Parque natural del Cabo de Gata-Níjar

Parque Natural Cabo de Gata-Níjar
Categoría UICN V ( Paisajes terrestres/marinos protegidos)
13 Cabo de Gata.JPG
Cabo de Gata-Níjar.
Situación
País Flag of Spain.svg  España
División Flag of Andalucía.svg  Andalucía
Subdivisión Flag Almería Province.svg  Almería
Ecorregión Monte bajo y matorral del sureste de la península Ibérica
Localidad más cercana Almería
Coordenadas 36°54′N 2°02′O / 36.9, 36°54′N 2°02′O / -2.03
Datos generales
Administración Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía
Grado de protección Parque Natural
Fecha de creación 23 de diciembre de 1987
Legislación Véase el texto
N.º de localidades Véase el texto
Visitantes 192 256[1]
Superficie 49.512 Ha (12.012 marinas)
Localización del parque.
Localización del parque.
[http://Red de Espacios Naturales de Andalucía Sitio web]
[ editar datos en Wikidata]
Cabo de Gata
Tipo Estratovolcanes, conos volcánicos, calderas volcánicas, domos volcánicos.
Ubicación España
 •  Coordenadas 36°54′N 2°02′O / 36.9, 36°54′N 2°02′O / -2.03 Coordenadas: 36°54′N 2°02′O / 36.9, 36°54′N 2°02′O / -2.03: no puede tener más de una etiqueta principal por página
Última erupción Desconocido
[ editar datos en Wikidata]

El Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar, primera reserva de estas características en Andalucía, se crea por Decreto 314/1987, el día 23 de diciembre con la finalidad de atender a la conservación de los ecosistemas naturales y los valores paisajísticos, atendiendo a intereses educativos, culturales, científicos, turísticos, recreativos y socio- económicos.[2]

Zona del faro de Cabo de Gata.

Es uno de los espacios naturales españoles, afectado por mayor número de figuras de protección, tanto de carácter natural como cultural. Estas inscripciones están fundamentadas en su riqueza geológica, ecológica, histórica, antropológica y paisajística:

  • Se trata de uno de los paisajes más áridos de Europa, y uno de los pocos de origen volcánico objeto de protección.[3]
  • Sus 63 km de costa albergan acantilados y fondos marinos catalogados entre los de mayor calidad en el litoral mediterráneo español.[3]
  • La fauna y la flora del parque incluyen un nutrido grupo de especies especialmente interesantes debido a ser endémicas o de distribución geográfica restringida a áreas próximas, estar amenazadas de extinción, ser esenciales para el desarrollo normal de los ecosistemas o constituir un recurso económico considerable.[4]
  • El catálogo de vegetales está formado por más de 1.000 especies terrestres y hasta 250 marinas, entre las que se cuentan algunas de suma importancia ecológica como la Posidonia oceanica. Por lo que respecta a la fauna, el parque cuenta con una impresionante diversidad de invertebrados terrestres y marinos. Entre los primeros se cuentan más de una veintena de endemismos y entre los segundos, se hallan representados la gran mayoría de los grupos taxonómicos descritos.[5]
  • La ubicación geográfica y las características climáticas determinan que en la franja marítima protegida convivan especies marinas que pueblan normalmente a uno y otro lado de la frontera virtual que suponen las corrientes marinas entre el Cabo de Gata y el Norte de África, sin que se dé tal circunstancia en ningún otro punto del planeta.[6]
  • El ser humano, a lo largo de la historia, ha dejado un rico legado que permite seguir de forma cronológica el modo de aprovechar los recursos, interactuando con la naturaleza y modelando el paisaje.[4]
  • Estas actividades, lejos de alterar el entorno, han colaborado activamente en algunos casos a la conservación y mantenimiento del equilibrio ecológico, siendo la explotación salinera uno de los escasos ejemplos de armonía entre los procesos industriales y la protección del medio ambiente.[2]
  • El desarrollo social y económico de la población está vinculado a la conservación del medio, haciéndose necesaria la regulación de las actuaciones efectuadas en el espacio protegido.[7]
  • El faro de Cabo de Gata y el arrecife de las Sirenas son dos de los iconos más representativos de la provincia de Almería.[8]

Régimen de protección

Ámbito territorial

Datos territoriales del P.N. Cabo de Gata-Níjar.

Las 26.000 hectáreas protegidas por la norma de creación del parque natural, fueron ampliadas algunos años después, por Decreto 418/1994, de 25 de octubre, sustituido catorce años después por Decreto 37/2008, de 5 de febrero, al expirar el plazo de vigencia del anterior. Las nuevas tecnologías y la experiencia obtenida durante estos años, llevaron a precisar nuevamente los límites, que abarcan una extensión de 37.500 ha terrestres y 12.012 marinas, dotando además al parque de nueva cartografía.

El parque se ubica en el extremo suroriental de la Península Ibérica, ocupando parte de tres términos municipales de la provincia de Almería.

La franja marítima protegida se extiende a lo largo de 63 km entre la Playa de las Salinicas en Carboneras y la Rambla de Aguas en el de la capital provincial, adentrándose hasta una milla náutica en el Mar Mediterráneo, siendo el mayor espacio marino protegido en la costa continental europea.[6]

El Acuerdo de 27 de enero de 2004, extiende además el área de influencia socio-económica del parque, incluyendo la totalidad de los términos municipales de Carboneras y Níjar, sin que se vea modificado el de Almería. También pertenece al parque natural una muy pequeña parte del municipio de Sorbas, aunque casi la mayoría de veces no se suele citar.

