Partido Demócrata Cristiano (Argentina)

Partido Demócrata Cristiano
Logo PDC Argentino.png
Presidente Juan Carlos de la Peña[1]
Vicepresidente Juan Fernando Brügge
Fundación 9 de julio de 1954[4]
Ideología Democracia cristiana[5]
Humanismo cristiano[6]
Socialcristianismo[7]
Antifascismo[8]
Posición Centro[9]
Coalición Frente Renovador
Unión por Córdoba
Miembro de Unidos por una Nueva Alternativa
Sede Combate de los Pozos 1055 1º piso
Bandera de Ciudad de Buenos Aires Buenos Aires
País Flag of Argentina.svg  Argentina
Colores      Azul
     Rojo
Organización
juvenil
Juventud Demócrata Cristiana de Argentina
Afiliación internacional Internacional Demócrata de Centro
Afiliación regional Organización Demócrata Cristiana de América
Membresía 37.934[10]
Bancas en el Senado
0 / 72
Bancas en la Cámara de Diputados
1 / 257
[11]
Instituciones relacionadas Instituto Argentino "Jacques Maritain"
Sitio web https://twitter.com/@PDCdeArgentina
[ editar datos en Wikidata]

El Partido Demócrata Cristiano de la Argentina (PDC) es un partido político argentino. Fue fundado en 1954 como expresión política nacional, unificada y federal del socialcristianismo de ese país.[12]

Está reconocido por la Justicia Nacional Electoral como organización nacional y en ocho distritos electorales: Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Corrientes, Santa Fe, Tucumán[13]

Entre las personalidades históricas más destacadas de la DC figuran los políticos Atilio Dell'Oro Maini (1895-1974), Manuel Vicente Ordóñez (1902-1988), Ambrosio Romero Carranza (1904-1999), José Antonio Allende (1917-2007), Oscar Puiggrós (1918-2010), Horacio Sueldo (1923-2016), Augusto Conte (1927-1992), y Juan Fernando Brügge el actual líder del partido.

Historia

Antecedentes

La población trabajadora vivía hacinada en conventillos.

El Partido Demócrata Cristiano tiene su origen en el movimiento social cristiano, que ha surgido como una explicación y respuesta al surgimiento de la cuestión social iniciado con la encíclica Rerum Novarum, del año 1891, y es parte del catolicismo político en Argentina presente en ese país desde su origen como parte del Imperio Español en la zona del Cono Sur.

El primer gran pensador socialcristiano argentino fue José Manuel Estrada. Estrada creía que la solución a los conflictos sociales no podía venir ni del liberalismo ni del socialismo: rechazaba ambas propuestas como materialistas y afirmaba que la solución debía venir desde la moral cristiana, que busca integrar todas las clases sociales en un tejido social unido y sin discordias.[14] Lo que la Doctrina social de la Iglesia hoy llama "la promoción del bien común en todas sus formas".

El Estado, según su pensamiento, no debería prohibir nada que las personas estuviesen capacitadas para hacer, y la autoridad de decisión siempre debería ser lo más cercana a ellas que sea posible (mejor municipal que provincial, mejor provincial que nacional). Estas ideas están en la misma línea que las que luego expondrían los Papas en la Doctrina Social de la Iglesia y que hoy se expresan en el principio de subsidiariedad.[14]

Para Estrada la familia tenía mucha importancia y por tanto se dedicó a defender los derechos de la familia:

“No hay sociedad sólida sin familia regular; y no hay familia regular sin hogar seguro e independiente. Los arrendamientos precarios, las aglomeraciones de familias en edificios comunes, las habitaciones estrechas e insalubres, conspiran contra la vida, contra la dignidad y contra la moral de las clases obreras.[15]

También Estrada defendía la libertad de educación de los hijos:

"Respecto del padre, la libertad de la enseñanza consiste en el pleno derecho según el cual puede escoger las doctrinas bajo las cuales sus hijos han de ser educados y los maestros a los cuales ha de ser confiada su educación."[16]

Unión Católica (1885-1889)

La Unión Católica fue un partido político confesional fundado como consecuencia de la Primera Asamblea de los Católicos Argentinos celebrada en Buenos Aires en 1884, con 140 delegados de todo el país, donde se votó y aprobó la siguiente resolución:

... "La Asamblea declara que el estado actual de la República exige la unión política de los católicos argentinos y su intervención colectiva en la vida pública con el propósito de mantener los principios cristianos en el orden social y el gobierno de la Nación" (PRIMERA ASAMBLEA DE LOS CATÓLICOS ARGENTINOS 15 de agosto de 1884)[17] .

Asimismo, en la Primera Asamblea de los Católicos Argentinos se resolvió en materia social seguir trabajando activamente por la implantación del feriado dominical; se propició la enseñanza técnica de la juventud mediante la creación de escuelas de artes y oficios; se preconizó la fundación de círculos de trabajadores con fines de edificación, propaganda y socorros mutuos, algunos de los cuales ya funcionaban en Buenos Aires y en Córdoba; también se auspició el establecimiento de talleres obreros y oficina de colocación para los desocupados.

La Unión Católica se fundó en en 1885 y se destacó por la lucha por humanizar las relaciones sociales y su firme oposición al laicismo y al liberalismo propios de la generación del 80, que gobernó el país entre la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX. Entre los fundadores se encontraban José Manuel Estrada, Tristán Achával Rodríguez, Pedro Goyena, Emilio Lamarca y Indalecio Gómez[18] quien luego fue coautor y defensor de la Ley Sáenz Peña, que logró imponer en su país el voto universal, secreto y obligatorio, haciendo realidad la democracia política.

Indalecio Gómez coautor y defensor de la Ley Sáenz Peña de voto universal, secreto y obligatorio. ( 1850- 1920)

En las elecciones presidenciales de 1886 la Unión Católica presentó como candidato a Presidente de la Nación al Dr. José Benjamín Gorostiaga pero terminó por renunciar a la postulación cuando tenía posibilidades de serlo, para dedicarse a su función de juez. Finalmente la Unión Católica logró dos bancas en la cámara de diputados nacionales: José Manuel Estrada y Pedro Goyena. Integraban el partido también Emilio Lamarca, Tristán Achával Rodríguez, Manuel Demetrio Pizarro, Juan Mamerto Garro, Apolinario C. Casabal, el presbítero cordobés Jacinto Roque Ríos del periódico "El Porvenir"[21]

Liga Democrática Cristiana (1902-1910)

También aplicando las enseñanzas del Papa León XIII en sus encíclicas Rerum Novarum ( 1891) sobre la cuestión social y Graves de Communi Re (1901) sobre el recto concepto de Democracia Cristiana, como parte del Socialcristianismo y distinguiéndola de la Socialdemocracia, el sacerdote redentorista Federico Grote, fundó en 1892 los Círculos Católicos de Obreros siendo su presidente en 1893 Santiago Gregorio O'Farrell [22] y en 1902 la Liga Democrática Cristiana.

Grote admiraba y tomaba como modelo la figura de monseñor Wilhelm Emmanuel von Ketteler, también como él originario de Münster, particularmente cuando proclamaba los grandes principios de la libertad, la justicia y la caridad. Monseñor von Ketteler dejó una doctrina social clara al Zentrum partido político defensor de los intereses de los católicos, y especialmente apreció en las ideas socialistas de Ferdinand Lassalle, las reivindicaciones y las críticas a la sociedad capitalista, que iban contra el dogma católico. Acusó a los liberales de engañar a los obreros en beneficio propio, y junto a los socialistas, les acusó de totalitarios. Además, previno de que la defensa absoluta de la propiedad era una doctrina atea, favorecida por la desaparición de la creencia de Dios en el liberalismo. Su fin fue el corporativismo obrero y el establecimiento de una paz duradera entre empresario y trabajador; la defensa fue total, se centró en pedir aumento de sueldo y vacaciones, menos horas de trabajo y eliminación del trabajo infantil. En el plano político, el obispo siempre consideró la representación orgánica como la mejor para representar a la sociedad, y fue contrario al liberalismo partidista que perpetuaba a una minoría dirigente en el poder.

