Película de cine

Un fragmento de película.

Una película de cine es aquella película fotográfica en la cual se graban y reproducen obras cinematográficas.

Historia

1889-1926

La película moderna de cine fue creada en un principio gracias a la introducción de un material flexible que sirvió de base para la película, el celuloide (plástico sintético producto de la mezcla de nitrato de celulosa con pigmentos y agentes de relleno en una disolución de alcanfor y alcohol), el cual fue introducido en el ámbito fotográfico (y más tarde cinematográfico) gracias al trabajo de John Carbutt (empieza a fabricar con celuloide una película flexible para negativo), Hannibal Goodwin (desarrolla un material sensible que puede ser enrollado en sí mismo, lo que permite realizar varias fotografías sin necesidad de sustituir el negativo) y George Eastman. Con anterioridad, la mayor parte de los experimentos realizados con imágenes en movimiento se realizaban usando película en rollos de papel, lo cual hacía muy difícil, si no imposible, el ver proyectada la película una vez filmada sin dar saltos y con la sensación de movimiento continuo sin la necesidad de usar otros complejos aparatos. Además, la película de papel era mucho más frágil que el celuloide.

Eastman Kodak se convertiría en la primera empresa que fabricó y comercializó la película en celuloide, comenzando en 1889; Thomas Henry Blair apareció en 1891 como el primer gran competidor en suministrar celuloide. La película cinematográfica tenía una base mate con la función de facilitar una visión más fácil una vez expuesta a una fuente de luz desde su parte trasera, y las emulsiones de cada compañía eran ortocromáticas (sensibles a todos los colores del espectro menos al rojo). Hacia noviembre de 1891 William Dickson en el laboratorio de Edison estaba usando película de Blair para realizar pruebas del Kinetoscopio, y la compañía de Blair se convirtió en la principal abastecedora de película para Edison durante los siguientes años. La operación de Blair fue también crucial para el continuo desarrollo de la tecnología del cine durante 1892 y 1893, debido a temporales cierres de la empresa de Eastman por problemas con su cadena de producción.

Eventualmente los pleitos por la patente en 1893 condujeron a Blair a dejar su compañía en Estados Unidos y comenzar de nuevo en Inglaterra, lo cual permitió gradualmente a Eastman abastecer todos los pedidos que realizaba el laboratorio de Edison. La nueva sede inglesa de Blair le permitió abastecer a la mayoría de los más importantes directores de cine pioneros de Europa, incluyendo a Birt Acres, Robert Paul, George Albert Smith, Charles Urban y los hermanos Lumière. La compañía American Blair tuvo una corta vida, sin embargo, ya que a partir de 1896, el nuevo proyector de películas demandaría una base de película completamente transparente, la cual esta empresa tenía muchas dificultades en suministrar.

Poco tiempo después, Eastman absorbió a la American Blair, consolidando de esta forma su posición como suministrador líder de película cinematográfica desde entonces.

Estos desarrollos también condujeron a Louis Lumière a trabajar con Victor Planchon en la adaptación de la emulsión para plancha fotográfica Etiqueta Azul (Etiquette Bleue) de Lumière para su uso en la película de celuloide, lo cual comenzó a principios de 1896 hasta llegar a una capacidad completa de producción al año siguiente.

La primera película para cine de Eastman incorporaba la misma emulsión que era utilizada para la película fotográfica, la cual era, casi como en todas las emulsiones de películas de la época, de sensibilidad ortocromática. Se creaba película en positivo, lo cual implicaba que fuera más lenta, de un grano más fino y de un mayor contraste que un negativo.

Desde 1895, Eastman suministraba su película para cine en rollos de 65 pies, mientras que los de Blair eran de 75 pies. Si se necesitaba un mayor metraje, los rollos de negativo no expuestos podían ser pegados en un cuarto oscuro. Esta práctica era muy poco apreciada por la mayoría de los directores; aunque en la realidad estaban mucho más dispuestos a seguir este método para poder desarrollar acciones más largas, y llegaron a crear rollos de hasta 1000 pies. American Mutoscope y Biograph fue la primera compañía conocida en usar este tipo de rollos, para cubrir la lucha entre Jeffries y Sharkey el 3 de noviembre de 1899.

