Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota
Symns con Los Redondos en 1984.jpg
Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en 1984.
Datos generales
Origen Bandera de Argentina La Plata, Buenos Aires, Argentina
Información artística
Otros nombres Los Redondos
Redonditos de Ricota
Patricio Rey
Género(s) Rock
Post-punk
New wave
Hard rock
Blues rock
Rock alternativo
Post-grunge
Período de actividad 1976- 2001
Discográfica(s) Wormo
Del Cielito Records
Patricio Rey Discos
Artistas relacionados Sumo
Divididos
Dulces 16
Claudia Puyó
Los Toreros Muertos
La Cofradía de la Flor Solar
Horacio Fontova
Rocambole
Miembros
Carlos «Indio» Solari
Eduardo «Skay» Beilinson
Daniel «Semilla» Bucciarelli
Sergio Dawi
Walter Sidotti
Antiguos miembros
Eduardo «Willy Crook» Pantano
Héctor «Tito Fargo» D'Aviero
Daniel «Piojo» Ávalos
Gabriel Jolivet
Roddy Castro
Hernán Aramberri
César «El Pipa» Barboza
Andrés Teochiaridis
Daniel Fenton
Rubén Sadrinas
[ editar datos en Wikidata]

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, o simplemente Los Redondos, fue una banda argentina de rock, oriunda de la ciudad de La Plata y liderada por Carlos Alberto «Indio» Solari y Eduardo «Skay» Beilinson. Es considerada como una de las bandas más importantes del rock argentino y una de las más influyentes del rock en español.[3]

La banda creó con su música una original estética del rock, alcanzando masividad sin entrar en el circuito cultural oficial; manteniéndose independiente al margen de la industria musical durante sus 25 años de actividad y transformándose en la única banda (junto con La Renga) que, por principios, jamás se apoyó en los medios para difundir su trabajo. En general los recitales eran promovidos por el «boca en boca».[4] Por este motivo siempre fue una banda que estuvo al margen de festivales, reconocimiento mediático o premiaciones, exceptuando la Fundación Konex que reconoció su trayectoria en 1995 con un Diploma al Mérito y en 2005 con el Premio Konex de Platino a la mejor banda de rock de la década, compartido con Divididos.

Su obra siempre estuvo marcada por las metáforas en sus letras, la cultura, el vanguardismo en su puesta en escena y un imperante misticismo en sus obras gráficas. Representa un paradigma contracultural, reforzado y marcado por su producción independiente. Su influencia se ve en bandas como La Renga, Callejeros, Los Piojos, Los Gardelitos, Las Pastillas del Abuelo y demás bandas de rock latino.

Musicalmente, se destacan por sus instrumentales sumamente creativos, por una primera guitarra siempre presente ―ejecutando riffs y solos― en combinación con la voz y con agregados de otros instrumentos, tales como el saxofón, el violín, la trompeta, el piano, la armónica o percusión en varias de sus canciones.

Historia

Orígenes (1976-1978)

Los Redondos en la provincia de Salta en 1978.

La banda se originó en La Plata en 1976. Descendiente directa de La Cofradía de la Flor Solar,[6]

En 1978 realizaron su primera presentación en Buenos Aires, con el reconocido guitarrista Conejo Jolivet, quien oficiaba de la primera guitarra, y el tecladista Roddy Castro quien además facilitó su lugar en las míticas salas de ensayo del subsuelo de la Av. Corrientes casi Av. 9 de julio. Posteriormente siguieron tocando en teatros underground hasta 1979, año en el que la banda decidió interrumpir momentáneamente sus shows. En 1981 el grupo retomó el rumbo de los pubs, para llegar a grabar su primer demo profesional en 1982: «Nene, nena», « Un tal Brigitte Bardot», « Mariposa Pontiac», « Superlógico» y «Pura suerte» fueron las canciones registradas en RCA en el demo Demos RCA + Festival Pan Caliente, que logran una importante difusión en las emisoras FM porteñas. Para ese entonces también se habían unido a la banda el grupo de coristas Bay Biscuits ( Fabiana Cantilo, Viviana Tellas e Isabel de Sebastián). También participaba el periodista Enrique Symns, recitando y monologando en la introducción del espectáculo.[7] ).

Crecimiento y ascenso de la popularidad (1981-1986)

A partir de 1982 el grupo experimentaría un crecimiento en la convocatoria de sus shows, fomentado principalmente por el «boca a boca» de sus fanes.

