Pecado original

El pecado original, también llamado pecado ancestral,[3]

El concepto del pecado original fue originalmente concebido en el siglo II Ireneo, obispo de Lyon, en su controversia con algunos gnósticos dualistas.[15]​ En cuanto al protestantismo algunas denominaciones tienen diferentes interpretaciones del pecado original.

Cristianismo

La doctrina cristiana católica con respecto al pecado original se fijó en el concilio de Cartago y se precisó posteriormente en el concilio de Orange y el concilio de Trento. Los detalles de su forma actual se encuentran ya en los escritos de san Agustín de Hipona, a través del cual la noción de una corrupción fundamental de la naturaleza humana hizo pie en la Iglesia. Los escasos fragmentos de doctrina sobre el pecado original contenidos en los escritos de los Apóstoles (especialmente Romanos 5:12[16]​) no efectúan mayores precisiones sobre el texto del Génesis.

La teología escolástica distingue entre el pecado original originante (peccatum originale originans), el acto concreto de desobediencia cometido por Adán y Eva, y el pecado original originado (peccatum originale originatum), las consecuencias que el mismo provocaría sobre la constitución de la especie humana. En virtud del peccatum originale originatum, no sólo se perderían los dones preternaturales de la inmortalidad y la exención del sufrimiento, sino que las capacidades del espíritu humano —tanto las morales como las intelectuales— carecerían de su vigor natural, sometiendo la voluntad a las pasiones y el intelecto al error. De acuerdo a la doctrina fijada en el concilio de Trento, la condición de "naturaleza caída" (natura lapsa) se transmite a cada uno de los nacidos tras la expulsión del Edén.

En los concilios se estableció que el bautismo borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual. La Iglesia católica y otras que practican el culto mariano excluyen, sin embargo, de las consecuencias del pecado original a la Virgen María, en virtud de una gracia especial de Dios para que Jesucristo no tuviera el pecado original.[17]

La Iglesia Católica

De acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica

Por su pecado, Adán, en cuanto primer hombre, perdió la santidad y la justicia originales que había recibido de Dios no solamente para él, sino para todos los humanos.

Adán y Eva transmitieron a su descendencia la naturaleza humana herida por su primer pecado, privada por tanto de la santidad y la justicia originales. Esta privación es llamada "pecado original".

Como consecuencia del pecado original, la naturaleza humana quedó debilitada en sus fuerzas, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al dominio de la muerte, e inclinada al pecado (inclinación llamada "concupiscencia").[17]

San Anselmo decía que "el pecado de Adán fue una cosa pero el pecado de los niños al nacer es algo distinto; el primero fue la causa, el segundo es el efecto"[18]​ El pecado original en un niño es distinto de la falta de Adán; es uno de sus efectos. Los efectos del pecado de Adán de acuerdo con la Enciclopedia Católica son:

1. Muerte y sufrimiento.

2. Concupiscencia (o inclinación al pecado). El bautismo borra el pecado original, pero la inclinación al pecado permanece.

3. La ausencia de la gracia santificante en los niños recién nacidos es también efecto del primer pecado, ya que Adán, habiendo recibido de Dios la santidad (o gracia santificante) y la justicia, no sólo la perdió para él, sino para nosotros. El bautismo confiere la gracia santificante original, perdida por el pecado de Adán, eliminando así el pecado original y cualquier pecado personal.[19]

El catecismo presenta la doctrina del pecado original como el “anverso de la redención” (cf. CEC 389). Recuerda que aunque el relato está hecho de imágenes o se encuentre redactado usando figuras literarias, se trata de un acontecimiento real de los inicios de la historia y que la marca (cf. CEC 390).[20]

La Iglesia Católica siempre ha sostenido que "por el Bautismo, todos los pecados son perdonados, el pecado original y todos los pecados personales"[22]

