Partido Unidad Social Cristiana

Partido Unidad Social Cristiana
Bandera del Partido Unidad Social Cristiana.svg
Presidente Pedro Muñoz Fonseca
Secretario/a general Rodolfo Piza Rocafort
Jefe de Fracción Jonny Leiva Badilla
Fundación 17 de diciembre de 1983
Ideología Democracia cristiana
Calderonismo
Liberalismo
Posición Centro-derecha
Partidos
creadores
Demócrata Cristiano
Republicano Calderonista
Unión Popular
Renovación Democrática
Sede San José, Costa Rica
Colores     Rojo
    Azul
Organización
juvenil
Juventud socialcristiana
Afiliación internacional Internacional Demócrata Cristiana
Afiliación regional Organización Demócrata Cristiana de América
Diputados
8 / 57
Alcaldes
15 / 81
Regidores
103 / 505
Síndicos y Concejales
575 / 2400
Instituciones relacionadas Instituto Costarricense de Estudios Políticos
Sitio web [1]
[ editar datos en Wikidata]

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) es un partido político costarricense de ideología socialcristiana con tendencias liberales. Es uno de los partidos tradicionales del país, heredero de la tradición política caudillista conocida como calderonismo que data de los años cuarenta y que surge en torno a la figura de Rafael Ángel Calderón Guardia.[1]

Fue fundado el 17 de diciembre de 1983 tras la fusión de la Coalición Unidad tras lo cual formaría parte de un sistema bipartidista al lado del Partido Liberación Nacional, con el que alternó el poder llegando a la presidencia en tres ocasiones. Sin embargo, una serie de escándalos de corrupción de dos expresidentes miembros del partido y el desgaste general del bipartidismo a partir de 2002 hizo que su respaldo electoral se redujera considerablemente siendo el cuarto partido en número de votos en 2006 y 2010 y quinto en 2014.[3]

Varios de sus miembros forman parte del gabinete presidencial de Luis Guillermo Solís Rivera, presidente de Costa Rica del período 2014-2018.

Historia

El PUSC desciende de la herencia del calderonismo derivada del Partido Republicano Nacional, que gobernó por varios períodos consecutivos hasta que fue derrocado en la guerra civil de 1948 y que se había aliado al comunista Partido Vanguardia Popular. En 1978 para las elecciones de ese año se eligió como presidente a Rodrigo Carazo Odio bajo la bandera de una coalición de partidos llamada Coalición Unidad, conformada por el Partido Republicano Calderonista, Partido Demócrata Cristiano de Costa Rica, Partido Renovación Democrática y Partido Unión Popular.[2] Pero para 1981 cuando inician las luchas para la elección del candidato para las elecciones de 1982 surgen los problemas entre el precandidato Rafael Ángel Calderón Fournier del Partido Republicano Calderonista y Rodolfo Méndez Mata mayormente representado por el Partido Renovación Democrática. Poco después, y también con el apoyo del Partido Renovación Democrática el Lic. Rodrigo Madrigal Nieto intentó registrar su candidatura. En estas circunstancias de lucha de tendencias los partidos Republicano Calderonista, Unión Popular y Demócrata Cristiano decidieron ir solos a la elección y cambiaron la bandera de la coalición por otra con los colores rojo y azul. Finalmente, a fines de agosto de 1981 Renovación vuelve a la alianza y la Coalición Unidad, con su nueva cédula jurídica, puede participar en la contienda electoral prevista para el 7 de febrero de 1982. Las condiciones de la campaña no son nada favorables debido a que el partido tiene que cargar con la impopularidad del gobierno de Carazo. Sabiendo que no tiene posibilidades de ganar, Calderón Fournier hace campaña sin descanso, ya que su objetivo principal es salvar la coalición y el futuro partido. Los resultados lo apoyan y obtiene el 34% de los votos. Viendo las circunstancias, eso fue un triunfo para el partido.

