Pedro Maraver de Silva

Pedro Maraver de Silva o Pedro Malaver de Silva, o Pedro Malavé de Silva natural de Jerez de los Caballeros (Badajoz), hijo de Gómez Maraver de Silva o Gómez Malaver de Silva y María Portocarrero. Siendo muy joven pasó a la conquista del Nuevo Reino de Granada y posteriormente a la conquista del Perú y de los territorios de los que hoy conforman el Ecuador y Venezuela.

Parece ser que consiguió buenos reditos en sus intervenciones conquistadoras, en las que obtuvo el título de grandeza y de Barón de los Caballeros, extinguido a su muerte. Volvió a España a solicitar capitulaciones al rey y regresó nuevamente al Nuevo Mundo donde se avecindó en la ciudad de Chachapoyas, una de las ciudades más viejas del Perú, fundada en 1536 por Alonso de Alvarado.

En Chachapoyas, Malaver de Silva casó con una dama que aportó buena dote al matrimonio. Y como el viejo conquistador tenía en mente la ilusión de encontrar el mítico Dorado, no conformándose con las vastas posesiones y sus rentables negocios, financia una expedición, y con el capitán Martín de Poveda y su sobrino Garci González de Silva emprende una larga y peligrosa jornada por los enmarañados parajes de los Llanos de Venezuela y los Andes, llegando hasta Santa Fe de Bogotá.

Capitulaciones

Después de pasar tantos infortunios en aquella infausta expedición, Malaver de Silva no se da por vencido, porque su idea principal está en encontrar las riquezas de El Dorado, y con la pensamiento de capitular con la Corona, en 1568 parte nuevamente para España a solicitar las correspondientes capitulaciones que le permitan conquistar los ricos territorios habitados por los omeguas, omaguas y quinacos, en una inconcreta longitud de trescientas leguas que él había imaginado.

En la Corte, consigue el título de Adelantado, gobernador y capitán general de los inmensos territorios que ha solicitado y los denomina como la Gobernación de la “Nueva Extremadura”; concesión ilusoria ya que Malaver pretendía conquistar casi la mitad norte de América del Sur, desde las riberas del Orinoco hasta las del Amazonas.

Tanto el Archivo Histórico Nacional como el Archivo General de Indias conservan numerosos documentos por los que se conceden diversos tipos de licencias en relación a pases, navíos, repartimientos, etc. Como ejemplo se encuentra la Real Cédula de 10 de diciembre de 1568 en la que se cita: "Se leyó en el Ayuntamiento una Real Cédula, referente a la conquista hecha por don Pedro Malavé de Silva, de una parte de las Indias, que llamó Nueva Extremadura, al efecto de obtener gente para dicha provincia".

Con estas ilusiones doradistas, y a golpe de tambor y bandera batiente, recorrerá y pregonará la leva por los pueblos extremeños y manchegos, logrando juntar unos 600 hombres, muchos de ellos con mujeres e hijos, que en su mayoría eran judíos conversos (al ser sospechosos de continuar con sus prácticas religiosas se les denominaba marranos) expulsados de varias ciudades europeas de dominio español. Los expedicionarios están dispuestos a dejar el pellejo en aquellas marañas selváticas por hacerse ricos con las riquezas del fabuloso El Dorado. Otros no tan necesitados, como los hermanos Diego y Alonso Bravo de Montemayor, naturales de Alcántara (Cáceres), le prestarán a don Pedro 1000 ducados de su patrimonio con la idea de aumentar sus riquezas en aquella expedición.

Other Languages