Partido Comunista Portugués

Partido Comunista Português
Partido Comunista Portugués
Logopcp.gif
Secretario/a general Jerónimo de Sousa
Fundación 1921
Ideología Comunismo
Marxismo-leninismo
Sede R. Soeiro Pereira Gomes, nº 3, 1600 - 196 ( Lisboa)
País Bandera de Portugal  Portugal
Organización
juvenil
Juventud Comunista Portuguesa (JCP)
Afiliación internacional Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO)
Afiliación europea Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL)
Concejales
174 / 2078
Parlamentos regionales
2 / 104
Asamblea de la República [1]
17 / 230
Eurodiputados
2 / 22
Publicación Avante!
O Militante
Sitio web www.pcp.pt
Integrado en la coalición Coalición Democrática Unitaria (CDU) desde 1987.
[ editar datos en Wikidata]

El Partido Comunista Portugués (PCP) es uno de los principales partidos políticos de Portugal, fundado en 1921 como sección portuguesa de la Internacional Comunista.

El PCP jugó el papel más importante en la oposición al régimen fascista de António de Oliveira Salazar, siendo brutalmente reprimido durante los 48 años de permanencia en la clandestinidad. Después de ser uno de los partidos más influyentes después de la Revolución de los Claveles, principalmente entre la clase trabajadora, vio reducida su influencia tras la caída de la Unión Soviética y el llamado Bloque del Este en 1991. Aun así, mantiene un gran arraigo y popularidad en amplios sectores de la sociedad portuguesa, como en las zonas rurales del Alentejo, Ribatejo y en los cinturones industriales de Lisboa y Setúbal. Además, conserva una gran influencia sobre la primera central sindical del país, la Confederación General de los Trabajadores Portugueses (CGTP).

Historia

Orígenes y fundación del PCP

El Partido Comunista Portugués fue fundado el 6 de marzo de 1921.

Al acabar la Primera Guerra Mundial, Portugal cayó en una seria crisis económica, motivada en parte por la participación portuguesa en el conflicto junto a los Aliados. Dicha participación creó una gran subida de la inflación y del desempleo. La clase obrera portuguesa respondió a esta situación con una oleada de huelgas, convocadas por la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), la primera organización obrera de aquella época en Portugal. Debido a estas huelgas, los trabajadores consiguieron algunos de sus más ansiados objetivos, el principal de ellos el reconocimiento de la jornada laboral de 8 horas diarias.

En septiembre de 1919 fue fundada la primera confederación sindical de la Historia de Portugal, la Confederación General del Trabajo (CGT), que llegó a los 100.000 afiliados en pocos meses. El creciente poder de la clase obrera y la popularidad de la Revolución de Octubre en Rusia llevaron a la fundación de la Federación Maximalista Portuguesa (FMP) en 1919, con el objetivo de difundir las ideas marxistas y los objetivos revolucionarios entre los trabajadores portugueses. La FMP comenzó publicando el periódico Bandeira Vermelha (Bandera Roja), con una gran difusión.

Conscientes de la necesidad de crear una "vanguardia de los trabajadores" con el objetivo de la toma del poder, los miembros de la FMP, después de diversos actos en los sindicatos y con la ayuda de la Internacional Comunista, crearon el Partido Comunista Portugués (PCP) en 1921.

A diferencia de la mayoría de partidos comunistas fundados en la misma época por toda Europa, el PCP no surge a través de una escisión de un Partido Socialista o Socialdemócrata, sino a partir de las filas del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario. Estas dos corrientes eran en esa época los elementos más activos del movimiento obrero portugués.

El PCP abrió su primera sede en la calle Arco do Marquês do Alegrete, en Lisboa. Ese mismo año, en 1921, abrió sedes en otras ciudades portuguesas como Oporto, Évora y Beja. Siete meses después de su fundación, el primer número de O Comunista (El Comunista) fue publicado como órgano oficial del PCP.

