Partido Autonomista Nacional (línea modernista)

La Línea Modernista del Partido Autonomista Nacional (PAN), que tuvo un período cismático del mencionado frente en el que se llamó Partido Modernista, era de tendencia liberal clásica y liberal libertaria, estando constituida por aquellos miembros que planteaban la necesidad de complementar el liberalismo económico del partido con el liberalismo social. En concreto, significaba la oposición al fraude electoral como método para perpetuarse en el poder.

Este movimiento estaba representado principalmente por Roque Sáenz Peña y era contrario a los intereses de Julio Argentino Roca, hombre fuerte del PAN y la clase gobernante. El primero se unió al entonces Presidente Carlos Pellegrini en 1892 y se fueron del autonomismo nacionalista para fundar el Partido Modernista, a la par que anunciaban que se iban a postular a Presidente y Vicepresidente respectivamente en las elecciones de ese año. La idea de esa fórmula presidencial contaba con mucho apoyo popular, sobre todo entre los jóvenes y en la provincia de Buenos Aires. Entonces, Roca, quien por su habilidad para las negociaciones políticas era conocido como "el zorro", se contactó con el padre de Roque, Luis Sáenz Peña, para ofrecerle la candidatura presidencial del PAN, la cual aceptó inmediatamente. Finalmente, Roca logró lo que quería: Sáenz Peña hijo renunció a su candidatura junto con Pellegrini, y ambos disolvieron el PM. Luego, volvieron a su partido original para refundar la línea modernista del autonomismo nacionalista. Luis Sáenz Peña, fraude de por medio, gana las elecciones y llega a la primera magistratura.

Con Roca viejo, enfermo y retirado de la política, pero también gracias a la llamada maquinaria de fraude electoral del PAN a la que tanto fustigó, Roque accedió a la presidencia en 1910. En 1912, el líder de la opositora Unión Cívica Radical y amigo personal de Saénz Peña, Hipólito Yrigoyen, amenazaba con hacer otra revolución para tomar el poder y llamar a elecciones anticipadas si el gobierno no impulsaba leyes que mejoraran la calidad de las instituciones. Saénz Peña e Yrigoyen se reunieron para discutir el tema y llegaron a un acuerdo de caballeros: los radicales prometían no hacer más revoluciones, pero el gobierno se comprometía a enviar al Congreso una ley que modificara el sistema electoral. Finalmente, ese mismo año se sancionó la Ley Nº 8871 General de Elecciones, llamada desde entonces Ley Sáenz Peña, que estableció el sufragio universal masculino, secreto y obligatorio.

Sáenz Peña murió en Ejercicio de la Presidencia, en 1914, siendo sucedido por su vice, Victorino de la Plaza. Seguramente, aceptó el acuerdo con Yrigoyen creyendo que iba a entregarle la banda y el bastón presidencial a un hombre de su partido. Sin embargo, el fracaso del gobierno de los modernistas, quienes pregonaban con volver a la Argentina un país verdaderamente liberal, con libertades y civiles y unos ciertos derechos para la clase obrera, pero que en realidad mantuvieron la línea de los anteriores gobiernos, a excepción de la susodicha ley creada por presiones del radicalismo, hizo que el PAN perdiera las elecciones legislativas de ese mismo año y las de 1914. Saénz Peña y muchos miembros del partido (tanto de la línea modernista como de la línea conservadora) pensaron que como el país era en ese entonces "El granero del mundo" y la economía crecía cada vez más, iban a ganar las elecciones, aún sin fraude. Pero los radicales proponían más reformas políticas y el reconocimiento de determinados derechos para los obreros y los inmigrantes, aunque manteniendo el modelo económico liberal de los autonomistas nacionales. En otras palabras, prometían lo que los modernistas no cumplieron: crecimiento económico, igualdad social y calidad institucional. El PAN decidió no presentarse a las presidenciales de 1916. Finalmente, el 12 de octubre de ese año, de la Plaza le entregó el mando a Hipólito Yrigoyen, líder de la UCR, quien ganó las elecciones, en ese momento, con el número de votos más alto en la historia argentina hasta ese momento. El Partido Autonomista Nacional estaba acabado.

Other Languages