1900-1919

El trabajo para mejorar la película de cine fue bastante lento en la primera década del nuevo siglo. El equipamiento y los formatos, particularmente, estaban aún en el proceso de una estandarización gradual. Con un gran número de diferentes medidas estándar para películas en uso, suministrar material a un mercado todavía en su infancia fue una tarea bastante difícil, y Eastman fue capaz de aglutinar a la mayoría del mercado existente sin hacer considerables ajustes a la emulsión. Su único cambio destacable fue incrementar la longitud de los rollos a 200 pies. Lumière, por otro lado, reformuló su stock para encajar con la velocidad de la película Eastman, la cual pasó a llamarse Etiquette Violette. Blair volvió a los Estados Unidos después de vender su compañía inglesa a Pathe en 1907, quien comenzó a usar los medios de que disponía para producir su propio material de película cinematográfica. Esta venta tuvo repercusiones futuras en lo que se refiere a la preservación del material, ya que Pathe comenzó a complementar su operación en 1910 con la adquisición de copias de películas a las que quitaba la plata y la emulsión de la base para añadir posteriormente una nueva capa y ser así reutilizada.

Como la cantidad de películas y directores crecía en estos primeros años, la demanda de una estandarización era cada vez más creciente. La película de 35 mm, gracias sobre todo a la popularidad de la gama de cámaras de Edison y Lumière (y sus a veces no autorizados clones) había comenzado a asentarse como la medida dominante, pero aún seguían comprándose sin perforar, y por tanto perforada por el propio consumidor con herramientas suministradas por terceras partes. Aunque los formatos de Edison (4 perforaciones cuadradas por frame en cada lado) y Lumière (una perforación redonda por frame en cada lado) –basados en los diseños de las cámaras- eran los más comunes, las perforadoras no eran siempre precisas, y podía ser difícil crear copias para un formato de perforación opuesta.

La creación por parte de Edison de la Fundación de Patentes de Cine, aunque resultó en gran medida poco efectiva a la hora de controlar la floreciente industria, fue capaz en 1909 de llegar a un acuerdo sobre cual sería el estándar para la película cinematográfica: 35 mm, con las perforaciones Edison y un ratio de 1.33. Estos parámetros han permanecido casi constantes hasta el día de hoy.

La fábrica de perforadores Bell and Howell entró en el mercado en 1908 y muy poco tiempo después fueron reconocidos lo suficiente como para dominar la industria estadounidense. Eastman Kodak fue también rápida a la hora de usar la máquina para perforar sus películas, lo cual aseguró que la especificaciones de perforación fueran adoptadas como standard mundial no mucho tiempo después. Estas perforaciones, conocidas como BH-Type siguen siendo el standard para la película de cámara en negativo.

La era de la belle epoque también vio la creación de pequeños y numerosos suministradores de carácter local, la inmensa mayoría de los cuales tuvieron una corta vida, debido a tener lotes de producción más pequeños, emulsiones más lentas (las cuales eran también a veces sólo sensibles a la luz azul, en lugar de ortocromáticas) y controles inferiores de calidad. Entre estas compañías, Agfa comenzó a producir película cinematográfica en 1913, pero se mantuvo principalmente como suministrador local hasta la aparición de los boicots posteriores a la Gran Guerra, boicots realizados a las películas cinematográficas procedentes de Francia, lo que permitió a los recién fundados estudios de cine UFA florecer y aumentar lo pedidos de material a Agfa.

Un gran problema con el material fílmico era que estaba fabricado sobre una base de nitrato, lo cual era altamente inflamable. Además, el nitrato al arder es muy difícil de apagar e incluso una inmersión completa en agua no es capaz de parar la combustión. Este hecho condujo a un significativo número de accidentes fatales en las barracas donde se realizaban las proyecciones, donde casi siempre el calor de la lámpara del proyector era el responsable de las igniciones. Puesto que el mercado de realización cinematográfica aficionado se desarrollaba lentamente a comienzos del siglo XX, Kodak comenzó a desarrollar un “film de seguridad” mucho más resistente al calor el cual podría ser fácilmente proyectado sin incidentes incluso en el hogar, para aquellas personas que no tenían ninguna experiencia previa. Los tests iniciales en 1909 indicaron que el diacetato de celulosa podría ser un material viable para reemplazar al utilizado hasta entonces. Kodak comenzó a vender películas con base de acetato al año siguiente con una anchura de 22 mm, enfocadas para el trabajo que Edison estaba desarrollando en la creación del Kinetoscopio casero, el cual fue lanzado comrcialmente en 1912. En esta búsqueda para tener disponible una película de cine segura, muchos formatos de aficionados comenzaron a adoptarlo, y algunos, incluyendo el propio formato en 16 mm de Kodak, fueron diseñados específicamente para que el único material fílmico lanzado para ese formato tuviera una “base de seguridad”.