Una es imparcial, trata de no tomar partido por nadie, pero a veces es imposible. El grupo que más me interesó en los últimos tiempos hace un recital y quiero que lo sepan. Y además porque es muy difícil que se enteren por otro medio, ya que estos delirantes tipejos no publicitan un cuerno nada de lo que hacen. Las noticias 'se corren' y los teatros se llenan.

Gloria Guerrero, revista «Humor» (diciembre de 1982)[6]

En diciembre de 1984 grabaron Gulp!, su primer álbum de estudio, en los estudios de MIA con Lito Vitale como operador y músico invitado. El dinero para esta producción independiente provino de un pozo común formado por un porcentaje de las ganancias de cada show. La distribución comercial corrió por cuenta de Carmen Castro (la «Negra Poly») quien desde sus inicios fue la mánager del grupo:

Si un productor quiere ocuparse de Patricio Rey en grabaciones, o en lo que sea, está invirtiendo una cantidad. Y para resarcirse de lo que invirtió deberá vender a Patricio Rey de alguna manera que no tiene absolutamente nada que ver con lo que Patricio Rey quiere hacer.

La Negra Poly (Carmen Castro)[6]

A casi ocho años de su nacimiento Los Redondos comenzaban a ser conocidos masivamente, con canciones como « Barbazul versus el amor letal», « La Bestia Pop» y «Ñam fri frufi fali fru». Oktubre publicado en 1986 fue su segundo álbum de estudio, publicado apenas dos años después del anterior, fue lo que terminó de lanzarlos a la masividad. Los éxitos más relevantes de este álbum fueron «Semen-up», «Fuegos de octubre»[8] A su vez este álbum es posiblemente el de mayor contenido ideológico explícito que haya hecho la banda, el título y el arte gráfico que acompañaba al mismo hace una clara referencia a la Revolución de octubre de 1917 que tuvo lugar en Rusia.

Surgimiento de la «identidad ricotera» (1991-1992)

El 19 de abril de 1991 vuelven a presentarse en Obras Sanitarias, tras algunos incidentes ocasionados por fanáticos, la Policía detiene a unas cuarenta personas por averiguación de antecedentes entre las que se encuentra Walter Bulacio, el mismo es abandonado por la policía doce horas después del arresto en una ambulancia del Cipec. Tras pasar horas de detención en condiciones de dudosa legalidad y cinco días en coma, muere en medio de declaraciones contradictorias. La carátula pasa de «muerte por lesiones graves» a «muerte dudosa», pero los culpables no aparecen pese a varias marchas de repudio organizadas por fanáticos (sin la presencia oficial del grupo). Desde ese entonces, un nuevo cántico es incorporado por el público: «Yo sabía, yo sabía, a Bulacio lo mató la Policía».[9]

Para fines de ese año Patricio Rey se vuelve a presentar en Obras con su nueva placa: La mosca y la sopa ( 1991). En el disco, firmada por Patricio Rey (y escrita por el Indio) aparece una fábula alusiva al incidente. Para esta ocasión Lito Vitale es invitado nuevamente en el piano en la canción «Blues de la artillería». El álbum marcó un éxito masivo estando varios meses en los primeros puestos de las radios argentinas. Tal repercusión se hizo materia por canciones como «Mi perro dinamita» (un rock and roll con base boogie-woogie y una letra muy singular) y «Un poco de amor francés», un rock de pulso suave, sobre la base de un riff en la guitarra y un instrumental final basado en el saxofón, que contiene una de las pocas letras basada en una relación íntima.

Asimismo el álbum logra una gran repercusión con temas como «Queso ruso» el cual representa una crítica a la participación de Estados Unidos en la Guerra del Golfo[10] o «Fusilados por la Cruz Roja» una crítica abierta a los abusos por parte del estado y la policía a los ciudadanos.

A partir de estos años comienza a gestarse una rivalidad entre los seguidores de Los Redondos y Soda Stereo debido principalmente al estilo musical contrapuesto que estas bandas mantenían y a las clases o estratos sociales a los que estaban dirigidas, lo que deriva es una división entre «Ricoteros» y «Soderos» (nombre despectivo con el que se refieren a los fanes de Soda Stereo)[11] Sin embargo, esta rivalidad es infundada. El mismo Indio Solari ha declarado en ocasiones ante la prensa escrita que jamás tuvo ningún entredicho con ningún integrante de Soda Stereo. Gustavo Cerati admitió haberse sorprendido ante esta reacción de su público para con una banda de la talla de Los Redondos.

