Paseo de la Reforma

Paseo de la Reforma
Ciudad de MéxicoMéxico
Paseo de la Reforma Julio de 2013.jpg
Vista de la sección central del Paseo de la Reforma desde el Castillo de Chapultepec.
Datos de la ruta
Nombre anterior Paseo de la Emperatriz, Paseo Juárez, Paseo Degollado.
Inauguración Siglo XIX
Numeración 17 de febrero de 1867
Ancho de calzada 9 metros en promedio por sentido.
Ancho de acera De 2 a 9 metros en diferentes tramos.
Longitud 14.7 km.
Otros datos
Barrios Lomas Altas, Lomas de Chapultepec, Real de las Lomas, Lomas Reforma, Lomas de Chapultepec, Lomas de Virreyes, San Miguel Chapultepec en la zona correspondiente al Bosque de Chapultepec, Colonia Polanco, Colonia Anzures, Colonia Cuauhtémoc, Colonia Juárez incluyendo la zona conocida familiarmente como la Zona Rosa, Colonia Tabacalera, Colonia Guerrero, Centro Histórico de la Ciudad de México, La lagunilla, Colonia Morelos y Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco.
Avenidas que intercepta Autopista México – Toluca 134D, Carretera Federal No. 15D México - Toluca en el Distribuidor Vial Constituyentes, Av. Constituyentes, Paseo de las Palmas, Bulevar Manuel Ávila Camacho, Bosque de Chapultepec, Circuito Interior, Av. Río Mississippi, Avenida Florencia, Avenida de los Insurgentes, Bucareli, Avenida Balderas (Eje 1 Poniente), Avenida juarez, Avenida Hidalgo, Puente de Alvarado, Eje 1 Norte y Eje 2 Norte en la Glorieta de Peralvillo.[1]
Lugares de interés turístico Santa Fe, Lomas de Chapultepec, Bosque de Chapultepec, Estela de luz, Torre Mayor, Ángel de la Independencia, Zona Rosa, Edificio El Moro, Torre Prisma, Reforma 222, Torre Libertad, Edificio Reforma 265, Torre del Caballito, Torre HSBC, Bolsa Mexicana de Valores, Colonia Juárez, Tepito.
Estaciones de Metro MetroDF Línea 2.svg MetroDF Línea 3.svg Hidalgo
MetroDF Línea 7.svg Auditorio
MetroDF Línea 8.svg Garibaldi-Lagunilla
Orientación
 • Nororiente Eje 2 norte Manuel González
 • Surponiente Carretera Federal No. 15D México Toluca, Avenida Constituyentes y Prolongación Paseo de la Reforma, Autopista México – Toluca 135D.
[ editar datos en Wikidata]
Vista de la sección antigua del Paseo desde el Castillo de Chapultepec, varias glorietas adornan el Paseo de la Reforma, siendo la principal de ellas y una de las más bellas la Glorieta del Monumento a la Independencia.

El Paseo de la Reforma es la avenida más importante y emblemática de la Ciudad de México. Originalmente llamado Paseo de la Emperatriz o del Emperador[2] , ya que su trazo fue encargado por Maximiliano I de México durante el Segundo Imperio Mexicano. Después del triunfo del gobierno de Benito Juárez sobre este último y la restauración del gobierno republicano, fue renombrado como Paseo Degollado en honor a Santos Degollado. A la muerte de Juárez, el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada consolidó su actual nombre en honor al proceso conocido como Reforma.

Por su zona más céntrica han transcurrido hechos históricos de importancia para la capital[3] y celebraciones populares, conciertos y actividades cívicas. En su recorrido se ubican monumentos esenciales de la capital de México —como el Ángel de la Independencia (que a menudo es tomado como un simbolo de la ciudad)— edificios prominentes, entre ellos la Torre BBVA Bancomer, el más alto de la ciudad, así como otros de interés financiero y comercial. Diversos estilos arquitectónicos pueden hallarse en el paseo debido a sus diferentes periodos históricos, desde los pocos vestigios del modernismo, el estilo internacional de los cincuenta hasta la arquitectura más contemporánea.