Kodak también continuó refinando su película de cámara en negativo a finales de los años 10, poniendo en venta la película para negativo de cine Tipo E en 1916 y Tipo F (más tarde conocida como Negative Film Par Speed Type 1201) en 1917. Puesto que ninguna de estas películas ortocromáticas eran más rápidas que las que se venían ofreciendo hasta entonces, se sugería que las mejoras afectaban en su mayor parte a la granularidad y el brillo.

Años 20

En los años 20 los fabricantes de película de cine comenzaron a diversificar sus ofertas. Antes, cada fabricante sólo ofrecía un tipo de película en negativo (normalmente ortocromática) y una película en positivo. En 1920, una variante de la película Tipo F conocida como X-back fue creada para contrarrestar los efectos de la electricidad estática sobre el film, lo que podía causar chispazos y añadirse imperfecciones a la exposición de la película. Esta electricidad estática aparecía por el uso de una resina sobre la superficie del film, lo que también tenía el efecto de volver la película demasiado opaca para permitir el enfoque a través de la parte trasera del film –una técnica común para muchas de las cámaras de la época-. Como la electricidad estática aparecía con más frecuencia en climas más fríos, la película X-back fue más popular en la Costa Este de los Estados Unidos. Otros fabricantes también comenzaron a aparecer en los años 20, entre los que destacaron E.I. Dupont de Nemours en USA (1926) y Gevaert en Bélgica (1925).

La conversión de la industria del material fílmico ortocromático al pancromático fue iniciada por Kodak en el transcurso de la década. Usada por primera vez para una secuencia de exterior en The Last of the Mohicans en 1920 y originalmente sólo disponible como pedido especial, el aumento en la sensibilidad de la película al rango de luz roja suponía una mayor sensibilidad global y se convirtió en una atractiva opción para los rodajes con baja luz.

Kodak financió una producción en 1922 rodada completamente con película pancromática, The Headless Horseman, con el fin de promocionar este tipo de película una vez fuera introducida como una opción estándar. Sin embargo, su mayor precio comparado con el de la emulsión ortocromática significó que ninguna otra producción fuera rodada enteramente con película pancromática durante varios años. La mezcla entre películas pancromáticas y ortocromáticas hizo que aparecieran problemas de continuidad particularmente en lo referido a los tonos del vestuario, por lo que se intentaba evitar este procedimiento. La preponderancia de la película ortocromática duró hasta mediados de los años 20, debido a la falta de competencia de Kodak en el mercado pancromático. Gevaert hizo su aparición en este ámbito en 1925 con una gama dual de película ortocromática con una sensibilidad limitada al color por un lado, y una película completamente pancromática (Pan-23) por otro. Este último producto animó a Kodak a responder, y en 1926 bajaron el precio de la película pancromática hasta igualarse con el estándar que se venía ofreciendo con el material ortocromático. Superada por tanto la barrera económica, la película pancromática comenzó a superar las ventas de la ortocromática en pocos años, conforme los profesionales del cine se iban familiarizando cada vez más con este producto. Con la incorporación al mercado de películas pancromáticas durante el mismo periodo por parte de Agfa y Pathe, el cambio hacia el material pancromático se hizo ya definitivo hacia 1928.

Las películas en color

Diversos experimentos con películas en color fueron realizados ya a finales del siglo XIX, pero en la práctica, las emulsiones en color para uso profesional no fueron producidas hasta poco antes de la Segunda Guerra Mundial, y más tarde aparecería la película para uso aficionado.

El proceso Technicolor, el cual exponía simultáneamente tres fotogramas de película monocroma a través de 3 filtros de color, no necesitaba una emulsión propiamente en color, como la que se utiliza actualmente.

Other Languages
العربية: فيلم عادي
čeština: Filmový pás
English: Film stock
français: Film (métrage)
hrvatski: Filmska traka
Հայերեն: Կինոժապավեն
latviešu: Kinolente
Mirandés: Filme
русский: Киноплёнка
українська: Кіноплівка
Tiếng Việt: Phim điện ảnh
中文: 电影胶片