En una entrevista concedida a la revista Rolling Stone el 2 de junio de 2008, Solari da más datos acerca de su posición con respecto a Soda Stereo. En la nota, Solari respondía preguntas enviadas por el público. Una de ellas indagaba sobre su relación con Soda, más precisamente si a Solari le gusta algún tema de Soda Stereo. La respuesta del Indio fue esta:

«Ella usó la cabeza...» ¿Cómo es? [por «Ella usó mi cabeza como un revólver»]. Esa está buena. Me gusta la producción que tiene. Suelo ver de los otros la cosa acabada. Por eso me cuesta elogiar, porque por ahí la música es buena pero la lírica es una cagada, o al revés. Cerati me gusta más como violero que como otra cosa. Las letras no me significan nada. Probablemente no haya habido que decir nada, creo eso también. Creo que tiene esos vicios de que las palabras que suenan bien van al frente. De todos modos, me parece un gran violero, y Soda Stereo una banda de la reputa madre. La producción musical no es lo que yo haría: esas cosas muy aéreas, muy etéreas, muy modernosas, no es lo que yo disfruto. "Ella usó mi cabeza como un revólver" me gusta por esa mezcla de chelos que, en un grupo de rock, me parece muy atractiva. Ese fraseo rítmico que tiene, esos compases mordidos. Después la letra no sé qué mierda dice, no me importa, pero por lo menos no arruina la canción. Tiene una voz linda Cerati. Yo le pondría menos reverb. Pero si a él le gusta así... Estamos hablando de cosas que a uno no le gustan como para ser seguidor, pero sabemos que hasta un reloj descompuesto da dos veces por día la hora justa. Todo el mundo tiene derecho a hacer algo bien en esta vida y yo creo que por algo los Soda Stereo son la banda que son internacionalmente, y se bancaron y tuvieron los huevos de ir a hacer toda esa época de festivales y playbacks en televisión.

Indio Solari

Mucho más tarde, el Indio desmiente aquel mito de la rivalidad entre Los Redondos y Soda Stereo:

Siento mucho dolor y conmoción, más frecuentemente de lo que la gente cree. Muchos pensarán eso por la famosa rivalidad que en mi caso nunca existió, y supongo que en el caso de él tampoco. Pelotudeces que tienen que ver con las diferencias, como Boca-River, que existen para alimentar ese vértigo del consumo de las cosas, pero generalmente eso no pasa en la intimidad.

Los shows supermasivos en estadios de fútbol (1993-2001)

En 1993 retornaron con la presentación del álbum doble Lobo suelto- Cordero atado, con la participación de varios amigos como el guitarrista Gabriel Conejo Jolivet, guitarrista que tocó en la banda en 1978 y el coro femenino Las Blacanblus, con dichos invitados llenaron el Estadio Tomás Adolfo Ducó de Huracán, convocando a más de 90 000 personas los días 19 de noviembre presentando Lobo Suelto y el 20 de noviembre presentando Cordero Atado.[6]

En 1994, basados siempre la publicidad del «boca en boca», inician una gira por distintos lugares del Gran Buenos Aires (Huracán y Mar del Plata entre otros). Debido a los incidentes registrados en el recital en el club porteño, la banda decidió realizar una gira por el interior del país, y se anuncia una presentación en la ciudad santafesina de San Carlos, en agosto de 1995. Para la fecha del show, la capacidad hotelera había sido totalmente saturada y hordas de fanáticos se instalaban en carpas en las afueras de la ciudad. Realizaron dos shows en una discoteca con capacidad para 3 000 personas que fue totalmente colmada.[14]

En 1996 sale a la venta uno de sus álbumes más oscuros, y a la vez uno de los más populares, Luzbelito, con canciones como: «Luzbelito y las sirenas», «¡Me matan, limón!», «Juguetes perdidos» y «Mariposa Pontiac/Rock del País», esta última, junto con «Blues de la libertad», fueron compuestos durante la primera época del grupo. Existen grabaciones como la del teatro Margarita Xirgu donde «Mariposa Pontiac» es parte del show, al igual que «Blues de la libertad». Este sería el último álbum hitero de la banda. Sus seguidores, que se suelen identificar como «las bandas», reclamaban la presencia del grupo sobre algún escenario. Por lo tanto, en junio de ese año (1996) se fija la cita en discoteca Go! de Mar del Plata.[16]

