Paz de Antálcidas

La Paz de Antálcidas, también conocida como la Paz del Rey, fue un tratado de paz impuesto por Persia en 387 a. C., pero bajo influencia de las conveniencias de Esparta y que puso fin a la Guerra de Corinto en la antigua Grecia. El nombre oficial del tratado viene del embajador espartano e instigador de esta paz, Antálcidas, que viajó hasta Susa para negociar los términos del tratado con el rey de la dinastía Aqueménida persa. Sin embargo, el tratado fue más conocido en la antigüedad por la Paz del Rey; nombre que refleja la profunda influencia de Persia en los términos del mismo.

El tratado marcó un primer intento de consecución de una Paz Común en la historia griega: bajo el tratado todas las ciudades firmaban simultáneamente la paz bajo la base de la autonomía e independencia de todas las polis.

Fue comunicado a los Estados griegos en el invierno del 387 al 386 a. C. Fue aceptado por Esparta y Atenas en 386 a. C. Los que más se demoraron fueron Argos y el gobierno unido de Argos y Corinto.

El final de la Guerra de Corinto

Para el año 387 a. C., el frente principal de la guerra de Corinto se había desplazado desde el continente griego al mar Egeo, en donde la flota ateniense comandada por Trasíbulo se había hecho con el control de un buen número de ciudades, y estaba actuando en colaboración con Evagoras I, rey de Chipre. Dado que Evagoras era un enemigo de Persia, y muchos de los logros atenienses amenazaban los intereses del imperio, estos acontecimientos hicieron que Artajerjes II decidiese dejar de apoyar a Atenas y a sus aliados en la guerra, y prefiriese alinearse con los intereses espartanos. Antálcidas, el comandante de una flota espartana, fue llamado a Susa junto con el sátrapa Tiribazo. Ahí comenzaron a desarrollarse los acuerdos bilaterales para un acuerdo que pusiese fin a la guerra.

Para llevar a los atenienses a la mesa de negociaciones, Antálcidas desplazó su flota de 90 naves al Helesponto, en donde podría amenazar las rutas de comercio mediante las cuales los atenienses importaban el grano. Los atenienses, recordando su desastrosa derrota en 404 a. C., cuando los espartanos seadueñaron del Helesponto, aceptaron negociar, y Tebas, Corinto y Argos, que no estaban dispuestos a seguir luchando sin el apoyo de Atenas, también se vieron forzados a hacerlo. En una conferencia de paz en Esparta, todas las partes implicadas en la guerra acordaron aceptar los términos dados por Artajerjes.

Other Languages
Alemannisch: Königsfrieden
hrvatski: Kraljevski mir
Nederlands: Koningsvrede
norsk bokmål: Kongefreden
português: Paz de Antálcidas
srpskohrvatski / српскохрватски: Antalkidin mir
српски / srpski: Анталкидов мир
українська: Анталкідів мир