Luego, entre los números 396 y 409[23]​ analiza los diversos elementos relacionados con este pecado: La prueba que implicaba el no poder comer del árbol del conocimiento del bien y del mal como una muestra del límite que la libertad humana tiene por el hecho de ser una criatura; el pecado presentado como un acto de desconfianza primero y de desobediencia después; las consecuencias: pérdida de la santidad original, se destruye la armonía del mundo y del interior del hombre, la muerte entra en la historia. La universalidad del castigo a partir del pecado original se sostiene con textos tomados de san Pablo:

Como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo (la de Cristo) procura a todos una justificación que da la vida. Por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores

Rm 5, 18-19

En el número 404 se dice que el pecado de Adán es el pecado de todos los hombres que vienen después de él, ya que, según una expresión de Tomás de Aquino, la humanidad es en Adán como el cuerpo de un único hombre. Ahora bien, el catecismo afirma que la transmisión de ese pecado es un misterio,[24]​ y que, por tanto, la expresión “pecado” se usa de manera análoga, puesto que no se trata de una falta “cometida”, sino de un pecado “contraído”.

Condenaciones heréticas

El pelagianismo, que rechaza la condición caída de la naturaleza humana como una corrupción maniquea de la doctrina cristiana, fue declarado herético en el concilio de Cartago; el primer partidario de esta doctrina del que se tienen noticias fue Teodoro de Mopsuestia, aunque su influencia fue mayor en la iglesia occidental a través de Pelagio y Celestio. Según los pelagianos, la introducción del pecado por Adán se limita a proporcionar un mal ejemplo a sus descendientes, pero no hiere sus facultades.

Protestantismo

Los líderes de la Reforma admitían el dogma del pecado original, pero el día de hoy hay algunas denominaciones protestantes que ya no creen en el pecado original influenciados por la doctrina sociniana del reformador Fausto Socino.[19]

Libros Apócrifos

El libro apócrifo 4 Esdras escrito por un judío en el siglo I presenta a Adán como el autor de la caída de la raza humana:

Oh Adán, ¿qué has hecho? Porque aunque fuiste tú quien pecó, la caída no fue solo tuya, sino también de nosotros que somos tus descendientes. ─ 4 Esdras 7:48[25]

y a Adán como quien transmitió a toda su progenie la enfermedad permanente, la malignidad y la mala semilla del pecado[19]​:

Porque el primer Adán, cargado de un corazón malvado, transgredió y fue vencido, como también lo fueron todos los que descendieron de él. Por lo tanto, la enfermedad se volvió permanente; la ley estaba en el corazón de la gente junto con la raíz del mal, pero lo que era bueno se fue, y el mal permaneció. ─ 4 Esdras 3:21-22[26]

Porque un grano de mala semilla fue sembrado en el corazón de Adán desde el principio, ¡y cuánta impiedad ha producido hasta ahora, y producirá hasta que venga el tiempo de la trilla! ─ 4 Esdras 4:30[27]

Other Languages
asturianu: Pecáu orixinal
azərbaycanca: İlk günah
беларуская: Першародны грэх
български: Първороден грях
brezhoneg: Pec'hed orin
čeština: Prvotní hřích
dansk: Arvesynd
Deutsch: Erbsünde
English: Original sin
Esperanto: Prapeko
eesti: Pärispatt
suomi: Perisynti
français: Péché originel
hrvatski: Istočni grijeh
Bahasa Indonesia: Dosa asal
íslenska: Erfðasynd
日本語: 原罪
한국어: 원죄
മലയാളം: ആദിപാപം
Bahasa Melayu: Dosa asal
Nederlands: Erfzonde
norsk nynorsk: Arvesynd
norsk: Arvesynd
português: Pecado original
română: Păcat originar
srpskohrvatski / српскохрватски: Praroditeljski grijeh
Simple English: Original sin
slovenčina: Prvotný hriech
slovenščina: Izvirni greh
српски / srpski: Првородни грех
svenska: Arvsynd
Kiswahili: Dhambi ya asili
Türkçe: Aslî günah
українська: Перворідний гріх
Tiếng Việt: Tội tổ tông
中文: 原罪