El Primer Manifiesto de la Liga Democrática Cristiana contenía los principios básicos del socialcristianismo. En los congresos nacionales que organizados por la Liga en 1907 y 1908 figuras como Juan Félix Cafferata, Mons. Gustavo Franceschi, Emilio Lamarca, Alejandro Bunge, Santiago Gregorio O'Farrell expusieron notables trabajos y proyectos de legislación social.[24]

En los congresos nacionales que organizados por la Liga en 1907 y 1908 figuras como Federico Grote, Gustavo Franceschi, Arturo Mateo Bas, Alejandro Bunge, Emilio Lamarca, Juan Félix Cafferata y Santiago Gregorio O'Farrell expusieron notables trabajos y proyectos de legislación social.

Vinculados a la Liga Democrática Cristiana y a los Círculos Católicos de Obreros aparecieron los periódicos La Defensa (1895), La Voz del Obrero (1899), El Trabajo (1908) y el diario El Pueblo que se publicó durante seis décadas desde 1901 hasta 1960.[26]

Legisladores socialcristianos

Ernesto Padilla, el último de los gobiernos provinciales que puede se catalogado como de "reformismo conservador", en razón de las obras públicas destinadas al mejoramiento de las condiciones de vida de la población, en 1902 consiguió que la Cámara de Diputados rechace un proyecto de ley de divorcio.[27] Consideraba el historiador Padre Guillermo Furlong S.J., que había en Padilla una tarea más meritoria cuando hacía uso de su influencia y esfuerzo a favor de los pobres y humildes, en particular de las provincias del Norte Argentino.

Santiago Gregorio O'Farrell autor de la Ley de descanso dominical Nº 4161 (1905) y de la Ley sobre trabajo de mujeres y menores Nº 5291 (1907).[27]

Arturo Mateo Bas, con sus proyectos sobre creación de la Caja Nacional de Ahorro Postal y sobre jubilaciones para ferroviarios.[27]

Juan Félix Cafferata propulsor de numerosos proyectos en materia social y laboral: creación de la Comisión Nacional de Casas Baratas (ley Nº 9677), vivienda y ahorro popular, represión de los trust, salario mínimo, protección al salario, multas por transgresiones a leyes de trabajo, estabilidad del empleado público, participación de los empleados y obreros en la gestión y en las ganancias de las empresas.[27]

Tanto Bas como Cafferata recibieron del Papa Benedicto XV como condecoración pontificia llamada Medalla Pro Ecclesia et Pontifice ("Cruz de Honor"), como reconocimiento a su intensa labor parlamentaria en pro de la acción social católica.

Unión Democrática Cristiana (1911-1919)

Con el mismo ideario de la Liga Democrática Cristiana se creó en 1911 la Unión Democrática Cristiana. Organizó tres congresos: en 1913, 1916 y 1917. Editó los periódicos: El Demócrata y Acción Democrática. Entre sus dirigentes se encontraban Pedro Tiesi, Marcos Volonté, Eduardo Ferrari, José Pagés, Roberto Wilkinson, Manuel Viacaba, Emilio Leverato, Pablo Tagliaferri y Lorenzo Degregori.

En 1919 el Arzobispo de Buenos Aires Monseñor Mariano Antonio Espinosa la declaró disuelta, invitando a sus asociados a ingresar a la Unión Popular Católica Argentina presidida por el nacionalista católico neo corporativista Horacio Beccar Varela, recientemente creada y a la que formaron parte como una de las alas del Partido Popular hasta 1931 en que el Papa Pío XI dio la primera luz verde al pensamiento socialcristiano con su encíclica Cuadragésimo Anno.[29]

Unión Democrática Argentina (1920-1922)

Pasado el primer momento de desconcierto, algunos demócratas cristianos que no se sumaron al Partido Popular volvieron a reorganizarse, según el consejo de Mons. José Américo Orzali, y continuaron actuando bajo la denominación de Unión Democrática Argentina, con el mismo reglamento y programa de la Unión Democrática Cristiana.[30]

José Félix Uriburu y la Cuadragésimo Anno

La oposición entre las alas democratacristianas y nacionalistas- corporativas del Partido Popular ( Unión Popular Católica Argentina) por tomar posturas opuestas frente a la aparición en Italia de Benito Mussolini provocaron la división y su disolución.

En plena Gran Depresión mundial de 1929, el entonces presidente argentino Hipólito Yrigoyen fue muy criticado por una serie de intervenciones a provincias por decreto y asesinatos de opositores, entre ellos el del Senador Lencinas,[32] .

El Papa Pío XI promulgó la encíclica Cuadragésimo Anno en 1931.

El 6 de septiembre de 1930 el general José Félix Uriburu dirigió un golpe militar que el 10 de septiembre fue reconocido como presidente Provisional de la Nación por la Corte Suprema mediante la acordada que dio origen a la doctrina de los gobiernos de facto y que sería utilizada para legitimar a todos los demás golpes militares.[34]

En 1931, la promulgación de la encíclica Cuadragésimo Anno del Papa Pío XI, propuso llevar a la práctica los principios de la recta razón y de la filosofía socialcristiana sobre el capital de trabajo y su mutua coordinación. Un nuevo orden social y económico basado en la subsidiariedad enseñando evitar tanto el individualismo como el colectivismo, actualizando de esta forma las normas para resolver la agudización de la cuestión social. La encíclica salió precisamente cuando habían comenzado a imperar los ultranacionalismos italiano y alemán en Europa. Pocos después, Pío XI condenaba al nazismo y al fascismo, cuyo origen es el corporativismo, y luego condenaría al comunismo ateo.[35]

Unión Demócrata Cristiana (1939-1950)

En 1939 diversos grupos católicos que adherían al pensamiento del filósofo católico francés Jacques Maritain llamado humanismo cristiano formaron la Unión Demócrata Cristiana en la ciudad de Buenos Aires y en 1940 la Unión Federalista Demócrata Cristiana y la Unión Democrática Cristiana, en Córdoba. Estos grupos eran independientes entre sí, pero su denominador común, era el repudio a los nacionalistas católicos que se habían volcado al fascismo.

Desde los primeros años de la década de 1940 ya militaban en los distintos grupos demócratas cristianos algunos de los hombres, que a fines del gobierno peronista, formaron el Partido Demócrata Cristiano. Entre ellos estaban: Manuel Vicente Ordóñez, Oscar Puiggrós, Ambrosio Romero Carranza, Salvador Busacca, Lucas Ayarragaray h., Jaime Potenze y Jorge Luis García Venturini.[36]

En plena Segunda Guerra Mundial ( 1939 - 1945), luego de la Revolución del 43 vinieron años de gran agitación política en la Argentina que coincidieron con el derrumbe del fascismo y nazismo en Europa. Durante esa década surgieron nuevas agrupaciones identificadas con el pensamiento democristiano, en distintas ciudades del interior del país, siguiendo la tendencia de Europa con Konrad Adenauer (Canciller alemán en 1949-63, fundador del partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania que actualmente preside la Canciller Federal de Alemania Angela Merkel), Alcide de Gasperi (fundador del actualmente disuelto partido Democracia Cristiana Italiana) y Robert Schuman (Ministro de Relaciones Exteriores francés en 1948-53 y líder del también del actualmente disuelto partido Movimiento Republicano Popular de tendencia demócrata-cristiana), padres fundadores de la Unión Europea.[37]

Pero lo que dio un impulso decisivo a la Democracia Cristiana no sólo para la Argentina sino también para el mundo entero fue el Radiomensaje para la Navidad de 1944 llamado "Benignitas et humanitas" de Pío XII en que, concluyendo la Segunda Guerra Mundial pero todavía en el poder el Duce de la República Social Italiana Benito Mussolini, el papa valoró, aunque con cierta cautela, la forma democrática de gobierno.

