Pavo de Nochebuena

El pavo se come tradicionalmente durante el transcurso de la festividad cristiana de la Navidad en Europa y América, sobre todo en la noche de Nochebuena. Es posible que la forma de prepararlo sea de origen azteca, puesto que el pavo es originario de la región, donde se conoce como guajolote. Posteriormente sería llevado a Europa por los conquistadores españoles. Además, el pavo es característico del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos y Canadá (véase Cena de Acción de Gracias), en ambos casos como sustituto del ganso. Mientras que la ingesta de pavo estaba restringida a determinadas ocasiones especiales, a día de hoy se consume durante todo el año formando parte de la dieta diaria.

Características

En los lugares en los que el pavo es popular es fácil encontrarlo en cualquier mercado, supermercado o gran superficie. Se dispensa tanto horneado listo para ser presentado en la mesa, como entero o en forma de fiambre. Tanto fresco como congelado es apto para ser cocinado; como con la mayoría de alimentos, se prefiere el pavo fresco aunque su coste es mayor. Además, tras su incorporación plena a nuestra dieta, se presta fácilmente a ser un sustituto más sano y dietético a la carne de vacuno y de cerdo.

A la hora de cocinar el pavo, hay división de opiniones. En su variante domesticada, presenta un sabor más suave y una carne más blanda y jugosa, causa de una alimentación y una crianza destinada al consumo; en contraposición, el pavo salvaje conserva un sabor más característico e intenso y una carne más fibrosa.

Other Languages