La polémica los vuelve a encontrar a raíz de un decreto del intendente de Olavarría (Eseverri), que prohibió los recitales programados para el 16 y 17 de agosto de 1997. Tal situación hizo posible que la banda brinde una conferencia de prensa televisada en directo por primera vez en su vida, explicando las razones y dando la nueva fecha y lugar de los recitales. Finalmente el show se realizó sin incidentes en Tandil ante 21 000 personas, que soportaron una intensa lluvia durante todo el concierto. Ese mismo año realizan un recital en Villa María ( provincia de Córdoba), durante el ingreso se producen serios desmanes a raíz de las 12 000 personas que asistieron, ya hartos de este tipo de situaciones, Solari comenta antes de comenzar el show: «Estos quilombos no hacen otra cosa que acelerar el fin de la banda». El cierre de año fue el 13 de diciembre de 1997 esta vez llegaría el turno del Estadio de Colón de Santa Fe el Estadio Brigadier General Estanislao López. Otra vez lluvia. Y más de 20 000 seguidores incondicionales en un nuevo tradicional encuentro con Patricio.[17]

Etapa experimental: Último bondi a Finisterre y Momo sampler (1998-2001)

El Indio Solari, en el recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en Montevideo, 2001.

En el año 1998 llamaron nuevamente a Conejo Jolivet, para incorporarse definitivamente a la banda. Toca casi todas las canciones del concierto en Racing Club, al que asisten 120 000 personas. Al mismo tiempo graban junto al asistente de la banda El Soldado un álbum llamado Tren de Fugitivos, en el que participan Skay, Semilla, Sidotti, Dawi, Indio y Conejo, con gran repercusión «under».

Para 1998 también en los shows de Racing se incorporó a la banda, como miembro estable Hernan Aramberri en batería (quien trabajó progresivamente a partir de Lobo suelto, cordero atado, 1993, programando sampers).[18] Ese mismo año salió a la venta Último bondi a Finisterre, un álbum que representa un giro musical en su carrera gracias a la incorporación de sonidos digitales y samplers.

Nos dimos el gusto de hacer un producto no estándar. Este trabajo del sonido, que parece una novedad, en nuestros demos está hace mucho. Yo ya componía a partir de la computadora y el sampler y después reemplazaba la programación por la banda, pero quedaban muchas texturas por el camino. Ahora decidimos dejar las cosas sin que el pulso rockero de Los Redondos se apoderara de todo el asunto. Y, en realidad, el acto fundacional tiene que ver con Luzbola, que es nuestro estudio propio. La tecnología te permite plagiar, secuestrar sonidos y eso es rico porque amplía el campo posible de la música. Para nosotros, a esta edad sería un castigo tener que estar todos los sábados «chan-chan-chan». Eso ya es trabajar de uno mismo, hacer de clásico.

Este material fue presentado las noches del 18 y 19 de diciembre en el estadio de Racing Club de Avellaneda, totalizando 90 000 espectadores.

En abril de 2000 realizaron dos recitales en el estadio de River Plate; la asistencia al evento, fue de más de 140 000 espectadores cada noche, lo convirtió en uno de los shows pagos más exitosos de Argentina, y marcó, quizás, la cima de su popularidad.[21] Este hecho llevó a que la banda se planteara dejar de tocar.

A finales de ese año se puso a la venta Momo Sampler, un álbum completamente «artesanal», según el propio Solari, ya que la misma banda (no se contrató a ningún artista ni empresa para estos trabajos) se encargó de todo el diseño exterior del disco.[ cita requerida] Esta, su última producción discográfica, fue mezclada en parte en Nueva York y ahonda más en la experimentación con samplers, del cual toma parte del nombre. Este disco siguió la línea que había comenzado a trazar Último Bondi a Finisterre, con sonidos más elaborados, una mayor participación de computadoras y aparatos digitales. En este disco solamente grabaron Solari, Aramberri y Beilinson, ya que se utilizaron los sonidos sampleados de Sidotti, Dawi y Bucciarelli.

Para la presentación del último trabajo, el grupo cruza la frontera con la República Oriental del Uruguay y lo presenta en el Estadio Centenario de Montevideo, los días 22 y 23 de abril de 2001. En cada recital asistieron alrededor de 90 000 personas y en un ambiente de total normalidad.

El último concierto de la banda se llevó a cabo en el estadio Chateau Carreras, en la provincia de Córdoba, durante el mes de agosto de 2001 y contó con la presencia de cerca de 40 000 espectadores. Al show le siguieron varios meses de silencio, hasta que finalmente, Skay y la Negra Poly anunciaron que «al menos por un tiempo», Patricio Rey permanecería en silencio.