" Manifestar su parecer sobre los deberes y los sacrificios que se le imponen; no verse obligado a obedecer sin haber sido oído: he ahí dos derechos del ciudadano que encuentran en la democracia, como lo indica su mismo nombre, su expresión. Por la solidez, armonía y buenos frutos de este contacto entre los ciudadanos y el gobierno del Estado se puede reconocer si una democracia es verdaderamente sana y equilibrada, y cual es su fuerza de vida y de desarrollo." (Fragmento del Radiomensaje para la Navidad de 1944 llamado Benignitas et humanitas)

Para los comicios del 24 de febrero de 1946, los grupos demócratas cristianos, aunque no estaban organizados como partido político, apoyaron la fórmula Tamborini - Mosca de la Unión Democrática que compitió con la fórmula Perón - Quijano. Luego del triunfo peronista, grupos democristianos entraron en un período recesivo aunque otros se sumaron al peronismo.

Juan Domingo Perón y la vertiente socialcristiana en su ideario

Cabe tener en cuenta que Juan D. Perón empezó a mencionar las ideas socialcristianas durante la campaña electoral iniciada a fines de 1945. Pero en realidad, en su famoso discurso del 25 de agosto de 1944 en la Bolsa de Comercio, había hablado claramente de la doctrina social de la Iglesia, citando la “opinión extremadamente autorizada” de León XIII. Por supuesto, durante la campaña electoral y dado que el Episcopado lo había apoyado indirectamente, Perón renovó este tipo de prédica. También el 15 de diciembre de 1945, en una reunión laborista, en la mayoría de los activistas de extracción sindical era francamente anticlerical, Perón hizo fuertes apelación esa los ideales católicos y a la importancia de la Iglesia. Y durante su primer gobierno ( 1946 - 1952), Perón implementó muchos de los principios contenidos en las encíclicas sociales y al tiempo derrotó al sindicalismo clasista de socialistas y comunistas. Por tal motivo los trabajadores de los Círculos Católicos y de la Juventud Obrera Católica en su mayoría se hicieron peronistas.[38]

Fotografía de Juan Domingo Perón y Santiago Luis Copello. Publicada en Mundo Peronista de octubre de 1949

Por otra parte, en el primer gobierno de Perón y hasta que el conflicto entre el gobierno y la Iglesia iniciado en 1954 hizo insostenible la posición del Arzobispo de Buenos Aires y Cardenal Primado de la Argentina Santiago Luis Copello mantuvo un apoyo prudente, hasta el momento en que viajó a Roma a ocupar un alto cargo en el Vaticano, en tiempos de Pío XII [39] .

El peronismo atrajo el apoyo de diversos sectores —no siempre conciliables— del cristianismo católico ligados a la doctrina social de la Iglesia y su concepto central, la justicia social. La investigadora María Soledad Catoggio identifica cuatro grandes grupos cristianos que apoyaron al "primer peronismo" (expresión que se desarrolló entre 1946 y 1955, con las dos primeras presidencias de Perón)[44]

Catoggio explica que:

Para diversos analistas la originalidad del peronismo fue la de fundar una concepción propia de lo religioso a partir del empoderamiento de los trabajadores, el culto cívico religioso a su mujer, Eva, y la construcción de un linaje donde se proponía a si mismo como continuador del "cristianismo primitivo" (Caimari, 1995; Cuchetti, 2005). Este linaje tuvo el doble efecto de generar una diferenciación dogmática con respecto a la autoridad eclesiástica y de mantener al mismo tiempo una interpelación identitaria con sectores del catolicismo identificados con ese modelo histórico—utópico. En tal sentido, la dislocación que produjo el encuentro —y el choque— con el peronismo erosionó la solidaridad corporativa de una institución que hasta entonces se había manejado con principios fuertemente verticales.[44]

El presidente comenzó a tomar ciertas medidas que deterioraron la relación entre la Iglesia católica y el gobierno peronista que se fue agravando con el tiempo.[44]

Ateneo Social Cristiano (1950-1954)

En el año 1950 había desaparecido en Córdoba la Unión Democrática Cristiana y ese año fue fundado el Ateneo Social Cristiano. De ese grupo surgieron algunos fundadores del Partido Demócrata Cristiano como José Antonio Allende y Teodosio Pizarro, quien como diputado provincial presentó en 1959 el primer proyecto de boleta única[47]

La Liga Humanista en la huelga estudiantil de 1954

La Liga de Estudiantes Humanistas en la Universidad de Buenos Aires (UBA) fue una agrupación estudiantil demócrata-cristiana que formó parte de la resistencia estudiantil al gobierno peronista de la época y que habiendo surgido de pequeños grupos en pocos años, logró tener una notable expansión hasta alcanzar en la década del 60 el rectorado de la UBA con los rectores Julio H. G. Olivera e Hilario Fernández Long, además de la participación de las Juntas Consultivas de las facultades como fue el caso del presidente del Centro Universitario de Medicina (CUM) Carlos Alberto Velasco Suárez, uno de los fundadores de la Liga Humanista junto con Ludovico Ivanissevich Machado. [49]

La huelga estudiantil en sí contra Perón surgió a partir del 5 de octubre de 1954 cuando la policía disolvió a bastonazos la ceremonia de entrega de diplomas a los egresados de Ingeniería conforme la tradición pero que fue prohibida. Participó todo el espectro político estudiantil. Además de los democrata-cristianos de la Liga Humanista, estaba la Corriente Independiente, que en realidad eran conservadores, y El Espacio Reformista (defensores del movimiento reformista de 1918): radicales, socialistas, comunistas y entonces los anarquistas.

El movimiento se extendió rápidamente a todo el país: el 16 de octubre tuvo lugar una asamblea ilegal pero multitudinaria, en Ciencias Exactas, que culminó con una nutrida y ruidosa manifestación en la calle Florida, y fue reprimida. La huelga fue muy dura y hubo muchos estudiantes detenidos en la cárcel de Villa Devoto del 25 de octubre de 1954 al 31 de marzo de 1955. Solamente con los estudiantes de la UBA, los detenidos fueron 250 en el penal de Villa Devoto y en la Correccional de Mujeres, todos bajo el estado de sitio, sin juez competente. Entre ellos Carlos Alberto Velasco Suárez y su hermano Jorge que también fue dirigente juvenil. [52]

Fundación (1954)

En 1954 apareció la revista "Polémica" dirigida por Leopoldo Pérez Gaudio y fue el enlace para que los distintos grupos democristianos del país, decidieran realizar una especie de Congreso que en principio iba a ser realizado en Córdoba[53] pero por miedo a Juan Domingo Perón a último momento se cambió el lugar de encuentro y se hizo en la ciudad de Rosario, Santa Fe.

