los datos en Wikidata
Vich, Cataluña, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor y escritor de literatura infantil Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía, narrativa, teatro y ensayo Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Josep Albanell i Tortades ( Vich, Barcelona, 25 de diciembre de 1945) es un escritor español con una gran y variada producción literaria. Ha escrito poesía, narrativa y ensayo, pero principalmente teatro (destacando en teatro infantil y juvenil).[1]

Biografía

Cuando tenía cuatro años, la familia se trasladó a Seo de Urgel. Este cambio y las dificultades de adaptación que le ocasionó marcaron su infancia y su adolescencia. El mismo autor recuerda aquellos años como una especie de naufragio personal: "Y allí, al pie del Cadí, crecí un poco como un náufrago abandonado a su propia suerte en territorio desconocido y hostil. Pero lo pude dominar y de todo me quedó un espíritu fantasioso y un poco luna, una cierta tendencia a la soledad, y una insobornable afección al subgénero de la gente perdida en la inmensa mar azul. Y un paisaje de montaña que no lo sabría cambiar por ningún otro " En este ambiente urgelense, se inició en el placer de la lectura y se convirtió en un lector voraz de libros fantásticos que permitían alejarse de la realidad. La lectura casi convulsiva de novelas de náufragos (llegó a leer más de treinta o cuarenta) fue configurando en el joven Albanell toda una simbología alrededor de la figura del personaje aislado que tiene que aprender a superar su situación a partir del esfuerzo personal. Estos referentes literarios, junto con la anécdota biográfica del cambio de residencia, sugirieron, años más tarde, la trama de El náufrago de las montañas, la historia de un chico perdido en la inmensidad de los Pirineos que logra sobrevivir gracias ingenio, el instinto y el esfuerzo. Su infancia estuvo rodeada de historias. Además de las lecturas, contaba con la presencia de su abuela, que gozaba contándole relatos de temática muy diversa. El vínculo sentimental que de pequeño estableció con este tipo de literatura ha condicionado su interés hacia las narraciones de tradición oral. Incluso, durante una época recorrió varias poblaciones con el fin de recopilar las leyendas y los cuentos que se contaban.

Empezó a escribir los primeros relatos a los doce años, en el que no podía faltar la temática de los naufragios. También reflejó en algunos poemas sus primeras experiencias amorosas. Los escritos iniciales, destaca una novela en tres volúmenes (Se empieza a vivir a las siete), que responde a la época del realismo histórico. En aquella época, estudiaba por la mañana y por la tarde trabajaba en una fábrica. La ficción reflejaba su propia experiencia: la sensación placentera de comenzar a vivir cuando acaba la jornada laboral. Vivió dos años en Madrid, durante los cuales estudió unos cursos de periodismo. Pasado este tiempo, se trasladó a Barcelona, donde estudió Filosofía y Letras y se fue integrando en el ambiente cultural de la época, una generación preocupada por la resistencia catalana y la militancia. Desde las primeras experiencias narrativas, su vocación literaria se fue consolidando y, a los diecinueve años, ya tenía la intención de buscar una salida profesional al que había comenzado como afección. Instalado definitivamente en Barcelona, fue compaginando esta clara voluntad de escribir con diversas tareas editoriales y, posteriormente, encontró trabajo en una caja de ahorros.

Comenzó a publicar en 1972, dirigiéndose al público adulto. Cuando ya tenía en el mercado tres o cuatro publicaciones, su amigo Carlos Senpau le hizo ver la necesidad de publicar para los chicos y para las chicas ya que, en ese momento, la literatura infantil y juvenil necesitaba nuevas aportaciones de calidad. De esta complicidad entre los dos amigos surgió, escrito conjuntamente En el corazón de la sierra. Se trata de una novela de tono realista que le aportó la experiencia de dirigirse al lector joven. El libro lo firmaron con el seudónimo de Joles Sennell, nombre surgido de la mezcla de Josep Albanell y Carl Senpau. La guía fantástica (1977) fue su primer libro como autor en solitario, dirigido al público infantil y firmado con el seudónimo de Joles Sennell, seudónimo utilizado por Pep Albanell[2] para firmar buena parte de los libros dirigidos a los niños y los jóvenes. Esta dualidad que ha mantenido en su creación ha sido igual que un disfraz que le permite interpretar el papel de autor que escribe para los más pequeños y diferenciarse de lo que lo hace para los lectores adultos. La personalidad literaria de Albanell ha encontrado una tercera identidad que se esconde detrás del colectivo de escritores Ofelia Dracs. Esta denominación fue inventada por el propio Albanell y recoge las iniciales de los miembros fundadores: Miquel Desclot, Carles Reig, Josep Albanell, Jaume Cabré y Joaquín Soler. Albanell promovió la creación de un cuento erótico por parte de cada uno de los autores y los reunió en la recopilación Diez manzanitas tiene el manzano (1980), con el que ganaron el premio de novela erótica La sonrisa vertical (1979). Bajo este nombre ha publicado posteriormente otras obras como Lovecraf, Lovecraf (1981), Negra y consentida (1983) y Essa efa (1985). Ha compaginado sus libros con la colaboración constante en revistas infantiles como Cavall Fort , Rodamon y Tretzevents . Ha participado en la elaboración de libros de lectura de editoriales dedicadas a la enseñanza, como Barcanova, Onda y Casals, y ha escrito también guiones para el cine, la radio y la televisión. A lo largo de su trayectoria profesional ha recibido un número importante de premios literarios:

Other Languages