En sus aproximadamente 14.7 km de largo, corre desde el poniente, en la zona de Cuajimalpa y Santa Fe, pasando por las Lomas de Chapultepec, Polanco y el Bosque de Chapultepec hacia el centro, hasta alcanzar la Zona Rosa y la colonia Juárez, el Centro Histórico y al norte, Tlatelolco y el inicio de las calzadas de Guadalupe y Misterios. Desde la primera década de los años dos mil, su trazo se extiende entre el entronque de la Avenida Constituyentes, la Carretera Federal No. 15D México -Toluca, Autopista México – Toluca 134D y la Prolongación del Paseo de la Reforma, hasta su encuentro con el Eje 2 Norte en la llamada Glorieta de Peralvillo antes denominada Garita de Peralvillo.[5]

Historia

Siglo XIX

Nivel cero de la Ciudad de México, marca topográfica hecha en 1875 para trazar el paseo.

Durante la Intervención Francesa en México, en el año de 1864 el gobierno republicano se encontraba a la fuga por el norte del país y en la entonces Ciudad de México el gobierno encabezado por Maximiliano I de México se sentía afianzado al poder. Emitió y en algunos casos llevó a cabo una serie de reformas tendientes a modernizar al país, entre estas estaba la construcción de infraestructura, siendo colocadas en primera instancia la consolidación de la comunicaciones en el país. Por eso, el gobierno imperial desarrolló una serie de proyectos camineros y de ferrocarriles. Algunos de esos estaban en obra desde la época republicana, de esos proyectos solo pudo cristalizar algunos, la mayoría parcialmente y el Valle de México en concreto[ cita requerida]. Uno de esos proyectos fue la creación de varios bulevares europeos como el Ringstraße de Viena o los que se construían en ese momento en la París de Napoleón III[5] Este proyecto quedó a cargo del Ingeniero en Minas Alois Bolland (Luis Bolland https://arbolgenealogico.wordpress.com/2007/09/21/ing-luis-alois-bolland-%E2%80%9Cpapa-ri%E2%80%9D/ https://arbolgenealogico.wordpress.com/2007/09/21/ing-luis-alois-bolland-%E2%80%9Cpapa-ri%E2%80%9D/), que formaba parte del séquito austrohungaro de Maximiliano, y quién trazó lo que resultó finalmente.

Del segundo proyecto, el trazado y construcción de los bulevares fue encargado[ cita requerida] a una comisión de notables formada por los arquitectos Carl Gangolf y Ramón Rodríguez Arangoiti así como a los artistas Felipe Sojo, Miguel Noreña y Santiago Rebull, mismos que en su proyecto original consideraron crear seis bulevares radiales que salieran de la Plaza de la Constitución en el centro de la ciudad. Pero como esto implicaba el demoler una parte importante de la ciudad (como ocurrió en París), se decidió al final por crearlos a partir de la periferia de la ciudad[ cita requerida], de manera tal que estos iniciaran a una distancia promedio de un kilómetro y medio de la Plaza de la Constitución. Por este motivo el inicio del Paseo de la Emperatriz se dio en el cruce de las calles hoy llamadas Rosales, Avenida Bucareli y Avenida Juárez, donde se ubicaba por entonces una de las garitas que delimitaban la ciudad, al sur del Templo de San Hipólito y la plaza de toros llamada luego Plaza del Nuevo Paseo, partiendo donde en 1852 se encontraba la Estatua Ecuestre de Carlos IV, popularmente conocida como el Caballito. La traza comprendía una línea recta entre este punto y la parte baja de las habitaciones de los monarcas en el Castillo de Chapultepec atrás de lo que hoy es el Altar a la Patria donde se conectaría con el camino que rodea el cerro de Chapultepec y permite un acceso fácil al Castillo de Chapultepec. [5]

A los ingenieros de origen austriaco Alois Bolland y Ferdinand von Rosenzweig, les tocó realizar el trazo y proyecto de obra. Originalmente incluía dos sentidos de nueve metros de ancho con camellón central de un metro y medio y dos paseos peatonales a los lados de nueve metros cada uno, llenos de vegetación de ornato. Su trazado desde un inicio presentó la oposición del Ayuntamiento de México[ cita requerida] y los propietarios de los terrenos agrícolas y ganaderos que atravesaría. Entre las múltiples razones técnicas que argumentó el Cabildo estuvo la fragilidad del terreno, mismo que se había ganado gracias al desecado del lago de Texcoco, por lo que el suelo solo estaba formado por lodos compactados que, según sus argumentos, podían ofrecer poca resistencia, además de que la tierra era aún muy salobre y no sería fácil que creciera la vegetación abundante que requería el proyecto.