Monseñor Miguel de Andrea ( 1877- 1960), obispo de Temnos y uno de los inspiradores de la DC

La fundación del partido se realizó el 9 de julio de 1954 en la clandestinidad. El lugar elegido fue la casa del biólogo Juan T. Lewis. Los fundadores eran representantes de distintos grupos y corrientes que en años anteriores habían desarrollado expresiones de la democracia cristiana en diferentes puntos del país, y resolvieron encauzar sus esfuerzos en un partido nacional.[56]

Otra persona destacada de esa época fundacional fue Carlos Bègue quien se destacó por muchos años como editor de la Revista Criterio. Esta formación constituyó el paso más decisivo para la fundación del PDC, y esta Junta, desde el momento que empieza a ejercer sus funciones, tomó el carácter de cuerpo directivo de una agrupación política[57]

A comienzos de 1955, el destacado poeta Holver Martínez Borelli, también en la clandestinidad, fundó el Partido Demócrata Cristiano de Salta.[37]

Cabe aclarar que para esta decisión los democristianos no solamente no recibieron ayuda alguna de la Iglesia sino que además la jerarquía, con excepción de los obispos y monseñores Miguel de Andrea y Gustavo Franceschi -a quienes se tenían por opositores al gobierno-, miraba con desconfianza y recelo porque la mayoría del clero estaba alineada con el peronismo.[55]

Significado del emblema y los colores del partido

Los colores políticos como el azul y el rojo están entre los más empleados por su asociación a la derecha e izquierda política respectivamente, es por eso que el logo PDC es una la flecha roja sobre un fondo azul que representan la superación de las dos posiciones políticas antagónicas que califican como materialistas: el capitalismo y el comunismo, por eso se autodefine como "de avanzada". Además el emblema tiene forma de trapecio isósceles con la base menor que la parte superior que representa "nivelar para arriba".[61]

"El azul significa los principios e ideales simples y puros, sobre la base de los cuales se pretende construir una nueva ciudad temporal.

Sobre el fondo azul se destaca el rojo de la punta de lanza, que indica la vivacidad de la acción, lo encendido del entusiasmo y lo heroico de un humanismo trascendente, que llevando como armas las virtudes cristianas, quiere desbordar hacia el campo económico, social y político.

La cuña, instrumento destinado a ajustar y dar solidez, muestra su parte superior o cabeza de más tamaño que su parte inferior o filo. Será efecto de un nuevo partido permanente y de principios, al reajustar y dar cohesión a un orden social resentido y débil como consecuencia del imperio del arbitrio, el privilegio y la corrupción.

La punta de lanza señala un camino que va del plano pequeño al mayor; del cerrado ángulo de un presente incierto hacia un porvenir amplio de paz y bienestar. En el orden económico marca el rumbo que lleva de la estrechez y la miseria hacia la abundancia, la estabilidad y la independencia; en el campo social el que conduce del egoísmo hacia la solidaridad; y, en lo político, la ruta que va de la opresión y el abuso hacia la libertad y la Justicia.." (significado oficial del emblema y los colores del partido cuando se hizo y se aprobó el escudo en La Primera Convención Nacional Partidaria)

Razones del antiperonismo inicial

Perón con estudiantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) en 1953.

El 19 de septiembre de 1945 los democratacristianos, encabezados por Manuel Ordóñez y Rodolfo Martínez pariciparon de la Marcha de la Constitución y la Libertad junto con los radicales, socialistas, radicales antipersonalistas, conservadores, demócratanacionales, comunistas, demócrataprogresistas, académicos y miembros del poder judicial.

Uno de los motivos de irritación de los democristianos con el peronismo, al que consideraban al igual que el conservadorismo argentino anterior populismo y más que eso durante la última etapa el segundo gobierno peronista,[66]

Además, a diferencia del PDC que invoca el Principio de solidaridad, el peronismo se apoyó en el resentimiento en las clases populares contra lo que denominaba genéricamente "la oligarquía", que incluye a la clase media-alta y alta argentina, atribuyéndoles una posición promotora de la desigualdad social.[67]

Este resentimiento social produjo una violencia política creciente.[70]

Otra de las razones del antiperonismo inicial del PDC fueron las medidas restrictivas de la libertad de expresión y de prensa, contra los medios no peronistas que adoptó el gobierno de Perón,[75]

A fines de 1954, por razones que nunca se explicaron del todo, Perón rompió relaciones con la Iglesia católica e inició un enfrentamiento con la misma. A raíz de este enfrentamiento, el gobierno suprimió el carácter de días no laborables a ciertas festividades religiosas católicas, introdujo la ley de divorcio,[66]

Iglesia de San Ignacio después de la quema de iglesias del 16 de junio de 1955 perpetrada por los seguidores del presidente Juan Perón.

El 11 de junio de 1955, pese estar prohibida por la ley 14.400, se realizó la celebración pública de la fiesta de Corpus Christi, que que desde la segunda fundación de Buenos Aires se venía efectuando anualmente en Plaza de Mayo en forma ininterrumpida, tuvo una concurrencia estimada en unas 200 000 personas, muchas de las cuales eran democratacristianas, que colmó la Catedral y ocupó la Plaza de Mayo adyacente. Al finalizar la celebración se formó una manifestación que se encaminó por la Avenida de Mayo hacia el Congreso Nacional entonando el Himno Nacional e incorporando gente a medida que avanzaba.[81] El mismo día 11 el gobierno acusó a los manifestantes, además de por los daños, de haber quemado una bandera argentina y se abrió una investigación judicial.

El 12 de junio de 1955 fue La Defensa de la Catedral de Buenos Aires que impidió que grupos de choque peronistas llamados " Alianza Libertadora Nacionalista"[85]

El 16 de junio de 1955 se produjo un intento de golpe de estado y de asesinato del presidente Perón, que derivó en el Bombardeo de Plaza de Mayo y sus adyacencias, con el saldo de más de 300 civiles asesinados. En respuesta, manifestantes peronistas destruyeron varias iglesias y se produjeron unos 800 encarcelamiento de presos políticos, entre ellos los diputados Oscar Alende y Arturo Frondizi. También fueron encarcelados centenares de sacerdotes, entre ellos monseñores Miguel de Andrea y Gustavo Franceschi,[88]

Definición partidaria como partido "Federalista y de Centro"

Tras el golpe de Estado del 16 de septiembre de 1955 que derrocó a Juan Domingo Perón y dio inicio a la dictadura militar autodenominada de Revolución Libertadora, en oportunidad de la formación de la Junta Consultiva Nacional, la Junta Promotora de los Democristianos, designó como representantes en aquel organismo a Manuel Vicente Ordóñez y a Rodolfo Martínez quien luego fue Ministro de Industria de la Revolución Libertadora cuando el general Pedro Eugenio Aramburu fue Presidente Provisional.

En diciembre de 1955 los democristianos realizaron una convención nacional en Córdoba en la que fue elegido como primer presidente el Dr. José Antonio Allende y estaba integrada por Lucas Ayarragaray (h), Manuel Vicente Ordóñez, Juan T. Lewis, Francisco Cerro, Juan C. Ricci, Ricardo Dussel, José A. Millán, Angélica Felisa Fuselli, Carlos Imbaud y Guillermo López.[55] Al mismo tiempo emitió una declaración de principios, dio a conocer un programa y redactó una carta orgánica federalista, de centro.

