Partido Carlista de Euskalherria (1974)

Partido Carlista de Euskalherria-Euskalherriko Karlista Alderdia
Partido Carlista logo.svg
Secretario/a general José María Porro Sáinz
Fundación 1974 [1]
1977 [1]
2000 [2]
Ideología Socialismo autogestionario
Vasquismo
Foralismo
Confederalismo
Posición Izquierda
Sede Calle Pozoblanco, 15-Bis, 1º Pamplona
País España
Publicación Montejurra
Sitio web www.eka-partidocarlista.com
1 Como federación regional del Partido Carlista (1971)
2 Legalizado como partido independiente[1]
[ editar datos en Wikidata]

El Partido Carlista de Euskalherria-Euskalherriko Karlista Alderdia (EKA), creado en 1974 como Partido Carlista de Euskadi[2] —nombre con el que fue conocido como federación del Partido Carlista (1971) durante la Transición Española— es un partido político vasco soberano con estatutos propios e inscrito en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior desde el año 2000.

Se define así mismo como una federación del partido carlista de cada uno de los cuatro territorios históricos vasco-navarros, Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra.

En el ámbito estatal se encuentra federado junto con otros partidos en el Partido Carlista federal de España (o "las Españas" según la terminología del partido), uno de los partidos que afirman ser herederos del movimiento carlista histórico.

Su publicación oficial se denomina Montejurra, al igual que la montaña del histórico acto carlista que EKA celebra todos los años a principios del mes de mayo.

Tras la asamblea general de octubre de 2008, fueron designados como secretario general José María Porro Sáinz (exmilitante de los Grupos de Acción Carlista y dirigente de la Unión Sindical Obrera), y como secretario de Organización Feliciano Vélez (quien tras las elecciones municipales de 2007, resultó elegido alcalde del municipio navarro de Puente la Reina en las listas de la Agrupación Electoral Puentesina).

Línea ideológica

Sede en Bilbao.

Considera que las políticas "neoliberales" y "neocentralistas" del bipartidismo PP-PSOE son consustanciales al régimen de 1978. Como alternativa defiende una ruptura democrática a través de la apertura de un proceso constituyente desde la movilización social y la diversidad nacional. Sus principales aspiraciones son la sustitución del actual modelo socio-económico por un socialismo democrático, pluralista y autogestionario; y la soberanía particular de los cuatro territorios forales dentro de una "Federación Vasca", integrada a su vez en una "Confederación hispánica". Así "EKA propugna la unión de las cuatro provincias (...) en un esquema de reintegración foral y descentralización interna que recuerda las propuestas de los años 30".[3] Con estos fines reclama el ejercicio del derecho de autodeterminación como herramienta política.

Other Languages