La obra a pesar de todo continuó y fue encargada luego de un concurso a los hermanos Juan y Ramón Agea bajo la supervisión del Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio cuyo titular era por entonces Luis Robles Pezuela. Del proyecto original de 3.15 km solo se llevó a cabo una parte entre 1864 y 1865, un camino de unos 20 metros de ancho lo cual era enorme para la época, sin camellón central y solo unas zonas reservadas a los lados para el descanso de caballos. Por entonces no había prácticamente ninguna construcción en sus lados y de inicio no se consideró necesario el uso de banquetas[ cita requerida].[5]

Croquis general sobre la situación de la zona donde se proyectó el Paseo de la Reforma (1862).
Camellón en Paseo de la Reforma.

Esta paseo no incluía puentes u otra obra similar, por lo que era necesario atravesar canales y ríos como el localizado a la altura de la Colonia Tabacalera[ cita requerida] (entonces Hacienda de la Teja, sitio que tomó connotación temporal al ser el primer alojo de Maximiliano en la ciudad[5]

Tras la derrota del Segundo Imperio Mexicano y el inicio de la Restauración de la República en 1867, el Paseo de la Emperatriz fue olvidado. La ceremonia de recepción por el Cabildo del Ayuntamiento de México para el presidente Juárez a la ciudad de México fue en la llamada Glorieta del Caballito y para su sorpresa el ayuntamiento decretó que el Paseo de la Emperatriz fue renombrado como Paseo Juárez, situación que de ninguna forma gustó al presidente. Por lo mismo y como responsable directo del Distrito Federal pidió a Juan José Baz, entonces recientemente nombrado Gobernador del Distrito Federal que disuadiera a los miembros del Ayuntamiento de México para cambiar el nombre a Paseo de Degollado como un homenaje al mártir del liberalismo Santos Degollado. [5]

El 17 de febrero de 1867 se abrió oficialmente a todo público mientras se continuaron las obras. Para 1870 ya tenía camellones peatonales y arboledas entre el Caballito y la Glorieta de la Palma, siendo los trabajos llevados a cabo por el Francisco P. Herrera perteneciente al Ministerio de Fomento. Entre 1872 y 1876 durante el gobierno del presidente Sebastián Lerdo de Tejada se construyó un puente de ocho metros en la Hacienda de la Teja y se terminaron los camellones peatonales hasta Chapultepec, se sembraron eucaliptos, sauces y fresnos, además de realizar las cuatro glorietas entre la palma y la avenida Juárez. En 1872 por iniciativa del presidente se le dio su nombre definitivo de Paseo de la Reforma. [6] .

Luego de la Revolución de Tuxtepec el general Porfirio Díaz tomó el poder presidencial y encaminó al país en una política de modernización. En lo que respecta al Paseo de la Reforma el trabajo se enfocó en embellecerlo y terminarlo, así como agregar un nuevo programa escultórico y monumental[2] que dan acceso al bosque de Chapultepec, conocidas como Puerta de los Leones por las esculturas que permanecen a sus costados.

Copón ornamental del paseo.

Eso sin dejar de lado los trabajos para delimitar los corredores peatonales laterales, a los cuales se les plantaron hileras de fresnos. Luego, fueron dispuestos otros tipos de árboles al no poder echar raíces con el éxito esperado pero si previsto por el Cabildo[ cita requerida], estos corredores peatonales fueron solamente zonas delimitadas por los árboles de unos nueve metros de ancho, a los cuales se les agregó desde 1878, como un detalle artístico, unas bancas de cantera -que pueden verse aún- y una serie de pedestales en los cuales en principio se consideró que tendrían unos macetones en forma de copas y estatuas de dioses griegos[ cita requerida]. Tal idea fue cambiada en 1887 cuando el escritor Francisco Sosa por medio de su columna en el diario El Partido Liberal propuso poner en los pedestales destinados para los dioses a los héroes de la Reforma[ cita requerida]. En 1888 la idea fue oficialmente aceptada y se puso a disposición de cada estado un par de pedestales para que se instalaran dos esculturas por estado de personajes de la Reforma. Al final, no todos los personajes fueron de la Reforma -como el caso de Primo de Verdad- y los personajes fueron designados por los mismos estados. De esta manera, entre 1889 y 1895, las entidades federadas de entonces mandaron hacer dos estatuas para colocar en un par de pedestales alternando con los jarrones producto de la obra del escultor Gabriel Guerra.[2] .

