Pedro González de Mendoza

Escudo de los Mendoza.
Batalla de Aljubarrota en 1385.
El señor de Hita y de Buitrago cede su caballo al rey Juan I en Aljubarrota, Luis Planes, 1793, óleo sobre lienzo, 125 x 168 cm, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Pedro González de Mendoza (m. Batalla de Aljubarrota, 14 de agosto de 1385). Noble, poeta y militar castellano de la Casa de Mendoza. Era hijo de Gonzalo Yáñez de Mendoza y de Juana de Orozco.[1]

Fue IX señor de Mendoza, I señor de Almazán, señor de Mendívil, señor de Mártioda y señor de Hita y Buitrago, entre otras muchas villas, mayordomo mayor del rey Juan I de Castilla,[3]

Biografía

Fue hijo de Gonzalo Yáñez de Mendoza (hijo a su vez de Diego Hurtado de Mendoza, señor de Mendoza, y de María de Rojas)[a]​ y de Juana de Orozco, señora de Hita y Buitrago (hija de Diego Fernández de Orozco y Mencía Fernández) y hermana de Íñigo López de Orozco, señor de Escamilla. Se supone que nació en la ciudad de Guadalajara a finales del reinado de Alfonso XI. Su familia era oriunda de la torre de Mendoza, que aún se conserva no muy lejos de Vitoria.

En 1355 Pedro I de Castilla le concedió los portazgos de Guadalajara,[5]​ villa de realengo y con voto en las Cortes de Castilla y donde su familia disponía de propiedades y gran ascendiente político.

En la guerra civil entre Pedro I y su hermanastro Enrique II de Trastamara comenzó apoyando a Pedro I, pero en 1366 pasó al bando de Enrique II[7]​ A consecuencia de este hecho, el Príncipe Negro se puso en contra de Pedro I y liberó a los prisioneros. Pedro quedó como tutor de Teresa López de Orozco, la hija mayor de su tío Íñigo, mientras que la viuda de Íñigo, Marina, quedó a cargo de las otras tres hijas, Juana, Mencía, y María.

Tras estos sucesos, Enrique II hizo a Pedro González ayo de su hijo y heredero Juan y le concedió los bienes de los Orozco, incluyendo las villas de Buitrago e Hita en 1368.[8]

En 1373 cambió a la reina algunas aldeas a cambio de Somosierra y Robregordo, las que junto a Buitrago, le permitirían controlar el puerto de Somosierra. En 1374 combatió la primera invasión del Duque de Lancaster. En 1375 negoció la paz con Aragón. El 14 de mayo del mismo año, 1375, se firmaron las capitulaciones para el matrimonio de María de Castilla, hija ilegítima de Enrique II, con Diego Hurtado de Mendoza, hijo de Pedro González de Mendoza.[9]

Al subir al trono Juan I de Castilla, en 1379, le nombró mayordomo mayor del rey, y al poco Capitán General de sus ejércitos.[10]​ Fundó mayorazgo de Hita y Buitrago en 1380. Fue nombrado señor de la mitad del Real de Manzanares (Madrid) el 14 de octubre de 1383. Fundó mayorazgo de Manzanares en 1384 y se lo dio a su hijo mayor Diego Hurtado de Mendoza.

Al fallecer Fernando I de Portugal, Juan I optó a dicha corona, quedando Pedro como uno de los regentes de Castilla en 1384. En el verano de 1385 Pedro acompañó a Juan I en la desastrosa derrota de Aljubarrota en Portugal, donde, según la leyenda, tras la huida de las tropas y encontrándose el rey castellano con su caballo muerto, cedió Pedro su propia montura al rey para que no cayese prisionero, ante lo que el rey le ordenó que subiera a la grupa para escapar ambos, a lo que González de Mendoza contestó: «Non quiera Dios que las mujeres de Guadalaxara digan que aquí quedan sus fijos e maridos muertos e yo torno allá vivo». Un gesto heroico que le costaría la vida. Por ello es conocido como el «mártir de Aljubarrota».[b]

Fue uno de los pioneros de la poesía cortesana en la corte castellana, y se conservan cuatro obras suyas en el Cancionero de Baena.

Other Languages