La separación y los proyectos solistas (2001-actualidad)

El 2 de noviembre de 2001, tras prolongadas especulaciones sobre el futuro de la banda, se oficializó su separación. Desde entonces, los integrantes de la última formación de la banda comenzaron o priorizaron sus proyectos solistas. El cantante y letrista Carlos «Indio» Solari armó la banda Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, con quienes grabó su primer trabajo solista, El tesoro de los inocentes (Bingo Fuel), en 2004. Posteriormente aparecieron Porco Rex ( 2007), El perfume de la tempestad ( 2010) y Pajaritos, bravos muchachitos ( 2013). Todos ellos fueron presentados en recitales que tuvieron una multitudinaria convocatoria. La mayor convocatoria se registró el 12 de marzo de 2016 en el Hipódromo de Tandil, en la provincia de Buenos Aires, al recital asistieron más de 200 000 espectadores.[23] Al momento, es el recital más convocante en la carrera solista de Solari.

El guitarrista y compositor Eduardo «Skay» Beilinson lanzó cinco álbumes: A través del mar de los sargazos ( 2002), Talisman ( 2004), La marca de Caín ( 2007), ¿Dónde vas? ( 2010) y La luna hueca ( 2013) que ha presentado en numerosas oportunidades en pequeños locales y festivales por diversas ciudades de Argentina y Uruguay. Beilinson rehúsa denominarse como solista y prefiere considerar su trabajo como el resultado conjunto de él y su banda, bautizada en 2007 como Skay y los seguidores de la diosa Kali y renombrada en 2012 como Skay y los Fakires. El baterista Walter Sidotti continuó con su banda, La Favorita, anteriormente llamada Los Argentinos. En 2004 se unió temporalmente al grupo Rad1o, y emigró al año siguiente. Luego se unió a Heroicos Sobrevivientes, y participó tocando con El Club De Marilyn. Actualmente, se encuentra encabezando su nuevo proyecto, denominado " The Comando Pickless",[25]

El primer saxofonista de la banda, Willy Crook inició su proyecto solista en 1995 con su disco Big Bombo Mamma. Posteriormente editó Pirata (1996), Willy Crook y los Funky Torinos (1997), Eco (1998), el doble en directo Vivo I y Vivo II (1999), Cruk (2000), Versiones (2000) y Fuego Amigo (2004). Formado musicalmente en Inglaterra, el estilo de Crook combina ritmos como el funky, el soul, la bossa nova y reggae. El saxofonista Sergio Dawi lanza su carrera solista con el disco Estrellados y sigue junto a Damián Nisenson con Dosaxos2. Además, apareció como invitado en uno de los shows del Indio Solari. En 2008 presenta su nuevo disco junto a los Estrellados Quijotes al ajillo, con la participación del Indio Solari. Tras estos trabajos, en el año 2011, volvería a juntarse con su ex-compañero redondo Semilla Bucciarelli, con quien conformaría el dúo "Semidawi, ambos a la vez", con el cual organizan shows en los que mientras Dawi ejecuta las notas de su saxofón, Semilla despliega todo su arte a través de puestas en escena de sus pinturas que retratan la historia de Los Redondos. Actualmente, Dawi se encuentra trabajando con Semilla en su proyecto, como así también prestan su colaboración a Sidotti en la conformación de The Comando Pickles.[26]

A diferencia de sus ex-compañeros, el bajista Daniel "Semilla" Bucciarelli se inclinaría por continuar su carrera como artista plástico, sin embargo no se desprendería del todo del universo musical, ya que en el año 2011 volvería a combinar con su ex-compañero redondo Sergio Dawi, para dar forma a un espectáculo performático denominado "Semidawi, ambos a la vez". En este trabajo, Semilla despliega todos sus conocimientos artísticos a través de una puesta en escena virtual, donde el ex-bajista exhibe a través de un proyector una serie de pinturas dibujadas en tiempo real y en el cual Dawi acompaña con el ritmo de su saxofón, ataviado con una ropa especial que le permite confundirse con las pinturas de Bucciarelli. A la par de este proyecto, Semilla volvería a participar como músico invitado de su ex-compañero Carlos Alberto "El Indio" Solari, durante el recital brindado por Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado en Gualeguaychú, en el año 2014. Al mismo tiempo, junto a Dawi prestarían su colaboración a la nueva banda del ex-baterista redondo, Walter Sidotti: The Comando Pickles.[27]

Other Languages