Paulo Roberto Falcão

Falcão
Datos personales
Nombre completo Paulo Roberto Falcão
Apodo(s) El Rey de Roma
Nacimiento Santa Catarina, Brasil
16 de octubre de 1953 (63 años)
Nacionalidad(es) brasilero
Altura 1,83 metros
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1971
( SC Internacional)
Club Internacional
Posición Mediocampista
Retirada deportiva 1986
( São Paulo FC)
Part. 29
[ editar datos en Wikidata]

Paulo Roberto Falcão ( Santa Catarina, Brasil, 16 de octubre de 1953), es un exfutbolista brasileño considerado uno de los más grandes mediocampistas de la historia del fútbol brasileño y que actualmente se mantiene como entrenador del SC Internacional. El futbolista colombiano Radamel Falcao, fue bautizado con su nombre por un homenaje de admiración personal de su padre Radamel García, ex jugador de fútbol, hacia él.

Referencias como futbolista

Para quien está habituado al concepto actual de “cinco”, resulta difícil imaginarlo. Falcão fue uno de los últimos representantes de un linaje de primeros volantes cuya principal característica no era la de ser voluntariosos ni preocuparse por seguir al adversario, recuperar el balón y pasárselo al compañero más cercano. El Internacional no tardaría en darse cuenta de que en aquel muchacho tenía a alguien completo, que jugaba por delante de la retaguardia, sí, pero de cuyos pies nacería casi todo lo que el equipo de Rio Grande do Sul creó durante el decenio de 1970. Y no fue poca cosa.

Paulo Roberto Falcão fue el líder y símbolo de una de las grandes dinastías del fútbol brasileño. En los seis años transcurridos entre su debut en el equipo profesional del Colorado, en 1973, hasta su salida, en 1979, el club conquistó cinco Campeonatos Gaúchos, y solo dejó de estar entre los cuatro primeros clasificados del Brasileirão una vez, en 1974. En ese periodo, se convirtió en el primer equipo que ganaba tres títulos en la era del Campeonato Brasileño, posterior a 1971, con los trofeos de 1975, 1976 y 1979, este último sin perder ni un solo partido, algo que nadie ha logrado repetir.

Por aquel entonces, aunque se hubiese quedado fuera de la Copa Mundial de la FIFA 1978™ debido a una discrepancia con el seleccionador, Cláudio Coutinho, la calidad de Falcão concitaba una unanimidad absoluta, y todos se referían a él, con naturalidad, como “el mejor volante brasileño de todos los tiempos”. Hasta el punto de que el entrenador del Palmeiras en 1979, Telê Santana —que podía ser cualquier cosa menos dado a elogios gratuitos— dejó el estadio estupefacto después de asistir a una victoria del Colorado sobre el Internacional de Limeira. Cuando los periodistas le preguntaron, fue categórico: “Hoy he visto una actuación perfecta de un jugador. Falcão ha ganado el partido”.[1]

Other Languages