Pedro de Répide

Répide en un retrato muy retocado, hacia 1913.

Pedro de Répide Gallegos, también conocido como Pedro de Répide y Cornaro, ( Madrid, 8 de febrero de 1882 - Madrid, 16 de febrero de 1948), fue un escritor y periodista español, primer representante del Cuerpo de Cronistas Oficiales de la Villa de Madrid.[1]

En su personal leyenda negra, creada por él mismo, se decía descendiente de Catalina Cornaro, la última reina de Chipre o que era hijo natural de uno de los muchos vástagos habidos del matrimonio entre la viuda de Fernando VII, María Cristina de Borbón, y el Duque de Riánsares. En otras fuentes se le ha supuesto hijo natural de la reina Isabel II de España y un eclesiástico.[2]

Biografía

Nacido en la calle de la Morería, cursó Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad Central y publicó su primer libro de versos, Las canciones (1901). En París siguió cursos en la Sorbona y trabajó como bibliotecario y secretario de correspondencia de la reina destronada Isabel II en su palacio de París. En 1904, al morir la reina, Répide volvió a Madrid y se dedicó al periodismo.

En 1919 fue uno de los fundadores de La Libertad, donde trabajó hasta 1936. También fue redactor de El Liberal, colaborador de Blanco y Negro, La Esfera, Nuevo Mundo, El Cuento Semanal, Los Contemporáneos, La Novela de Hoy, El Libro Popular, La Novela Corta... Co-fundador el 11 de febrero de 1933 de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, creada en unos tiempos en que la derecha sostenía un tono condenatorio a los relatos sobre las conquistas y los problemas del socialismo en la URSS. Siendo Alcalde de Madrid Joaquín Ruiz Giménez, se le nombró cronista oficial de la villa en 1923.

Al estallar la Guerra Civil española huyó primero a Tánger y luego a Venezuela donde vivió durante once años. Sus incursiones en la novela histórica, de un rigor casi galdosiano, su abundante literatura sobre "el otro Madrid", sus simpatías pro-soviéticas y la estimación oficial y el título de Cronista de la Villa durante los periodos liberales o republicanos del primer tercio del siglo XX, le depararon, a su regreso en 1946 a la España franquista las consecuentes dosis de rechazo y marginación, a las que quizá contribuyó su conocida homosexualidad.[5]

Other Languages