Pedro de Vargas

La Virgen y el Niño con santos jesuitas, tabla central de un tríptico con fuertes influencias flamencas, con los santos Ignacio de Loyola, Francisco de Borja, Francisco Javier y Estanislao de Kostka, los tres primeros todavía como venerables, en las puertas laterales. La Paz (Bolivia), Museos municipales.[1]

Pedro de Vargas ( Montilla, Córdoba, 1553-?) fue un hermano jesuita y pintor andaluz establecido en Perú.

Natural de Montilla, Pedro de Vargas partió de Sevilla al Nuevo Mundo como soldado. En Lima ingresó en la Compañía de Jesús en 1575 y aprendió la pintura con el también jesuita Bernardo Bitti.[2] Con Bitti colaboró en los retablos mayores de la iglesia de San Pedro de Lima y de la iglesia de la Compañía de Cuzco, obras todas ellas perdidas.

Trabajó luego en Potosí y en Quito donde en 1591 habría pintado su Inmaculada con san Luis Gonzaga y san Estanislao de Kotska, conservada en la sala capitular de la Compañía de Quito y que, según Mesa y Gisbert, está falsamente atribuida a Angelino Medoro. Tras dejar la Compañía en 1596 trabajó en Trujillo.[3]

Vargas es uno de los pioneros en la técnica del brocateado en la Escuela cuzqueña de pintura.

Referencias

  1. Mesa, José y Gisbert, Teresa,«El retorno de los ángeles, barroco de las cumbres en Bolivia».
  2. Fraga González, Carmen, «Emigración de pintores andaluces en el siglo XVI», Anales de Historia del Arte. Homenaje al profesor Dr. D. José María de Azcárate, nº 4, Universidad Complutense, Madrid, 1994, p. 578.
  3. Querejazu Leyton, Pedro, «La "Madona del pajarito" de Bernardo Bitti: tratamiento de conservación y restauración», Conserva, nº 5 (2001), p. 83.
Other Languages
asturianu: Pedro de Vargas