Partido Comunista de España (marxista-leninista)

Partido Comunista de España (marxista-leninista)
Fundación noviembre de 1964 [1]
Disolución 1992
Ideología Marxismo-leninismo
Estalinismo
Republicanismo
Federalismo
Posición Extrema izquierda
Miembro de Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP)
Convención Republicana de los Pueblos de España
Sede Tirana [2]
Madrid
País España
Organización
juvenil
Juventud Comunista de España (marxista-leninista)
Congreso ( 1979- 1989)
0 / 350
Publicación Vanguardia Obrera
1 Escisión del PCE.
2 Hasta su legalización en 1981
[ editar datos en Wikidata]

El Partido Comunista de España (marxista-leninista), también conocido por sus siglas PCE (m-l), es un partido político español de ideología comunista estalinista[2] surgido en 1964 de una escisión en el Partido Comunista de España (PCE). Se enfrentó a la dictadura del general Franco y fue el principal impulsor del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), una organización conocida por haber asesinado a varios policías en los últimos años de la dictadura. Se opuso frontalmente a la reforma promovida por Adolfo Suárez y se excluyó del consenso alcanzado entre las principales fuerzas políticas durante la Transición. Tras la instauración de un régimen parlamentario y la aprobación de la amnistía, abandonó sus métodos violentos y fue legalizado en 1981. Su escaso éxito político le impulsó a autodisolverse en 1992.

En 2006 fue fundado un nuevo partido que retomó la misma denominación del anterior y que reivindica su pasado, si bien no hay constancia de que haya tenido relevancia alguna en la vida política española.

Antecedentes

La oposición al proceso de desestalinización emprendido por Jrushchov fue uno de los principales motivos de la fundación del PCE (m-l)

En 1953 falleció Iósif Stalin y finalizó un ciclo en la Unión Soviética (URSS) y en el movimiento comunista. En 1956 el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) celebró su XX Congreso que condenó tanto la política de terror como la de culto a la personalidad de Stalin. A este cambio se sumó la política de « coexistencia pacífica» defendida en el plano internacional por el nuevo líder soviético Nikita Jrushchov. Todo ello produjo la aparición de importantes divergencias acerca de los métodos que se debían utilizar para alcanzar el socialismo y el fin de la hegemonía que el PCUS había venido manteniendo sobre los partidos comunistas de todo el mundo. Las diferencias ideológicas originadas por este proceso de desestalinización produjeron un enfrentamiento entre el PCUS y el Partido Comunista de China (PCCh) —apoyado por el Partido del Trabajo de Albania—, pues Mao Zedong seguía reivindicando la obra política de Stalin. Sin embargo, la disputa ideológica encubría la existencia de otra rivalidad basada en la defensa de intereses puramente nacionales entre la República Popular China y la URSS. La crisis se hizo patente en 1960, pero estalló definitivamente en 1962, con la retirada de los expertos soviéticos de China.[4]

Como consecuencia, desde 1963 se produjeron diversas escisiones en los partidos comunistas europeos y americanos, dando lugar a la aparición de diversos partidos que decían defender las esencias del marxismo-leninismo y que obtenían apoyo financiero de China y Albania. El primero de ellos fue el Partido Marxista-Leninista de Bélgica.[5]

En España, el Partido Comunista de España (PCE) se mostró totalmente fiel al PCUS. En el plano interno, el partido defendió desde 1956 la llamada « política de reconciliación nacional», que había supuesto el abandono de la vía armada para derribar la dictadura del general Franco y la adopción de métodos pacíficos. Desde 1963, varios sectores disconformes comenzaron a abandonar el PCE y a mantener contactos tanto con el partido belga como con diversas legaciones diplomáticas chinas.[6]

Por estos motivos, a lo largo de 1963 y1964 se fueron formando en el interior y en el entorno del PCE varios pequeños grupos disidentes que se movían en torno a cuatro publicaciones: a principios de 1963 se imprimió en Madrid el único número de El Proletario, en el que estaban Lorenzo Peña y Francisco Sandoval; ligeramente posterior fue el también clandestino Mundo Obrero Revolucionario, en el que trabajaba el militante conocido como «Suré», que había sido comisario político durante la guerra civil; La Chispa se calificaba como el portavoz de la Oposición revolucionaria del PCE y contaba con Elena Odena; finalmente, en Colombia se publicaba mensualmente España Democrática, con el veterano militante comunista Paulino García Moya, quien había sido miembro de la unidad miliciana del PCE conocida como « Quinto Regimiento».[7]

Other Languages