En abril de 1983 bajo el auspicio y mediación de la Fundación Konrad Adenauer y la Internacional Demócrata Cristiana[2] el Directorio Político de la coalición adoptó un calendario y enseguida se acordó que el Partido Unión Popular serviría de receptor de los otros tres, cambiando su nombre por el de Partido Unidad Social Cristiana. Las Asambleas Nacionales de cada partido participante de dicha coalición debían de acordar, previamente, su disolución para dar enseguida paso a la fusión. Legalmente esto implicaba que mientras existiera el nuevo partido no podrían volver a inscribirse ninguno de los partidos fusionados. El 17 de diciembre de 1983 en la última sesión de las Asambleas Nacionales de los partidos que formaban la Coalición Unidad, acordaron disolverse y fusionarse en uno. En 1984 inician los pasos para la elección del candidato para las elecciones de 1986. Se inscriben como pre-candidatos Rafael Ángel Calderón Fournier y Óscar Aguilar Bulgarelli, no obstante, al principio de iniciada la campaña, Bulgarelli decide retirarse por las presiones y trabas impuestas por la dirigencia que claramente seguía las órdenes de Calderon Fournier. Al quedar solo un pre-candidato la convención se suspende y el 2 de diciembre de 1984, Rafael Ángel Calderón Fournier fue electo como candidato presidencial.

El 2 de febrero de 1986 el resultado electoral favoreció al oponente del Partido Liberación Nacional, Óscar Arias Sánchez por una diferencia de 6.5%, sin embargo el PUSC logró elegir 25 diputados mientras que su candidato presidencial había recibido el 45.8% de los votos válidos. A este punto y con los resultados de las elecciones de ese año, se pudo comprobar que tras tantos años de hegemonía liberacionista, se había llegado un sistema político de elección bipartidista.

En 1987 se iniciaron los trabajos para una nueva participación en las elecciones, esta vez con más experiencia. El Dr. Miguel Ángel Rodríguez inicio con su carrera política como precandidato, al igual que el Lic. Germán Serrano Pinto. Debido a las derrotas sufridas en las elecciones anteriores, en 1982 y 1986, Calderón Fournier se había retirado de una eventual precandidatura, y apoyaba a Rodríguez. Sin embargo, las bases esperan una nueva candidatura de Calderón. Las encuestas así empiezan a mostrarlo: Rodríguez y Serrano tenían apenas un porcentaje de adhesión de 16 o 17%. En diciembre de 1987, Germán Serrano decide retirar su candidatura y busca un acuerdo con Rodríguez. Mientras tanto, se habían producido choques entre Rodríguez y Calderón por la lista de candidatos a diputados, lo cual causa que muchos dirigentes comiencen a manifestarse a favor de la candidatura de Calderón. Poco después se genera un movimiento, que parte sobre todo de los diputados del PUSC, para solicitarle formalmente a Rafael Ángel Calderón Fournier que vuelva a ser candidato a la presidencia. Después de dos periodos consecutivos del PLN en el poder, y demostrada la fuerza del PUSC en las elecciones de 1986, las perspectivas para ganar las elecciones en 1990 eran muy favorables. Bajo estas circunstancias, y bajo el apoyo de los diputados del partido, Rafael Ángel Calderón anuncia su candidatura. Rodríguez decide seguir en la lucha. Como era de esperar. Rafael Ángel Calderón Fournier ganó la candidatura por un 75% de los votos emitidos en la Convención Nacional Socialcristiana de 1989.

En las elecciones del 4 de febrero de 1990 Calderón fue electo presidente con el 51% de los votos sobre su oponente liberacionista Carlos Manuel Castillo. En esta elección también se lograron elegir 29 diputados. Se alcanzó no sólo la presidencia sino también la mayoría en la Asamblea Legislativa y una victoria en las siete provincias del país. El triunfo de 1990 confirmaba el avance, ya vislumbrado en 1986, hacia un sistema bipartidista. Así, consolidado el partido en los 90, para las elecciones de 1994 Miguel Ángel Rodríguez se lanza como candidato presidencial, las que pierde por un escaso margen de 1.8%. Sin embargo, gana en las elecciones celebradas el 1 de febrero de 1998. Sin embargo, Miguel Ángel comenzó a tener una baja popularidad debido a su asociación con las ideas neoliberales, que desataron en huelgas contra la forma de gobierno en ese entonces. Surge la figura del Dr. Abel Pacheco, quien con el carisma que había ganado durante varios años en la televisión del país, y debido a su posición como diputado de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, se le nombra candidato presidencial para las elecciones del 2002, la cual gana con la ayuda de una segunda ronda, hecho inédito en el país.