El ayuntamiento de México dio una excesión fiscal a los propietarios de casas nuevas sobre el paseo, siempre y cuando dejaran al frente de sus casas, jardines cuidados de al menos ocho metros de fondo.[4] . Entre los que eligieron su vivienda

En 1894 el Ayuntamiento de México por medio del regidor Alberto Best contrató por concurso a la Compañía Mexicana de Electricidad para la instalación de alumbrado público sobre la base de energía eléctrica, el que se basaba en gas ya estaba instalado en el centro de la ciudad desde 1863 y con base en aceite desde 1792. La primera lámpara incandescente fue colocada en el cruce con Antonio Caso. [5]

Para la misma época ya había iniciado el desarrollo de las zonas residenciales de las colonias de La Condesa, Hipódromo-Condesa, y Colonia Roma, así como la Colonia Arquitectos (hoy colonia San Rafael), Paseo Nuevo, Tabacalera, Cuauhtémoc y Americana (Hoy Colonia Juárez), que se promocionan como una "solución a la congestión de la ciudad, muy cercanas a la ciudad y sin ser en una ciudad lejana como Tacubaya (Sic)"[ cita requerida]. Estos desarrollos inmobiliarios tienen la distinción de ser los introductores de los servicios de alcantarillado y saneamiento entre otros, dejando lentamente el uso agrícola y ganadero que tenía la zona desde la época precolombina. Por este mismo motivo se inició el entubamiento de los afluentes naturales que habían existido como el que pasaba por la Hacienda de la Teja y que de inicio obligó a construir un puente, La mayoría de esas aguas se canalizaban por medio de la hoy avenida Monterrey al canal que corría por el Viaducto Miguel Alemán. [5]

Siglo XX

Para 1900 y vislumbrándose los festejos por el Centenario de la Independencia se llevaron a cabo muchos trabajos tratando de mejorar el paseo. Entre ellos fue ensanchar las calzadas centrales reduciendo los andadores, terminar el tramo entre la glorieta de La Palma y el Cerro de Chapultepec y la creación de las calles laterales de dos carriles de unos seis metros con su respectiva banqueta de dos metros por lo menos, lo que incremento en 16 metros el ancho del paseo. De todas esas mejoras la de mayor impacto fue la edificación del Monumento a la Independencia en el cruce de la hoy Avenida Florencia, trabajos que implicaron ensanchar la glorieta para darle una mejor vista al monumento. Las obras duraron de 1900 a 1910, mismas que incluyeron la creación de guarniciones, banquetas adoquinadas, alcantarillado e instalaciones eléctricas y de teléfono. [4] .

En 1917 se filmó la primera película comercial en México, “La Luz” de J. Jamet, que incluyó una carrera de autos por el paseo, aunque ya en 1907 se había filmado la película las Aventuras de Tip Top en Chapultepec [10]

Durante la Revolución Mexicana su único historial fue por el crecimiento desbordado de casas en sus inmediaciones, sobre todo residencias de alto nivel económico y estilo casi siempre francés, a donde muchos de los hacendados y ricos de los estados se refugiaron o por lo menos lo intentaron, ya que estas casas bien pronto fueron adquiridas por los nuevos ricos que dejó la Revolución Mexicana entre los generales y políticos victoriosos. De esta manera para 1927 no solo cambio el tipo socioeconómico de habitantes, sino la longitud del Paseo de la Reforma, ya que el antiguo camino que subía al pueblo de Tecamachalco fue renombrado en parte como Prolongación Paseo de la Reforma hasta lo que hoy es su intersección con el Paseo de las Palmas en lo que llamaran Chapultepec Heights, zona residencial de muy alto nivel económico donde la nueva elite social emanada de la revolución se hizo de un hogar. [5]

Siglo XX

Banco en el Paseo.