El I Congreso del PCP tuvo lugar en noviembre de 1923 en Lisboa, siendo elegido Carlos Rates como su primer secretario general. Al Congreso acudieron alrededor de un centenar de militantes del PCP, quienes reafirmaron su solidaridad con la Unión Soviética y la necesidad de la toma del poder por parte de la clase obrera en Portugal.

La ilegalización del Partido y la larga lucha antifascista

Después del golpe de Estado militar del 28 de mayo de 1926 el PCP fue ilegalizado, lo que le llevó a mantener su actividad en la clandestinidad. Por una coincidencia, el golpe fue perpretado mientras se celebraban las sesiones del II Congreso del PCP, que tuvo que ser interrumpido. En 1927 las principales sedes comunistas estaban clausuradas. En 1929 comenzó a ser reorganizado por Bento Gonçalves, a partir de células clandestinas.

Pegatina del PCP en sus tiempos bajo la clandestinidad.

Después de la subida al poder del régimen pro fascista de António de Oliveira Salazar en 1933, la represión contra el PCP se acentuó. Muchos de sus militantes fueron detenidos, torturados y ejecutados. Muchos otros fueron enviados a campos de concentración en Cabo Verde, incluyendo al propio Bento Gonçalves, que falleció allí. En 1943, después del proceso conocido como la Reorganización de los 40, el PCP celebró su III Congreso, asumiendo que se uniría con todos aquellos grupos que luchasen contra el fascismo.

Previamente, en 1938, el PCP fue expulsado de la Internacional Comunista bajo acusaciones de "falta de actividad" y "uso personal de fondos de la Internacional". El documento de expulsión, firmado por Georgi Dimitrov, se enmarca realmente en las purgas internas realizadas por Stalin dentro del movimiento comunista, quien finalmente terminaría por disolver la Komintern en 1943 como gesto de buena voluntad hacia sus aliados occidentales.

En el IV Congreso del PCP, celebrado en 1946, se defendió "la lucha de masas popular como única vía para el derrocamiento del régimen fascista" y se instituyeron las políticas a seguir para liderar ese movimiento. Durante el V Congreso del PCP se elaboró una política sobre el colonialismo, defendiendo el derecho de cada pueblo a la autodeterminación y dejando claro su apoyo a los movimientos de liberación nacional de las colonias portuguesas: el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), el FRELIMO de Mozambique o el PAIGC de Guinea-Bissau y Cabo Verde.

En enero de 1960 un grupo de 10 militantes comunistas se escaparon de la prisión de máxima seguridad de Peniche. Entre los fugados se encontraba Álvaro Cunhal, que sería elegido secretario general tras la muerte de Bento Gonçalves, y Jaime Serra, que formaría parte de un comando militar secreto, la Acción Revolucionaria Armada (ARA), que llevaría a cabo diversas acciones armadas contra la dictadura militar en la década de 1970.

En 1961 comenzó la Guerra Colonial Portuguesa, conocida en Portugal como "Guerra de Ultramar"; primero en Angola, y al año siguiente en Mozambique y Guinea-Bissau. Sería el comienzo de una cruenta guerra de 13 años de duración que sacudiría a la sociedad portuguesa, y que llevaría a miles de portugueses a la emigración en países como Suiza, Francia o Alemania Occidental. El PCP declaró desde el principio su oposición a la guerra y su apoyo a los movimientos de liberación.

En 1962 tuvo lugar la Crisis Académica. El régimen portugués, temeroso de la creciente oposición entre los estudiantes a la dictadura, ilegalizó diversas asociaciones y organizaciones estudiantiles, incluida la más importante de ellas, el Secretariado Nacional de Estudiantes Portugueses (SNEP). La mayoría de los miembros de esta organización eran intelectuales de inspiración más o menos comunista o izquierdista que fueron perseguidos y a los que se les prohibió continuar sus estudios universitarios. Los estudiantes respondieron con movilizaciones que culminaron en una gran manifestación, el 24 de marzo de 1962, en la que la policía reprimió con tal dureza que hubo centenares de heridos. A partir de ese día los estudiantes encabezaron una larga huelga que marcó un punto de inflexión en la lucha contra la dictadura. Después de la Revolución de los Claveles, el 24 de marzo es celebrado en Portugal como Día Nacional de los Estudiantes.