El Partido se vio sacudido por los escándalos de corrupción durante el 2004-2005, cuando altos funcionarios del Partido, y dos expresidentes; Rafael Ángel Calderón Fournier y Miguel Ángel Rodríguez, se vieron envueltos y bajo investigación judicial en un caso de presunto enriquecimiento ilítico conocido como Caso Caja-Fischel, muy similar al Caso ICE-Alcatel que involucró a altos dirigentes del PLN y a su expresidente José María Figueres. Mientras que el Tribunal de Ètica socialcristiano expulsó a Rodríguez, Calderón se retira por cuenta propia durante un tiempo. Ambos fueron enviados a prisión preventiva durante algún cortó tiempo, y liberados después. El caso de Rodríguez fue quizás el más dramático pues había sido electo Secretario general de la OEA en el momento de su acusación, por la cual renunció.

Simpatizantes del PUSC durante las elecciones.

De los 19 diputados electos en el 2002, se separa la diputada Gloria Valerín Rodríguez, quien se adhiere al izquierdista Unión Patriótica y posteriormente al Partido Acción Ciudadana. Para las elecciones del 2006 se presenta un candidato, salido de las corrientes del abelismo, el diputado Ricardo Toledo Carranza, sin embargo, el partido perdió la amplia fortaleza que le costó ganar en los noventa, debido a estos escándalos por parte de su líder fundador y el impopular gobierno de Pacheco. Toledo se obtuvo un 5% de votos presidenciales, y sólo consiguió 5 diputados, lo cual es considerado un terrible fracaso para el otrora poderoso partido. Obtuvo 11 alcaldes en las elecciones municipales del 2006, lo cual fue descrito por la prensa como un rotundo fracaso ante el partido que alguna vez tuvo 48 alcaldes (de un total de 81 municipios).

En el 2007, el Comité Ejecutivo del PUSC solicitó a los expresidentes Calderón y Rodríguez regresar al Partido, mientras que Rodríguez declinó la solicitud, el expresidente Rafael Ángel Calderón Fournier hizo pública su aspiración a ser candidato presidencial del PUSC en el 2010.

Nuevamente, en diciembre del 2007, el PUSC se ve envuelto en un escándalo de corrupción conforme la Fiscalía General de la República arresta al expresidente del Instituto Nacional de Seguros, el socialcristiano Cristóbal Zawadsky, y convoca a declarar al expresidente Miguel Ángel Rodríguez por aparente malversación de fondos.

En el 2009 el expresidente Rafael Ángel Calderón Fournier se inscribió formalmente para ser el candidato presidencial del PUSC para las elecciones del 2010 sin tener ningún rival, pero fue condenado por corrupción y peculado a 5 años de prisión el 5 de octubre del 2009. Fue sustituido como candidato por Luis Fishman Zonzinski, expresidente del partido,[4] quien obtuvo 3.9% de los votos en las elecciones presidenciales del 2010.

Durante el año 2013 se realizó la precampaña entre dos precandidatos formalmente inscritos; el médico Rodolfo Hernández quien fue postulado por el calderonismo y el abogado Rodolfo Piza quien proviene del ala liberal. Las dos tendencias, aglutinadas en las denominaciones Convergencia Calderonista y Renacer Socialcristiano respectivamente, compitieron por los cargos en la estructura durante las elecciones distritales, así como en las primarias, ganando Hernández la candidatura para el 2014. Posteriormente renunciaría y la candidatura fue depositada en Piza. Piza sería el quinto candidato más votado, aunque obteniendo más votos que las elecciones anteriores (6%) y el PUSC aumentaría el número de diputados a ocho convirtiéndose en la cuarta mayor bancada parlamentaria. Durante las elecciones municipales de 2016 fue el partido que más aumentó su número de alcaldes, obteniendo 14 alcaldías en los cantones de Naranjo, Valverde Vega, Atenas, Puriscal, Tarrazú, Pérez Zeledón, San Isidro, Belén, San Pablo, Quepos, Puntarenas, Coto Brus, La Cruz y Talamanca.[6]

Other Languages