Elecciones para Convencionales Constituyentes (1957)

El 27 de abril de 1956 el presidente de facto Pedro Eugenio Aramburu dictó una proclama declarando nula la reforma constitucional de 1949, e imponiendo la Constitución de 1853 con las reformas de 1860, 1866 y 1898. El argumento que el general Aramburu utilizó es que la reforma de 1949 posibilitaba que el Presidente fuera reelecto indefinidamente. Y el 12 de abril de 1957, por Decreto 3838/57, el gobierno militar decidió declarar la necesidad de una reforma constitucional y convocar a elecciones para conformar una Convención Constituyente y le impone un lapso sorprendentemente breve, que no puede superar los 45 días, con caducidad automática. La representación se establecería proporcionalmente.[89]

En los comicios del 27 de junio de 1957 para integrar la Convención Constituyente de 1957, que debía reformar la Constitución de 1853, el PDC obtuvo 420.606 votos (4,83%)[53]

También fue candidato a constituyente en 1957 y a gobernador tiempo después el importante jurista cordobés Pedro José Frías (1919-2011), profundo conocedor de la cultura nacional argentina.[91]

En la misma época existió otro partido con basamentos cristianos, distinto PDC, que conformó la Unión Federal que fue muy importante pero que nunca se integraron como grupo demócrata cristiano por ser nacionalista. Uno de sus referentes fueron el constituyente Enrique Ariotti y el dirigente cordobés Enrique Herrera.[92]

Reconciliación con el peronismo proscripto (1958)

Con motivo de las elecciones presidenciales de 1958, el PDC convocó a la Convención Nacional con el fin de elegir la fórmula presidencial. Hubo dos líneas: "Unidad y Avanzada", que sostenía las candidaturas de Lucas Ayarragaray h. que representaba a los sectores democristianos de centroderecha y Horacio Sueldo que representaba los sectores del partido de centroizquierda; y "Acción e Interior" que apoyaba las candidaturas de Manuel Vicente Ordóñez y M. A. Nessa Boeri, que respondían al sector del partido que adhería ciertos a los principios del liberalismo económico. En la votación se impuso "Unidad y Avanzada" y los candidatos a Presidente y Vicepresidente fueron los arriba citados respectivamente.

Posteriormente Horacio Sueldo acercó al peronismo proscripto. Cabe tener en cuenta que el peronismo, a diferencia del PDC, es un movimiento político amplio, con gran variedad de tendencias, a veces enfrentadas, al igual que otras ideologías políticas internacionales, como el socialismo, el liberalismo, el comunismo, el nacionalismo, el anarquismo o la democracia cristiana, u otras ideologías políticas nacionales, como el radicalismo.

Y con el fin de obtener el voto peronista Horacio Sueldo renunciando a su candidatura ofreció a un dirigente obrero peronista el cargo de Vicepresidente. Esto provocó una crisis interna en el partido. Como consecuencia, una de las fuerzas militares gobernantes vetó la inclusión de peronistas.[93]

Horacio Sueldo ( 1923- 2016) llevó a la Democracia Cristiana a una reconciliación y alianza con el Justicialismo[94]

En las elecciones generales del 23 de febrero de 1958 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 285.650 votos (3,14%).[90] Ganó Arturo Frondizi, con el apoyo y convenio secreto con Perón (puesto que el peronismo estaba proscripto).

A partir de 1959, después del Concilio Vaticano II, que fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX, y en plena Guerra Fría, la Corriente Revolucionaria de la Teología de la Liberación influyó fuertemente la política del PDC, al igual que en el resto de Latinoamérica, por lo que muchos miembros del PDC y del catolicismo argentino se alinearon al tercermundismo. Este período posconciliar fue una época de crisis en la que miles de sacerdotes católicos abandonaron el ministerio, entre ellos alrededor de 8.000 jesuitas.[95]

Fue durante el gobierno de Arturo Frondizi ( 1958- 1962) que se acentuaron las diferencias internas en el partido que evidenciaron profundas discrepancias doctrinarias. Esto motivó la realización de una Convención Nacional que sesionó en Córdoba los días 20, 21 y 22 de febrero de 1959. De ésta surgió una Junta Transitoria presidida por Lucas Ayarragaray h. y el debate ideológico se suspendió por seis meses. Cumplido el plazo, se realizó otra en Bahía Blanca, que eligió una Junta definitiva integrada por: Guillermo Fernández Gil (presidente) y José M. Holgado, Salvador Busacca, José Antonio Allende, Horacio Peña, Luis Morea, Teodosio Pizarro, Julio Álvarez, Ricardo Alcácer, Francisco Ramos Mejía y Marta Aldonado.[36]

Junto con la elección de la Junta se definió la línea política en el marco del reformismo progresista, pudiendo considerarse en el sentido de centroizquierda en el espectro político, proponía, al igual que la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) dirigida por Frondizi y una estrategia de alianza y democratización del peronismo en oposición a los sectores democristianos de centro-derecha que seguían siendo antiperonistas.

Fue entonces cuando los democristianos antiperonistas se alejaron del PDC ingresando a otros partidos políticos como la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) dirigida por Balbín que proponía una estrategia de prohibición y represión del peronismo, o abandonando la actividad política.[96]

Luego de la definición ideológica del PDC, ésta comenzó a competir con la UCRI (radicales frondicistas) por los votos vacantes el peronismo proscripto de presentar sus propios candidatos a cargos electivos con el objetivo de ingresar a nuevos adherentes, darle una mayor dinámica y convertirla en una fuerza de peso político nacional. También proponía alianzas políticas con otras fuerzas populares, nacionalistas y democráticas que se opusieran al liberalismo, al marxismo y a todos los extremismos. Esta línea fue liderada por Horacio Sueldo, seguido por José Antonio Allende, Enrique De Vedia, G. Fernández Gil, Francisco Cerro, Eduardo Elías Traboulsi, Arturo Ponsati, Angel Manzur, R. Parera, J. Torres Bas, entre otros dirigentes.[36]

En esta línea, se puede ver en la declaración del partido luego de la escisión de los sectores democristianos antiperonistas:

..."En el panorama de desorden institucional, inmoralidad pública, y escepticismo político que vive la Argentina, la nota dominante está dada por la crisis económica, el progresivo descenso del nivel de vida que ha llegado a límites de insuficiencia humana general..., puso énfasis en la necesidad de la plena vigencia de la democracia y sus instituciones sin proscripciones y en el reintegro a la vida política del país del peronismo"

Durante al gobierno de Frondizi el PDC se opuso fuertemente a sus políticas económicas liberales y a su Ministro de Economía, Álvaro Alsogaray.[ cita requerida]

Libertad para crear universidades privadas

Protesta obrero-estudiantil Laica o Libre.

Durante la Revolución Libertadora, siendo Manuel Vicente Ordóñez miembro de la Junta Consultiva Nacional,[37] el político demócrata cristiano Atilio Dell'Oro Maini que participó como ministro de Educación de los Presidentes de facto Eduardo Lonardi y Pedro Eugenio Aramburu. El 22 de diciembre de 1955 El Dr. Atilio Dell'Oro Maini promovió el decreto-ley 6.403, que permitió la creación de universidades privadas con capacidad para entregar títulos y diplomas académicos consagrando la autonomía universitaria. Gracias a estas gestiones, el 8 de junio de 1956 fue creada la Universidad Católica de Córdoba entre otras instituciones educativas superiores privadas.

Frondizi (tercero desde el fondo, en primera línea) observa desde el balcón de la Casa Rosada una manifestación laicista contra la enseñanza libre (agosto de 1958).

Pero durante el gobierno del Presidente constitucional Arturo Frondizi, en el año 1958, hubo un movimiento creado a partir de la sanción de dos grandes leyes sancionadas durante ese gobierno: la aprobación del Estatuto del Docente y la que habilitó a las universidades privadas a emitir títulos profesionales. Fue sin dudas esta última la que motivó una gran protesta estudiantil conocida como " Laica o libre".