En 1965 se celebró el VI Congreso del PCP. Éste fue uno de los más importantes de su historia, debido a la influencia del documento de Álvaro Cunhal El camino hacia la victoria (Las tareas del Partido en la Revolución Nacional y Democrática). Distribuido entre todos los militantes de base del PCP y entre muchos trabajadores, contenía 8 objetivos fundamentales, entre otros: "el final de los monopolios en la economía", "la reforma agraria y la redistribución de la tierra" y "la democratización del acceso a la cultura y la educación". Estas políticas eran consideradas esenciales por el PCP para hacer de Portugal un país plenamente democrático. Nueve años después, el 25 de abril de 1974, estalló la Revolución de los Claveles, poniendo fin a 48 años de resistencia antifascista y abriendo un nuevo ciclo en la vida del PCP.

La Revolución de los Claveles y la democracia

Seis meses después de la Revolución, el 20 de octubre de 1974, tenía lugar el VII Congreso del PCP, en los que se discutirían las tareas inmediatas y los acontecimientos del Proceso Revolucionario en Curso (PREC) que se daba en Portugal. En ese momento cuenta ya con más de 30.000 militantes.

El 11 de marzo de 1975 los elementos más izquierdistas del Ejército portugués y la movilización de las masas obreras derrotaron un intento de golpe de Estado del ex-presidente António de Spínola. Esto tuvo como resultado un gran giro a la izquierda en la política portuguesa. El gobierno de Vasco Gonçalves, un militar de izquierdas simpatizante del PCP, nacionalizó la banca, los transportes, la industria del acero, las minas y las empresas de comunicaciones, entre otros sectores clave de la economía. Hasta el diario británico The Times, declaró en su portada que "el capitalismo había muerto en Portugal". El PCP apoyó completamente estas medidas y el proceso de reforma agraria en el sur, lo que le llevó a ser la fuerza más apoyada entre los campesinos y a ganar las elecciones en Beja y Évora, con más del 50% de los votos. En pleno auge del proceso revolucionario, el PCP alcanza la cifra de 100.000 afiliados en abril de 1975.

Un año después de la Revolución tuvieron lugar las primeras elecciones democráticas a una Asamblea Constituyente. Su objetivo era redactar una Constitución que sustituyese a la de 1933. El PCP consiguió un 12,5% de los votos y 30 diputados. La Constitución resultante incluyó referencias teóricas al socialismo y a la "sociedad sin clases", con la única oposición del derechista Centro Democrático Social (CDS).

En 1976, tras la aprobación de la Constitución, tuvieron lugar las segundas elecciones democráticas. Los comunistas aumentaron su apoyo hasta el 14,5% y los 40 escaños. Ese mismo año tuvo lugar el primer festival del diario Avante! y el VIII Congreso del PCP, que mantuvo como objetivos principales la lucha gradual por el socialismo y la defensa de las conquistas revolucionarias, como la reforma agraria, frente al gobierno de coalición entre el Partido Socialista (PS) de Mário Soares y el CDS.

En 1979 se celebró el IX Congreso del PCP, que analizó la situación del país tras la Revolución y la necesidad de nacionalizar la economía. Ese mismo año se celebraron nuevas elecciones. El PCP se presentó en coalición con el Movimiento Democrático Portugués (MDP), formando la Alianza Pueblo Unido (APU). Obtuvieron cerca del 19% de los votos y 47 diputados. Estos comicios fueron ganados por la coalición derechista liderada por Francisco Sá Carneiro, que aceleró las políticas conservadoras para desmontar las conquistas más sociales de la Revolución. El PCP, a través del Frente Electoral Pueblo Unido (FEPU), obtuvo importantes victorias en las elecciones municipales.

En 1983, tras la muerte del primer ministro Francisco Sá Carneiro en un accidente de aviación, se convocaron elecciones legislativas. La APU obtuvo el 18,2% de los votos y 44 escaños. Ese mismo año tuvo lugar el X Congreso del PCP. Para este Congreso se alcanzó la cifra de 200.753 afiliados.

