Peineta

Peineta de nácar.

Peineta es un ornamento femenino para el cabello que consta de un cuerpo convexo y un conjunto de púas que se encajan sobre el moño.[1] En su origen se fabricaban del carey procedente del caparazón de la tortuga, pero de forma progresiva han entrado en la órbita de los materiales sintéticos (plástico).

Muy habitual en España desde finales del siglo XVIII, su uso se conserva en las bodas, bautizos, procesiones de Semana Santa, corridas de toros, espectáculos tradicionales y espectáculos de música flamenca o copla.

La mantilla constituye un complemento habitual de la peineta sobre la que se coloca estilizando la figura de la mujer. También es elemento constitutivo de algunos trajes regionales como el valenciano de fallera o el andaluz de flamenca.

Antecedentes

Dama de Elche

Las primeras peinetas de las que se tiene constancia se usaron en la antigua Iberia pre-romana, apreciándose en las esculturas de las damas, como la dama de Elche, o en los exvotos hallados en la Oretania ( Jaén y La Mancha), cuya fisonomía no se diferencia apenas de la actual peineta y mantilla. No habrá ejemplos significativos de su uso hasta el siglo XVII, cuando se evidencia el gusto por elevar los peinados y tocados en moños de "perico" o "fontanche". No obstante, se sobrentiende que el modo de elevar la mantilla con un complemento, ya fuera peineta o el mismo moño tuvo que perdurar en la población, conservado en los modos regionales, como en el peinado de Candelario o de fallera, que no es más que la evolución natural y continuada en el tiempo del tocado de la dama de Elche, y que, como ejemplo, también evolucionó hacia el tocado típico de Panamá. Puede que el majismo, que llevó la moda popular a la corte y a la nobleza española como respuesta a la moda francesa, recuperara para la moda de corte las peinetas, siendo su máxima expresión su uso por la reina Isabel II. La Peineta se extendió por los territorios hispánicos, especialmente por México y Nápoles

Other Languages
euskara: Apain-orrazi
日本語: スペイン櫛