Así llegó 1929 y la eliminación de los gobiernos municipales en el Distrito Federal, con lo cual el gobierno central logró evitar muchas de las molestias por las resistencias de los municipios al crecimiento urbano. En ese momento el Gobierno del Distrito Federal creó un Plan General de Desarrollo mismo que marcó la creación de varias avenidas y calles principales como el Circuito Interior, Anillo Periférico y la Avenida de los Insurgentes. Este plan fue obra de la Asociación Nacional de Planificadores de la República Mexicana (ANPRM) encabezada por el arquitecto mexicano Carlos Contreras Elizondo, plan que se presentó en 1933, y que entre otras cosas incluía la extensión del Paseo de la Reforma al poniente para dar una vialidad a los desarrollos inmobiliarios en las Lomas de Chapultepec.[4]

En la década de 1940 se inició la pavimentación total del paseo, con banquetas de concreto y carriles de rodamiento con asfalto, así también la creación del camellón central de un metro y medio de ancho, mismo que figura hasta hoy. Asimismo, en la zona poniente se inició el cierre del Bosque de Chapultepec con rejas y se restringió el paso de vehículos por sus avenidas, lo que implicó un cambio total en la vialidad de la zona. Por principios de cuentas la Prolongación del Paseo de la Reforma dejó momentáneamente de existir y se le renombró como Reforma Poniente, para luego de un par de años llamársele también Paseo de la Reforma pero con una nueva numeración a partir de la hoy llamada Puerta de los Leones. Esta sirvió de puerta principal al Bosque de Chapultepec y separó el inicio de la carretera Federal No. 15D (hoy Avenida Constituyentes) del inicio del paseo. Por estas mismas fechas se creó el último tramo del paseo al poniente aunque sin darle un nombre, ya que era solo un camino de terracería.[4]

El 10 de octubre de 1942 se inauguró la Fuente de la Diana Cazadora en una fuente que estaba frente a donde hoy se ubica la Puerta de los Leones. Dicha fuente permaneció hasta 1972 en el mismo punto, pero al construirse el Circuito Interior se desplazó a un lado, quedando medio oculta por varios años, hasta que en 1994 fue movida a la Glorieta de Río Ródano. En 1944 el arquitecto Mario Pani dirigió el proyecto Crucero Reforma-Insurgentes tendiente a reformar el paseo en su intersección con la Avenida de los Insurgentes, la cual constaba de una gran glorieta, con hoteles, edificios públicos y privados en sus límites y pasos a desnivel. No llegó a ser completado y solo se construyó el Hotel Plaza de planta semicircular en la glorieta secundaria para el proyecto del Monumento a Colón. [4]

En 1952 se inauguró la Fuente de Petróleos en Prolongación del Paseo de la Reforma. Durante el gobierno del regente Fernando Casas Alemán se plantaron en el camellón central plantas de ornato varios tipos de cactus, nopales y biznagas, lo cual es hasta hoy considerado por sus detractores[ ¿quién?] como un enorme error y por sus defensores como un símbolo del nacionalismo[ cita requerida], además se llevó a cabo la reducción entre el Caballito y el Monumento a Cuauhtémoc de los camellones peatonales, a solo unos dos metros. Esto con el propósito de dar más espacio a los edificios modernos que empezaron a surgir en sus inmediaciones, tal como el Edificio de la Lotería Nacional, uno de los primeros rascacielos en el paseo. Las banquetas y guarniciones se construyeron de concreto, se aumentaron los carriles centrales de 9 a 11 metros, con un camellón central de 2 metros; se repavimentaron las zonas vehiculares con lozas de concreto; las bancas localizadas en el primer tramo entre el Caballito y el Monumento a Cuauhtémoc se reubicaron en el tramo entre el monumento a Cuauhtémoc y el cerro de Chapultepec, se reubicó el monumento y glorieta a Cuauhtémoc y se cambió la instalación eléctrica y telefónica de aérea a subterránea. [4]

El 28 de julio de 1957 un terremoto causó daños en la ciudad y en la zona del paseo, entre otros incidentes, hizo caer a la escultura de la Victoria alada de su pedestal del Monumento a la Independencia y malogró varios edificios altos en la zona como el Edificio Corcuera que debieron ser demolidos ante el peligro de derrumbe. Para el 27 de septiembre de 1952 se inauguró el Altar a la Patria conocido popularmente como Monumento a los Niños Héroes, lo que obligó a cerrar el paseo entre este punto y las faldas del Cerro de Chapultepec, poco después hasta la Puerta de los Leones que se inauguró el 17 de septiembre de 1921.[4]