En 1986, la victoria del socialista Mario Soares en la primera ronda de las elecciones presidenciales, sobrepasando en votos al candidato comunista Francisco Salgado Zenha, hizo al PCP convocar un Congreso Extraordinario para tomar la decisión de apoyar o no a Soares frente al candidato conservador Diogo Freitas do Amaral. Se decidió el apoyo al candidato del PS, que ganó, gracias a los votos comunistas, por un estrecho margen. En 1987 el gobierno presentó su dimisión, y fueron convocadas nuevas elecciones legislativas. El PCP se presentó en coalición con el Partido Ecologista "Os Verdes" (PEV) e Intervención Democrática (ID), creando la Coalición Democrática Unitaria (CDU). En estos comicios comenzó el declive del voto comunista, bajando al 12,2% y 31 escaños.

Propaganda electoral de la CDU.

En 1988 fue convocado el XII Congreso del PCP, que aprobó un nuevo programa: Portugal, una democracia avanzada para el siglo XXI. Al año siguiente comenzó la grave crisis que culminó con la caída del Muro de Berlín y de la Unión Soviética. Con muchos militantes abandonando el Partido, se convocó de forma extraordinaria el XIII Congreso en 1990, reafirmándose por amplia mayoría (a diferencia de muchos otros Partidos Comunistas europeos) en la "vía revolucionaria al socialismo" y en el marxismo-leninismo.

En las elecciones de 1991 se acentuó el declive del PCP, con sólo el 8,8% de los votos y 17 escaños. Al año siguiente, en 1992, Carlos Carvalhas fue elegido nuevo secretario general en el XIV Congreso del PCP, reemplazando al veterano Álvaro Cunhal. El PCP analizó la situación internacional tras la caída de la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, así como la estrategia a seguir para derrotar al gobierno conservador de Aníbal Cavaco Silva. En 1995 los socialistas ganaron de nuevo las elecciones, mientras la CDU obtuvo el 8,6%. Después de la crisis general vivida en los partidos comunistas tras la caída de la URSS, el PCP mantenía una militancia de alrededor de 140.000 miembros.

Tras una grave crisis interna y malos resultados electorales (en 2002 se bajó al 7% de los votos y 12 escaños), en noviembre de 2004 Jerónimo de Sousa sustituó a Carvalhas como secretario general en el XVII Congreso del PCP, cuyo lema fue Democracia y Socialismo: un futuro para Portugal. El PCP aumentó su presencia en la calle apoyando la huelga general de 2002, participando en las movilizaciones contra la Guerra de Irak y las del movimiento estudiantil, así como reestructuró su organización interna. En 2005 volvió a la tercera posición en las elecciones legislativas, alcanzando el 7,6% de los votos y 14 diputados.

El PCP mantiene su base tradicional de apoyo en el sur de Portugal, especialmente en Setúbal y el Alentejo, en el cinturón industrial de Lisboa, y controla con mayoría absoluta 32 municipios, así como mantiene centenares de concejales por todo el país.

En las elecciones presidenciales celebradas en enero de 2006 la CDU presentó a Jerónimo de Sousa, obteniendo un 8,6% de los votos, doblando los anteriores resultados presidenciales.

A finales de 2008, y tras protagonizar diversas movilizaciones contra la política del gobierno de José Sócrates, el PCP celebró su XVIII Congreso, al que llegó, tras un proceso de clarificación organizativa, con 59.000 militantes. En el mismo fue reelegido Sousa como secretario general por unanimidad. En 2009 la actividad del PCP se concentró en las tres citas electorales del año: las europeas, donde mantuvo sus 2 eurodiputados conquistando un espacio electoral cercano al 11%; las municipales, donde sufrió ligeras pérdidas conservando un 10-11% de votos y las legislativas, en las cuales ascendió en votos y escaños, subiendo a 15 la representación parlamentaria de la CDU. En todas ellas fue protagonista de un notable ascenso de la izquierda anticapitalista portuguesa.

Other Languages