La abolición del monopolio estatal sobre la educación universitaria era una aspiración histórica principalmente de la Iglesia Católica, institución que había fundado las primeras universidades del país, luego expropiadas. Un antecedente claro en este respecto es José Manuel Estrada.[97]

El movimiento estudiantil organizado en la Federación Universitaria Argentina (FUA) se opuso de inmediato a la habilitación de las universidades privadas y organizó un plan de movilizaciones con apoyo de los sindicatos, los estudiantes secundarios y los partidos políticos de oposición, bajo el lema de "laica o libre", una de las movilizaciones más grandes de la historia del movimiento estudiantil argentino. Estos estudiantes defendían la bandera de la "enseñanza laica" (opuesta al proyecto de ley frondicista), mientras que el gobierno, los radicales frondicistas, demócrata-cristianos, los nacionalistas católicos, peronistas aliados y la jerarquía de la Iglesia Católica, defendían la bandera de la "enseñanza libre".[98]

El 28 de agosto de 1958, los siete rectores de las siete universidades nacionales (entre ellos José Peco, Josué Gollán, Oberdán Caletti y el hermano del presidente de la Nación, Risieri Frondizi) pidieron al Poder Ejecutivo Nacional la no concertación del decreto para universidades privadas, argumentando que era «para que no se viera alterada la vida institucional y académica del país». Casi simultáneamente comenzaron las manifestaciones y actos de protesta laicistas, que primero se hicieron dentro de las facultades, y después se trasladaron a las calles. Para los llamados "laicos", Frondizi era un instrumento de la Iglesia: llegaron a prender fuego una efigie del presidente Frondizi cuya figura estaba representada vestida (según el historiador Félix Luna) con una grotesca sotana clerical.[98]

Finalmente, el sector de radicales frondicistas, demócrata-cristianos, nacionalistas católicos y aliados liderado por el Presidente Frondizi logró consagrar la libertad definitiva para crear universidades privadas y la aprobación de esta reforma llevó a que se otorgara personería jurídica a nuevas universidades, como la Universidad Católica Argentina en 1959.[99]

Elecciones de diputados de 1960 y 1962

En las elecciones legislativas de Argentina de 1960 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 344.039 votos (3,88%), ocupando el cuarto lugar después de la UCR del Pueblo, la UCR Intransigente y el Socialismo .[90]

En 1961 nació la Internacional Demócrata Cristiana bajo el nombre de Unión Mundial Demócrata Cristiana, creada por los Nuevos Equipos Internacionales (organización predecesora de la Unión Europea Demócrata Cristiana UEDC), por la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) y por la Unión Demócrata Cristiana de Europa Central (UCDEC).

En las elecciones legislativas del 18 de marzo de 1962 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 169.824 votos (1,9%)[101]

Elección presidencial de 1963

En las elecciones presidenciales de 1963 otra vez con proscripción del peronismo, el PDC quiso dar espacio como candidato a presidente al peronista Raúl Matera que en ese momento representaba al ala izquierda del justicialismo con Horacio Sueldo como candidato a vicepresidente. Sin embargo, Matera es proscripto por el gobierno de José María Guido y la fórmula terminó siendo Horacio Jorge Sueldo-Francisco Cano. En las elecciones generales la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 434.824 votos (4,48%).[102]

Fruto de esa elección, el PDC tuvo dos senadores nacionales: Luis Mauricio Corradi por la Provincia de Santa Cruz y Roberto De Rege por la Provincia de Río Negro[104]

En el año 1965 Arturo Illia convocó a elecciones legislativas eliminando todas las restricciones que pesaban sobre el peronismo en la etapa previa. El peronismo presentó sus propias listas de candidatos y triunfó ampliamente y la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 250.705 votos.[105]

Durante la Revolución Argentina (1966-1973)

El triunfo del peronismo agitó la situación interna de las Fuerzas Armadas y el 28 de junio de 1966 se produjo otro golpe de estado pero esta vez de carácter prolongado llamado la Revolución Argentina en la que gobernaron la Argentina primero una Junta Militar y luego tres Generales: Juan Carlos Onganía (1966-1970), que se había destacado en la defensa del peronismo en el enfrentamiento armado entre azules y colorados, Roberto Marcelo Levingston (1970-1971) y Alejandro Agustín Lanusse (1971-1973), por lo que existe la opinión de que el golpe contó con el beneplácito de Juan Domingo Perón, quien veía en Onganía la oportunidad de vencer a sus históricos adversarios radicales. [106]

La Junta Revolucionaria decretó el cese en sus cargos de los miembros de la Suprema Corte de Justicia, gobernadores e intendentes, la disolución del Congreso Nacional, los partidos políticos y las legislaturas provinciales y el reemplazo de la Constitución Nacional por el Estatuto de la Revolución Argentina. E inspirados en los militares que habían derrocado a João Goulart en 1964, dispuso que la gestión de las políticas estuviera a cargo de “técnicos” especializados en cada área, quienes garantizarían la imparcialidad frente a los distintos intereses sectoriales, por lo que la base política que acompañó a la Revolución fue heterogénea pues confluyeron liberales, nacionalistas, sindicalistas, socialcristianos, tecnócratas y desarrollistas.[106]

Aunque el PDC no estuvo entre los sectores que trabajaron por la caída del gobierno de Illía, durante el gobierno de Juan Carlos Onganía varios de sus dirigentes pasaron a ser funcionarios de la Revolución Argentina pero a título personal como por ejemplo el Ministro de Economía Jorge Néstor Salimei.

Para resolver cuál sería la posición oficial del partido se realizó una Convención Nacional en Río Ceballos, Provincia de Córdoba, en marzo de 1967, luego de que Salimei fuera reemplazado por el economista liberal Adalbert Krieger Vasena. La postura mayoritaria fue crítica a lo actuado por la dictadura, por lo que se resolvió no colaborar con la misma.[93]

En 1972 el gobierno militar convocó a elecciones generales ante las exigencias de los ilegalizados partidos políticos, ya durante el gobierno del general (R) Roberto Levingston, habían confeccionado y consensuado por su parte el documento La Hora del Pueblo donde se proponía la salida electoral sin proscripciones.[107]

División del partido en dos facciones

Dentro de ese períodos las dos fracciones que se reconocían demócrata cristianas y posteriormente se unieron tenían muchos diputados, senadores y autoridades.

Integración Congreso Nacional (1973-1976)

En las elecciones presidenciales de marzo de 1973, convocadas durante el gobierno de facto del General Alejandro Agustín Lanusse dieron el triunfo al peronismo, las fuerzas democristianas se agruparon en dos fracciones:

1) El Partido Popular Cristiano (PPC) de José Antonio Allende, formó parte del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) que ganó las elecciones y puso en el poder al Movimiento Peronista, que había sido proscripto desde la Revolución Libertadora. En este sector se destacaron José Antonio Allende, Salvador Busacca, Carlos Auyero, Augusto Conte, Jorge Nelson Gualco (por segunda vez), Angel Bruno, Alberto Aramouni, González, entre otros.[104]

2) El Partido Revolucionario Cristiano (PRC) de Horacio Sueldo, que se negó a tal entendimiento, acercándose al Partido Intransigente (PI), continuador político y jurídico de la Unión Cívica Radical Intransigente, y conformando la Alianza Popular Revolucionaria (APR) (un frente electoral de izquierda y centro-izquierda), presentando a Oscar Alende (PI) como candidato a presidente, acompañado por Horacio Sueldo (PRC) para la vicepresidencia,[109]

Durante el período 1973 - 1976, el PDC logró tener representación parlamentaria nacional y fuerte injerencia en los asuntos políticos del momento. Era por entonces la 5° fuerza política del país.[55]

En el retorno a la democracia del periodo 1973 - 1976 se dio paso al incremento de la violencia terrorista, política y la polarización de la sociedad. Y después de 632 días de sangre y caos en los que fue presidenta Isabel Perón vino el último golpe de estado argentino en 1976.[110]