Al ser designado Ernesto P. Uruchurtu como regente del Distrito Federal se inició una de las etapas más cambiantes para el paseo. Primero, bajo un nuevo plan rector se crearon y ampliaron varias vialidades en el Distrito Federal, entre estas el Paseo de la Reforma. Así, desde el Caballito y prosiguiendo la traza, se demolieron construcciones para continuar el paseo unos 2.6 kilómetros hasta llegar a la Glorieta de Peralvillo. Esta ampliación implicó tres nuevas glorietas, y se movieron estatuas ya ubicadas a los costados, como la estatua dedicada a José María Morelos y Pavón en Tepito desde el segundo imperio. Pero a diferencia de los otros tramos, fue dotada de una pobre zona arbolada. Tiene igualmente camellones peatonales y fue durante esta etapa que se agregaron más pedestales y estatuas de héroes de los estados pero no sólo de la Reforma. Al poniente se iniciaron los trabajos de mejora y estandarización en las características del paseo con respecto a la zona de Lomas de Virreyes. Se renombró oficialmente la Prolongación como Paseo de la Reforma aunque sin llegar a la carretera federal México-Toluca 15D. Es a razón de los XX Juegos Olímpicos celebrados en 1968 que se remodeló el paseo con pisos hechos con base en losetas vidriadas rojas, mismos que permanecieron en la parte oriente hasta bien entrado el siglo XXI (2014). Por el mismo motivo y cerca de la Puerta de los Leones se ubicó la entonces Estación Terminal Chapultepec de la Línea 1 del Metro de la Ciudad de México. [4]

Después de esa ampliación se crearon cuatro nuevas glorietas: la de Violeta, donde se colocó el monumento a Simón Bolívar ( 1976); la de Santa María la Redonda, donde se colocó el monumento a José de San Martín ( 1973); la de Nonoalco, donde se encuentra el monumento a Cuitláhuac y la de Peralvillo que terminó siendo una cuchilla. También se reformó la glorieta de Bucareli y del lado poniente en el cruce con avenida Hidalgo se creó la Plaza de la Reforma, proyectada por el arquitecto Julio de la Peña, donde se colocó la estatua de Francisco Zarco, y posteriormente otras ocho estatuas de próceres de la Reforma ( Jesús Terán Peredo, José María Luis Mora, Juan N. Álvarez, Ángel Albino Corzo, Guillermo Prieto, Gabino Barreda, Mariano Escobedo y Ustaquio Buelna).

En 1975 se cerró definitivamente el perímetro del Bosque de Chapultepec y se construyó el Circuito Interior, por lo que se suprimió la glorieta frente a la Puerta de los Leones, y se construyó sobre el circuito un puente vehicular sin mucho espacio para el camellón central y menos para el paso de peatones. Dentro del bosque se construyó el Puente de los Leones que permite continuar la calzada entre el Altar a la Patria y la Puerta de los Leones renombrada Calzada Juventud Heroica. Al poniente se continuó la construcción hasta llegar al entronque con la carretera federal México-Toluca 15D, en el punto denominado "Kilómetro Trece". En 1970 se construyeron parte de las líneas 2 y 3 del Metro de la Ciudad de México y en el cruce con la avenida Hidalgo se construyó la Estación de Transbordo Hidalgo. [4]

El paseo en la década de 1980.

La ampliación al oriente tuvo fines meramente prácticos y actualmente es considerada como una atrocidad de las políticas de urbanización del régimen priísta en el país[ cita requerida], ya que para llevar a cabo las obras, se demolieron un sinnúmero de construcciones antiguas, algunas de ellas datadas en los siglos XVIII y XIX, muchas de ellas cercanas a la zona de la Alameda Central (antiguo paseo de la sociedad virreinal), así como de la colonia Guerrero y la ciudad prehispánica y colonial de Santiago Tlatelolco, destacándose la demolición de los edificios del Tecpan y la antigua sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores construida por el Presidente Porfirio Díaz. Estas demoliciones y obras, fueron parte del llamado "Proyectazo"[ cita requerida], que pretendía convertir al Distrito Federal en una mega ciudad de pavimento y rascacielos y que se venía desarrollando desde la planificación de 1933[ cita requerida].

Vista nocturna de la Torre HSBC y el Ángel de la Independencia.

