Pedro de Aragón, conde de Alburquerque

Pedro de Trastámara (Castilla, 1405 - Nápoles, 17 de octubre de 1438). Infante de Aragón y IV conde de Alburquerque. Hijo menor de Fernando I de Antequera, nacido cuando su padre aún era infante de Castilla, y de Leonor de Alburquerque.

Biografía

Junto a su hermano Enrique, su padre le destinó a participar en el control del gobierno de Castilla. Su juventud y su supeditación a la política emprendida por sus hermanos mayores le restó protagonismo.

Participó en las revueltas de su hermano Enrique contra el rey Juan II, participando de forma activa durante los años 1426 a 1431 en las luchas en la zona oriental del reino. Su captura en 1431, conllevó la pacificación de comarcas de Salamanca y Extremadura, al exigírsele para poder ser liberado la entrega de todas las fortalezas y posesiones que allí poseía su familia.

En 1434 se trasladó al reino de Sicilia junto con su hermano el infante don Enrique para ayudar a su hermano mayor el rey de la Corona de Aragón Alfonso el Magnánimo en sus aspiraciones a ocupar el trono del reino de Nápoles.[2]

Por dos veces, en 1424-25 y en 1435, gobernó el virreinato de Sicilia con plenos poderes, aunque no fue intitulado virrey.[3]