Durante el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983)

El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas Argentinas asumieron el poder, caducaron los mandatos políticos, se disolvió el Congreso nacional y se removieron a los Miembros de la Corte Suprema.[111]

El Decreto N°6 de la junta Militar del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional suspendió “la actividad política y de los partidos políticos, en jurisdicción nacional, provincial y municipal” y la Ley N°. 21.261 dispuso ‘transitoriamente” la suspensión del “ derecho de huelga, como así también el de toda otra medida de fuerza, paro, interrupción o disminución del trabajo o su desempeño en condiciones que de cualquier manera puedan afectar la producción, tanto por parte de trabajadores como de empresarios y de sus respectivas asociaciones u organizaciones”.[112]

Reconciliación de facciones y giro a la centroizquierda (1983-2008)

En 1983 Bignone, el último líder de la Junta Militar del Proceso de Reorganización Nacional, se vio obligado a llamar a elecciones por las crecientes protestas sociales, la presión internacional por las violaciones a los derechos humanos, y la derrota en la guerra de las Malvinas

En este contexto, el partido luego de varios encuentros donde tuvo una activa participación Monseñor Osvaldo F. Musto, se reunificó siendo el ejemplo del primer partido político dividido y vuelto a unir.

En las elecciones presidenciales de 1983 la DC presentó la fórmula Francisco Cerro - Arturo Ponsati levantando las banderas de la indisolubilidad del vínculo matrimonial y la defensa de los derechos humanos sólo obtuvo 46.544 votos.[90]

El 30 de octubre de 1983 Raúl Alfonsín venció con el 52 % de los votos provocando la primera derrota electoral del peronismo en la historia.

Movimiento Humanismo y Liberación

Fruto de esa elección fue electo como diputado nacional a Augusto Conte. Conte fue un dirigente del PDC de centro hasta que el 7 de julio de 1976, durante el gobierno del presidente de facto de Argentina Jorge Rafael Videla, desapareció su hijo Augusto María Conte Mac Donell. [114]

Además, línea interna del Partido Demócrata Cristiano llamada "Movimiento Humanismo y Liberación", se adjudicó por amplio margen el triunfo en los comicios porteños tanto para autoridades partidarias y sus candidatos con un perfil político de centroizquierda, enfrentándose a otras líneas internas encabezadas una por Carlos Eroles, otra por Alberto Aguirrezábal y la tercera por Inés Migliorini junto con Félix Busacca.[115]

A partir de 1983 Carlos Auyero se convirtió en líder del PDC y ayudó a crear el Frente Renovador Justicialista con los peronistas que impulsó a Antonio Cafiero a la gobernación de la provincia de Buenos Aires.[116]

En las elecciones legislativas de 1985 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 65.878 votos.[104]

Oposición a Alfonsín

El 15 de diciembre de 1983, con el objetivo de esclarecer los hechos relacionados con la desaparición de personas, el Presidente Alfonsín dispuso la creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) designando él mismo a sus integrantes.

Ese mismo día, un grupo de parlamentados encabezados por Augusto Conte hicieron una propuesta que no prosperó en la que pedían la creación de una Comisión Investigadora Bicameral en el Congreso Nacional integrada por diez diputados que invitaban a los senadores que se sumasen a la iniciativa para que investigase exhaustivamente y con neutralidad las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del gobierno de las Fuerzas Armadas.[120]

Bajo el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989), las relaciones entre el poder político y los demócrata-cristianos fueron ásperas, en tanto el primero impulsó el Segundo Congreso Pedagógico Nacional, la Ley del Divorcio sancionada el 3 de junio de 1987 y el Programa Nacional de Democratización de la Cultura.

Debate sobre el divorcio vincular

En 1984 Argentina era uno de los pocos países en el mundo en el que no existía el derecho al divorcio vincular; en ese momento existían 3.000.000 de personas, un 10% de la población, separadas de hecho, inhabilitadas para volver a casarse legalmente.

Bajo el gobierno de Alfonsín fue presentado nuevamente un proyecto de ley de divorcio vincular, que fue sancionado como Ley 23.515 del 8 de junio de 1987 a pesar de una fuerte presión ejercida por la Iglesia Católica, incluso recurriendo a manifestaciones públicas, que no resultaron convocantes. La Iglesia presionó entonces al presidente Alfonsín para que vetara la ley, pero ello no sucedió.[121]

Los demócrata-cristianos, que mantuvieron siempre una tirante relación con el presidente Alfonsín en temas relacionados a los valores cristianos, se mostraron divididos frente a la ley de divorcio. El sector más conservador, encabezado por el entonces obispo de Mercedes (Buenos Aires), Emilio Ogñénovich, organizó una procesión a Plaza de Mayo encabezada por la Virgen de Luján. Ante la escasa cantidad de asistentes, Ogñenovich acusó a los obispos ausentes de haber traicionado el compromiso.[122]

Triunfo en el Segundo Congreso Pedagógico Nacional

En 1984, por la ley N° 23.114, el gobierno radical de Raúl Alfonsín convocó a un Congreso Pedagógico Nacional supuestamente para atender las deficiencias del sistema educativo pero con el fin de definir si la Educación Pública debía ser Estatal o no Estatal, de lo que dependería si los colegios privados seguirían recibiendo apoyo económico del Estado y si los padres de ingresos medios y bajos podrían elegir el tipo de educación para sus hijos en escuelas de gestión privada.

La Democracia Cristiana en la propuesta educativa de su plataforma electoral de 1983 y otros trabajos había dado a conocer un documento elaborado teniendo en cuenta los trabajos de su equipo de educación proponiendo el Modelo Social de Desarrollo, una política educativa democrática, entendiendo “que toda educación es pública, fruto del esfuerzo conjunto de la iniciativa estatal y privada”, por lo que durante los debates del Congreso Pedagógico Nacional de 1984 colaboró en lograr consensos respecto del lugar de la iniciativa privada y logrando que se aceptara que el Sistema Educativo Argentino sea uno, integrado por la escuela oficial y la escuela no oficial. Una Escuela Pública de gestión oficial y de Escuela Pública de gestión privada, considerando a ambas como un servicio abierto a la comunidad.[123]

Cabe tener en cuenta que en la Argentina viene de lejos la antinomia educación (o enseñanza o escuela) pública—educación privada. Y durante aquel Congreso pedagógico se enfrentaron dos enfoques respecto de la misma.

Raúl Alfonsín confió la organización del congreso a su equipo educativo, encabezado en 1984 por el ministro Carlos Alconada Aramburú, y el diputado Adolfo Stubrin, ambos con enfoques estatistas.

El Enfoque Estatista era impulsado por radicales y comunistas; y el enfoque no estatista, que finalmente fue el que triunfó, fue defendido por la Conferencia Episcopal Argentina, el Partido Demócrata Cristiano, el Partido Justicialista, la Unión del Centro Democrático, el Movimiento de Integración y Desarrollo y una enorme movilización de padres de familia que tenían a sus hijos en colegios privados. En aquella convocatoria llegaron a participar 400.000 personas.

