Partido Socialista de los Trabajadores (Argentina)

El Partido Socialista de los Trabajadores (PST) fue un partido político argentino fundado por Hugo Miguel Bressano Capacete ( Nahuel Moreno) en el año 1972, de orientación trotskista, y surgido de la fusión del PRT La Verdad ( una de las partes en que se escindió el Partido Revolucionario de los Trabajadores, en 1968) y el grupo proveniente del Partido Socialista, liderado por Juan Carlos Coral.

Breve reseña

Desde su fundación en 1972, el PST se fue transformando en una fuerza importante entre los delegados, activistas y dirigentes obreros que enfrentaban a los gobiernos de Lanusse, primero, y del peronismo, después. En las elecciones de septiembre de 1973 (cuando Perón ganó con siete millones de votos) su fórmula presidencial, integrada por Juan Carlos Coral y José F. Páez, sacó más de 200.000 votos. Tenía un peso importante en gremios como metalúrgicos, SMATA, bancarios y docentes. En marzo de 1975 volcó sus mayores esfuerzos en el apoyo a la huelga metalúrgica de Villa Constitución. En junio, sus dirigentes obreros cumplieron un papel de vanguardia impulsando la movilización y la coordinación de las fábricas de la zona Norte del Gran Buenos Aires, que detonaron el Rodrigazo y provocaron la caída de López Rega y de Rodrigo.En marzo de 1976, el PST contaba con aproximadamente 4.000 militantes, en su mayor parte trabajadores (2.000 estaban organizados en la Juventud Socialista de Avanzada). Se había convertido en uno de los partidos trotskistas más grandes del mundo. Esa presencia en los sectores más combativos de los trabajadores dio lugar a que la represión se ensañara con el PST desde 1974. [1]​ 

 En el período 1974-1982, el PST se vio afectado por las diversas manifestaciones de la represión: sufrió el fusilamiento de 16 militantes por parte de la Triple A, la desaparición de 80 de sus miembros y el aprisionamiento a “disposición del Poder Ejecutivo Nacional” de una treintena de militantes.Las prácticas políticas del partido frente a la represión se estructuraron en torno a la defensa de los “presos políticos del pueblo trabajador”. Este discurso, por un lado, encontraba su razón de ser en la imposibilidad de comprender la entidad de la novedosa figura del desaparecido y de la tecnología represiva que lo producía. Por otro lado, los recursos disponibles para actuar frente a la represión, a pesar de la existencia de los Centros Clandestinos de Detención y de desaparecidos, eran los disponibles en la tradición de izquierda en la que el PST se inscribía.  La principal lucha del partido, focalizada en la defensa de las “libertades democráticas” y  los “presos políticos”,  se estructuraba en torno a la cárcel, faceta visible y “legal” de la represión.  Recién a finales del año 1982, el paradigma de los Derechos Humanos se convirtió en el discurso hegemónico para pensar el terror.[2]

Antecedentes

Nahuel Moreno fue dirigente de una corriente política de carácter trotskista que nació en Argentina en el año 1943. Horacio Tarcus indica que hasta la década de 1980, la corriente experimentó numerosos cambios de denominación y de estrategias políticas y organizativas. Sería reconocida con los siguientes nombres: Grupo Obrero Marxista(1943-1944), Grupo Obrero Revolucionario (1944-1949), Partido Obrero Revolucionario (1949-1953), Federación Bonaerense del Partido Socialista de la Revolución Nacional (1953-1956), Movimiento de Agrupaciones Obreras (1956), Palabra Obrera (1957-1964), Partido Revolucionario de los Trabajadores (1964-1972), Partido Socialista de los Trabajadores (1972-1982) y Movimiento al Socialismo (desde 1982).[2]

Represión

Sufrió varios atentados por parte de la Triple A.

  • Meses antes de la Masacre de Pacheco, había sido asesinado de un escopetazo de “Itaka” en el pecho el obrero metalúrgico Inocencio  Fernandez “el Indio”, dirigente gremial de base de CORMASA. A raíz del crimen, los obreros de la empresa tomaron la fábrica. CORMASA, junto con las otras dos fábricas CORNI, eran parte de la oposición metalúrgica en la seccional Vicente López, que el PST dirigía. 500 compañeros despidieron su cuerpo mutilado por las balas en el local de Pacheco y después escucharon las palabras de los dirigentes del PST en el cruce de Panamericana y la ruta 197.[3]
  • Entre la Masacre de Pacheco y el asesinato del Indio Fernández, el PST había sufrido cerca de 25 atentados, voladuras de locales, disparos contra activistas, invasiones policiales y tortura de militantes en Gran Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Mar del Plata y el asesinato de uno de sus principales dirigentes nacionales, César Robles. Un año después de Pacheco se produjo la Masacre de La Plata, donde otros ocho militantes del PST fueron asesinados. Los autores fueron en todos los casos miembros de la Triple A.[4]
  • Masacre de Pacheco: En la medianoche del 29 de mayo de 1974 tres obreros fueron secuestrados de un local del PST,  en la localidad de El Talar, General Pacheco, y luego acribillados por una patota conformada por 20 integrantes de la Triple A.[5]
  • Masacre de La Plata: En septiembre de 1975 ocho jóvenes militantes del PST fueron torturados y fusilados por la Triple A, en la ciudad de La Plata.[6]

Luego muchos de sus militantes fueron asesinados o encarcelados por la dictadura militar que sufrió la Argentina entre 1976 y 1983.

Dirigentes

A fines de la dictadura, en 1982 cambio su nombre a Movimiento al Socialismo (MAS). Sus dirigentes más reconocidos, aparte de Nahuel Moreno, fueron, entre otros:

  •  José Francisco Páez  “Petizo” († 27 de setiembre de 2005), referente del SITRAC-SITRAM;[7]
  • César Robles Urquiza, asesinado por la Triple A, en 1974;[8]
  • José Moya "Chiquito"(Punta Alta, provincia de Buenos Aires, en 1947)tornero de profesión voluntaria, en los años 60, 70 y 80 fue militante obrero y de la izquierda trotskista, de la fábrica TENSA;[9]
  • Pedro Apaza "Negro", secuestrado dentro de la metalúrgica Del Carlo;[10]
  • El rubio Fitipaldi, y Luis Layco, de Astarsa, astilleros de Tigre.