Partido hegemónico

Propaganda de Rusia Unida, partido dominante de Rusia, en San Petersburgo, 2007.

Se conoce como partido hegemónico a aquellos partidos políticos que existen en diversos países y que tienen una influencia determinante sobre la política del país, ya sea porque suelen ganar la mayoría de las elecciones, porque han monopolizado el poder (por ejemplo, reeligiéndose consecutivamente por muchos períodos) y/o porque obtienen la mayoría de puestos de elección popular incluyendo los del Parlamento y los puestos municipales.[1]

No debe confundirse con el partido único, que se refiere a aquellos sistemas políticos, usualmente totalitarios de extrema derecha y extrema izquierda, en donde un solo partido es legal y es el único autorizado para presentarse a las elecciones.

Normalmente un partido hegemónico es también un partido mayoritario y suele seguir siéndolo incluso después de que se termina o debilita su hegemonía, pero no todo partido mayoritario es hegemónico. En muchos países existen fuerzas políticas dominantes, pero que alternan el poder con otros partidos o coaliciones.

Partidos hegemónicos

Las causas de esta hegemonía son muy diversas y existen, o han existido, en numerosos países. En algunos casos se debe a que el partido predominante encabezó movimientos revolucionarios, ya sean independencias o cambios significativos en la política de un país. Un ejemplo es Sudáfrica, que tras el fin del apartheid, el único partido que ha gobernado ha sido el Congreso Nacional Africano.

Ejemplos de sistemas unipartidistas por predominio que han perdido esta condición recientemente son Japón, México y Paraguay. Japón ha estado gobernado desde 1955, excepto por un pequeño paréntesis, por el Partido Liberal Democrático; en 2009 el Partido Democrático ganó las elecciones generales, pero perdió los siguientes comicios y permitiendo el regreso de los liberales al poder en 2012. El caso de Paraguay, se dio esta situación, con predominio del conservador Partido Colorado durante 60 años, hasta que en 2008 Fernando Lugo ganó las elecciones a través de la coalición de centroizquierda Alianza Patriótica para el Cambio, sin embargo Lugo fue destituido tras un juicio político y su coalición se desintegró, lo que en buena medida permitió el regreso de los colorados al poder. En México existió también un sistema unipartidista durante 70 años, pues el Partido Revolucionario Institucional era el único partido que lograba la presidencia desde 1929. En 2000 fue derrotado por el centroderechista Partido Acción Nacional, que el año anterior habían ganado algunas alcaldías y gobernaturas. A raíz de las Elecciones federales en México de 2012, el Partido Revolucionario Institucional logró recuperar la Presidencia de México en la persona de su candidato Enrique Peña Nieto, consiguiendo 14.562.906 votos.

El ex legislador estadounidense Tom Lantos, afirmó que el entonces presidente Hugo Chávez había "creado en Venezuela un estado unipartista",[3]​ Mientras que Rusia Unida, el partido de Vladímir Putin, ha sido desde hace muchas elecciones el partido que obtiene más votos (hasta el 70% en algunas elecciones) y amplia mayoría en la Duma.

En Costa Rica esta situación se dio durante principios de siglo XX cuando el Partido Republicano Nacional gobernó por cuatro períodos consecutivos, culminando en 1948 con el estallido de la guerra civil costarricense tras que la oposición acusó fraude electoral.

En España lo más parecido a un unipartidismo por predominio fue el gobierno del PSOE durante 14 años consecutivos, de 1982 a 1996.

En algunos países existen partidos hegemónicos o dominantes en regiones y entidades subnacionales. Por ejemplo, la Unión Social Cristiana cumple este rol en Baviera, Alemania, algo similar a lo que ocurre con el Partido Demócrata en Washington D.C. y con el Partido de la Revolución Democrática en Ciudad de México. Además en los Estados Unidos existen estados donde uno de los dos partidos principales tiende a ser el hegemónico, de ahí que se acuñara el término de " estados azules" (demócratas) y " estados rojos" (republicanos).