La asamblea nacional se realizó en Embalse de Río Tercero (Provincia de Córdoba), en marzo de 1988 y triunfó el enfoque no estatista. A partir de entonces, el sistema educativo en la Argentina es de Educación Pública (de Gestión Estatal o de Gestión Privada).[124]

Apoyo a Alfonsín durante el alzamiento carapintada

Durante el primer alzamiento carapintada en la Pascua de 1987 en protesta contra las acciones judiciales realizadas contra los responsables de los delitos y violaciones a los derechos humanos cometidos durante el Proceso de Reorganización Nacional.[125]

El PDC suscribió junto con otros de los principales partidos del país - UCR, PJ, UCD, PI, PC y PS- suscribieron el «Acta de Compromiso Democrático», oponiéndose a la actitud de los militares pero reconociendo varios grados de responsabilidad en la represión. Este último punto llevó a algunas fuerzas de izquierda -el MAS, el PCR, el PO, y las Madres de Plaza de Mayo- a distanciarse del grupo de los firmantes. Manifestaciones populares se hicieron presentes en Campo de Mayo y la Plaza de Mayo, exigiendo la rendición de los sublevados. Imposibilitado de reprimir y ante situaciones poco claras Alfonsín marchó a Campo de Mayo para exigir la rendición, en lo que se le cuestionaría como una debilidad política. A su regreso, desde el balcón de la Casa Rosada, anunciaría la capitulación de los amotinados.

A causa de este primer alzamiento carapintada,[126] y se basaba en la promesa electoral de campaña de 1983 de los tres niveles de responsabilidad. Los juicios prosiguieron durante el período del Dr. Alfonsín. Los cuadros superiores de las Fuerzas Armadas y algunos subalternos siguieron presos.

Nueva fractura en el PDC y encogimiento del electorado del partido

En las elecciones legislativas de 1987 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 37.501 votos.[90]

En las elecciones presidenciales de 1989 integró la alianza Frente Justicialista Popular en conjunto con el justicialismo, el MID, el MOPALI y otros partidos. La fórmula Menem- Duhalde triunfó pero significó una nueva fractura en el PDC, cuyo presidente Carlos Auyero se retiró de esa fuerza junto con un nutrido grupo de dirigentes y militantes de su sector interno Humanismo y Liberación, entre los que estaba Gabriela Michetti,[127] para dar origen a lo que luego sería el Frente Grande, con Carlos "Chacho" Álvarez.

Fruto de esa alianza algunos democrata-cristianos volvieron al Congreso, como el Dr. Jorge Horacio Gentile que fue Diputado de la Nación por la Provincia de Córdoba entre del 1989 al 1991.[128]

Al poco tiempo, también en 1989, el PDC abandonó la alianza con Carlos Menem y fue en aquel entonces, cuando el PDC expulsó a Erman González de sus filas y canceló la ficha de su secretario de Defensa, Francisco Cerro, no bien asumieron sus cargos en el gobierno de Carlos Menem[129]

En las elecciones legislativas de 1991 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 52.586 votos.[117]

En las elecciones legislativas de 1993 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 20.267 votos.[117]

En las elecciones legislativas de 1995 la fórmula Demócrata Cristiana obtuvo 2.225 votos.[117]

Alianzas electorales con el FrePaSo

En las elecciones presidenciales de 1995 apoyó la fórmula de izquierda y centroizquierda del FrePaSo integrada por Bordón- Álvarez que perdió las elecciones.[130]

De 1997 a 2001 la Democracia Cristiana contó con un solo Diputado Nacional, el doctor José Luis Lanza, por el distrito Capital Federal.[131]

En las elecciones presidenciales de 1999, a través del FrePaSo, integró la Alianza, que ganó las elecciones con la fórmula Fernando de la Rúa- Álvarez obteniendo el 48,37% de los votos.[132]

El 22 de noviembre del 2000 la Democracia Cristiana abandonó la Alianza "Por su inexistencia como espacio político de participación e incumplimiento del programa de gobierno".[133]

En las elecciones presidenciales de 2003 fue la última elección presidencial que la DC participó con su Lista N° 5: bajo la fórmula Manuel Herrera - Eduardo Cúneo obtuvo 47.749 votos.[53]

Apoyo inicial al kirchnerismo

A partir del 2003 el Partido Demócrata Cristiano formó parte del Frente para la Victoria.

De 2003 a 2005, el presidente nacional de la Democracia Cristiana fue el ingeniero Roberto Meyer, concejal por la DC en la Ciudad de Resistencia, Provincia del Chaco, en reemplazo del correntino Esio Ariel Silveira.[136]

En las elecciones legislativas de 2005 el partido formó parte del Frente para la Victoria a travez del cual ingresó Ernesto Segundo López como Diputado Nacional por la Provincia de San Juan.[104]

En las elecciones presidenciales de 2007 el PDC participó del apoyo a la fórmula presidencial encabezada por Cristina Fernández de Kirchner y Julio César Cobos en forma indirecta. Su participación habría sido acordada dentro de lo que se denominó Frente Cívico para la Concertación Plural, o sólo "Concertación Plural", que lideraba Julio C. Cobos y luego del cierre de inscripción de frentes y alianzas la Democracia Cristiana tomó conocimiento de haber quedado fuera por decisión de Néstor C. Kirchner que obligó a la Concertación Plural a sumarse como un partido más dentro del Frente para la Victoria, espacio éste que quedó como único frente político electoral que llevaba la fórmula presidencial Cristina Fernández de Kirchner y Julio César Cobos, lo que generó que al sancionarse la Ley 26571 la Democracia Cristiana perdiera sus personerías en la mayoría de los distritos electorales por no haber alcanzado el porcentaje de votos exigidos por la nueva ley, más restrictiva.[137]

Alejamiento del kirchnerismo y vuelta a la línea de centro político

En el marco de la crisis económica de 2008-2014, originada entre otros motivos por una crisis alimentaria mundial, el 11 de marzo de 2008 el gobierno de Cristina Kirchner tomó la decisión de incrementar las retenciones a las exportaciones de soja y girasol y establecer un sistema móvil para éstas, mediante una resolución Nº125/08 del Ministerio de Economía y Producción. Esta medida desencadenó un extenso conflicto con el sector agropecuario que finalizó cuando el Congreso no la ratificó, fue acusada por el campo de confiscatoria, de atentar contra el ingreso y no sobre la renta por tanto de regresiva, y de desvirtuar y destruir los mercados de granos.[140]

También en 2008 el PDC participó del Foro en Defensa de lo Público que lanzó Aníbal Ibarra en oposición a las políticas de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, junto con dirigentes políticos de distintos partidos políticos.[141]

Por otra parte, el 2 de diciembre de 2009 tras la sanción de una ley de reforma política impulsada por el gobierno, perdió la personería en 12 provincias, junto a otros 149 partidos.[143]

Por estas cuestiones principalmente, a partir de 2010 se produjo un quiebre con el progresismo argentino y en especial con kirchnerismo después de la adhesión del PDC a una manifestación acaecida el 13 de julio frente al Congreso de la Nación Argentina contra el matrimonio entre personas del mismo sexo impulsado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y apoyado por otras fuerzas políticas,[146]

El partido también se opuso a varias propuestas del gobierno nacional, como la despenalización del aborto,[153]

Durante las elecciones presidenciales de 2011 el PDC a nivel nacional apoyó la candidatura de Eduardo Duhalde,[154] enfrentado al kirchnerismo, quien se posicionó en cuarto lugar con apenas el 5,86% de los votos.

Pese al alejamiento del kirchnerismo del partido a nivel nacional, como en el Distrito Provincia de Corrientes del PDC se presentó aliado con el Frente para la Victoria en las elecciones legislativas de 2011 postulando como diputado nacional suplente ingresó dentro de ese frente el Dr. Juan Fernando Marcópulos[155]

En diciembre de 2011 el dirigente cordobés Juan Fernando Brügge, de tendencia centrista[156]

En la ciudad de Buenos Aires, durante las elecciones legislativas de 2013 el partido presentó a Carlos Lionel Traboulsi como primer candidato a legislador[157] pero no obtuvo la cantidad de sufragios necesaria para acceder a la banca de legislador por la ciudad.

Other Languages