Entre el Eje Central Lázaro Cárdenas y el Paseo de la Reforma se construyó un paso a desnivel en la década de los noventa, así como las estaciones Auditorio de Línea 7 (1985) y Garibaldi-Lagunilla de Línea 8 (1994) del Metro de la Ciudad de México. Las obras se concentraron en el tramo entre le Puerta de los Leones y el entronque con la Carretera Federal No. 15D, en donde se redujo a dos carriles centrales por sentido separados por un camellón central rícamente adornado con vegetación. Esto con base en lo ya construido entre la Puerta de los Leones y la Fuente de Petróleos en 1952.

En la zona del paseo correspondiente a las Lomas de Chapultepec, se crearon siete pequeñas glorietas a las cuales con los años se le agregaron monumentos en favor y principalmente de héroes de países latinoamericanos. Aunque hasta los ochenta sigue conociéndose como Reforma Poniente, para distinguirla de la parte vieja y la sección ampliada en el oriente, que se le llamaba indistintamente Reforma Norte o Reforma Oriente, oficialmente su nomenclatura ya era Paseo de la Reforma. Dicho sea de paso, la numeración correspondiente a la Delegación Cuauhtémoc corre de la Glorieta de Peralvillo a la Puerta de los Leones, y la correspondiente a la Delegación Miguel Hidalgo de la Puerta de los Leones a la carretera México – Toluca 15D. [4]

En 1979 se realizó la mudanza de la estatua ecuestre del Carlos IV a la Plaza Manuel Tolsá, pese a lo cual se le siguió llamando popularmente glorieta del Caballito a la zona. Otra obra relevante en esos años fue el emplazamiento en la glorieta con la calle Sevilla de una fuente de corte moderno, conocida popularmente como Las Regaderas pero oficialmente su nombre fue Fuente del Cutzamala en honor al Sistema Cutzamala que aporta la mayoría del agua al Distrito Federal, obra del arquitecto Sergio Zaldívar Guerra y que solo duró de 1981 a 1992 en su sitio, cuando fue totalmente eliminada para reubicar la Fuente de la Diana Cazadora en esa glorieta.

Durante esta modificación la propuesta original de instalarla en la Glorieta de la Palma fue duramente criticada por grupos ecologistas, quienes defendieron la palma que se ubica en la glorieta[ cita requerida]. Conjuntamente con esto se recordó que la Glorieta de la Palma originalmente estaba destinada a un monumento dedicado a Miguel Hidalgo y Costilla, la cual debía realizarse al cumplirse doscientos años de independencia, para así ir creando otros monumentos en las glorietas restantes destinados a celebrar los siguientes centenarios de independencia de México. En forma marginal al Paseo, fue la remodelación del Auditorio Nacional que permitió la creación de un paradero en la entrada a la Línea 7 del Metro. [4]

En 1985 ocurrió el terremoto del 19 de septiembre, que dañó severamente muchos edificios sobre el Paseo, por lo fueron demolidos y quedaron terrenos abandonados por al menos dos décadas, como en el Cine Robles o el Hotel Continental. Es en la década de los noventa que se construyó la escultura del Caballito de Sebastián, obra utilitaria al ser además respiradero para el drenaje. Causa gran polémica por la supuesta simpleza o fealdad de la misma. [14]

Siglo XXI

A partir de 1991[ cita requerida] se llevaron a cabo una serie de estudios tendientes a modificar y renovar el Paseo de la Reforma, mismos que culminaron con el inicio de los trabajos en 2003 ya bajo la gestión del Jefe de Gobierno del Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador. Estos trabajos se realizaron bajo un Plan Maestro con base a lo estudiado por la Faculta de Arquitectura de la UNAM en todos esos años, y que se ejecutaron por etapas. La primera entre la Glorieta del Caballito y la Puerta de los Leones, la segunda entre la Puerta de los Leones y la Fuente de Petróleos, la tercera entre la Fuente de Petróleos y la Carretera Federal No. 15D y la cuarta entre la Glorieta del Caballito y la Glorieta de Peralvillo. [4]

La primera entre la Glorieta del Caballito y la Puerta de los Leones, se llevó a cabo entre 2003 y 2006 con el cambio de todas las superficies, cambiando el asfalto de la zona de rodadura vehicular por concreto hidráulico, y las zonas peatonales por placas de concreto oxidado con un color amarillento y terminación picada en el piso. Con el fin de evitar zonas resbalosas, se dio una mejora en la conservación de las zonas arboladas y un plan de manejo que evitó muchas de las anteriores zonas abandonadas que distinguían al Paseo. Durante estas obras se restauró el monumento a Cuauhtémoc y se modificó su emplazamiento hacia el norte. Se realizó además la limpieza de fachadas de edificios que fueron construidos a mediados del siglo XX, como la Torre Anáhuac, edificio construido en la década de 1940. Su fachada fue totalmente modernizada. En el año 2003, se concluyó la construcción de la inmensa Torre Mayor, en su momento el rascacielos más alto de Latinoamérica, actualmente es el primero de México y el tercero en Latinoamérica. [4] . Como parte de esta remodelación esta la construcción de cuatro estaciones pertenecientes a tres diferentes líneas del sistema de transporte masivo Metrobus.

En 2006, debido a los polémicos resultados de las elecciones federales en México de 2006, el ex candidato Andres Manuel López Obrador -que acusó dichas jornadas como fraudulentas- encabezó un plantón con miles de simpatizantes del 31 de julio y hasta el 16 de septiembre de ese año en Paseo de la Reforma y Avenida Juárez, cerrando por completo la circulación debido a las casas de campaña ahí instaladas. En 2011, el Partido de la Revolución Democrática fue obligado a pagar 25 millones de pesos por el plantón[15] .

La segunda etapa entre la Puerta de los Leones y la Fuente de Petróleos, se llevó a cabo entre 2006 y 2009 con el cambio de luminarias y el arreglo de las superficies de rodamiento y peatonales. En este periodo se inauguró la galería abierta en las rejas del bosque entre el Museo Nacional de Antropología y la Calle Gandhi así como un corredor escultórico en el camellón central. Es hasta 2010 y 2011 que se iniciaron trabajos para dotarlo de luces de ornato, que con varios colores permiten conjuntarlo con un cambio periódico de plantas con flores para resaltar una época del año. Al final de esta época y motivado por la construcción del segundo piso sobre el Bulevar Manuel Ávila Camacho se remodeló el entorno de la Fuente de Petróleos quitándole su jardín de rosas para cambiárselo por un juego de fuentes, mismos que se inauguraron en noviembre del 2012, aunque aún sin terminar del todo las obras. [4]

Hacia 2007[16] inició la construcción de la Puerta 1808 de Manuel Felguerez en la intersección del paseo, Bucareli y Juárez, acompañada esta de una fuente con iluminación y efectos.

La tercera etapa entre la Fuente de Petróleos y la Carretera Federal No. 15D México - Toluca, fue realizada entre 2003 y 2013, con la participación de capital privado en su mayoría. Al atravesar una zona de gran nivel económico como las Lomas de Chapultepec el Gobierno del Distrito Federal pidió el apoyo de empresas y particulares para llevar a cabo las obras, siendo adoptada por zonas lo que permitió que cada participante gastara lo menos posible. Las obras en general consistieron en arreglo de las zonas arboladas del camellón central y las estatuas que se encuentran en la zona. Para 2006 la Delegación Miguel Hidalgo inició los trabajos de un paso vehicular a desnivel en la intersección con el Paseo de las Palmas, mismo que fue duramente combatido por vecinos y la administración central, bajo el argumento de que estas obras no estaban bien planificadas. Las obras con algunas modificaciones se terminaron en 2013. Como parte de estas obras está el Distribuidor Vial Constituyentes - Reforma que modificó la incorporación de esas vialidades a la Carretera Federal No. 15D, a la Autopista México - la Venta y a la zona de City Santa Fe, en la cual se encuentra la hoy llamada Prolongación Paseo de la Reforma, nombre que comparte en algunos documentos y planos oficiales con el tramo entre los kilómetros 13 ( Colonia Lomas Altas a 25 (Pueblo de San Pedro Cuajimalpa) de la Carretera Federal No. 15D. Las obras del distribuidor iniciaron en 1992 y concluyeron en 2013. [17]

La cuarta etapa entre la Glorieta del Caballito y la Glorieta de Peralvillo aún está pendiente de realizarse y solo se han hecho reparaciones menores de estética al tramo. [4]

Other Languages