Tutela y responsabilidad

Organismos y entidades

La figura del parque natural se encuentra tutelada por la Agencia Andaluza de Medio Ambiente, dependiente de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que cuenta con la Junta Rectora del Parque como órgano consultivo.

La Junta Rectora del Parque está constituida por:

La Reserva Marina, creada por Orden de 3 de julio de 1995, en el territorio del parque, es gestionada de forma compartida por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Por lo que respecta a los bienes culturales inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz corresponde a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía su tutela y gestión, ocupándose la Agencia Andaluza de Medio Ambiente, de aquéllos que figuran en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, pero no forman parte del citado inventario.

Regulación normativa

La legislación vigente que afecta de manera específica al espacio protegido está constituida por las siguientes normas:

  • Decreto 314/1987, de la Presidencia, de 23 de diciembre, de declaración del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.(BOJA 6/1988, de 26 de enero) html Acceso: 20/5/2009.
  • Orden de 3 de julio de 1995, por la que se establece la reserva marina de Cabo de Gata-Níjar.(BOE 165/1995, de 12 de julio) html Acceso: 23/5/2009.
  • Resolución de 23 de enero de 2001, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se resuelve inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con carácter genérico colectivo, los aljibes, norias, molinas, molinos de viento y molinos hidráulicos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, Almería.(BOJA 21/2001, de 20 de febrero.) pdf Acceso: 11/6/2009.
  • Acuerdo de 27 de enero de 2004, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueban los Planes de Desarrollo Sostenible de los Parques Naturales Cabo de Gata-Níjar, Sierras Subbéticas y Sierra de Aracena y Picos de Aroche.(BOJA 45/2004, de 5 de marzo) pdf Acceso: 20/5/2009.
  • Decreto 37/2008, de 5 de febrero, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar y se precisan los límites del citado Parque Natural. (BOJA 59/2008, de 26 de marzo) pdf Acceso: 20/5/2009.

Documentos de gestión

La Ley 2/1989, de 18 de julio, de creación del Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía establece como necesaria la elaboración de tres documentos básicos para su gestión:

  • El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), aprobado por Decreto 37/2008, de 5 de febrero, elabora un inventario del patrimonio natural y cultural que alberga el espacio y establece zonas sometidas a distintos grados de protección, en función de las distintas tipologías que caracterizan cada una de ellas.
  • El Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), aprobado por Decreto 23/2008, de 5 de febrero, tiene como finalidad indicar las directrices a seguir en las actuaciones ejecutadas en el espacio protegido, con el fin de garantizar la conservación de los valores naturales y culturales que motivaron su creación.
  • El Plan de Desarrollo Sostenible (PDS), aprobado por Acuerdo de 27 de enero de 2004, valora la situación socio-económica, el estado de conservación del medio natural y los bienes culturales y las amenazas a las que se ve sometido, organizando las actuaciones a acometer para prevenir riesgos y solucionar problemas existentes.

Estos documentos atienden a las estipulaciones establecidas en los planes de carácter horizontal, publicados por las distintas administraciones públicas, para la gestión del patrimonio natural y cultural en sus ámbitos territoriales de competencia. En particular:

  • Plan Forestal Andaluz, aprobado por Acuerdo de Consejo de Gobierno el 7 de febrero de 1989, por el que se aprueba el Plan Forestal Andaluz y su remisión al Parlamento.(BOJA 17/1989, de 3 de marzo) html Acceso: 15/6/2009.
  • Plan General de Bienes Culturales de Andalucía, aprobado por Decreto 106/1995, de 25 de abril, por el que se acuerda la formulación del Plan General de Bienes Culturales de Andalucía para el período 1996-1999.(BOJA 76/1995, de 26 de mayo) html Acceso: 11/6/2009.
  • Plan de Recuperación y Ordenación de las Vías Pecuarias de Andalucía, conforme al Decreto 155/1998, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Vías Pecuarias de la Comunidad Autónoma de Andalucía.(BOJA 87/1998, de 4 de agosto) asp Acceso: 15/6/2009.
  • Plan Hidrológico de la Cuenca Sur, aprobado por Real Decreto 1664/1998, de 24 de julio, por el que se aprueban los Planes Hidrológicos de cuenca.(BOE 191/1998, de 11 de agosto) html Acceso: 15/6/2009.
  • Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA), según Decreto 206/2006, de 28 de noviembre, por el que se adapta el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía a las resoluciones aprobadas por el Parlamento de Andalucía en sesión celebrada los días 25 y 26 de octubre de 2006 y se acuerda su publicación.(BOJA 250/2006, de 29 de diciembre) html Acceso: 15/6/2009.
  • Plan Andaluz de Acción por el Clima 2007-2012: Programa de mitigación, aprobado por Acuerdo de 5 de junio de 2007, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba el Plan Andaluz de Acción por el Clima 2007-2012: Programa de Mitigación.(BOJA 125/2007, de 5 de junio) pdf Acceso: 15/6/2009.

Ordenación del territorio

El PORN establece una serie de zonas en el área protegida cuya delimitación tiene como finalidad ordenar el uso y los aprovechamientos siguiendo las disposiciones de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre.

Zonas de reserva

Reservas terrestres y marítimas del parque natural.

Las Zonas A son espacios que albergan ecosistemas de importante valor ecológico, paisajístico o científico, por lo que requieren un nivel de protección especial. Coinciden con áreas bien conservadas en las que la huella humana es prácticamente nula, con la excepción de las salinas de Cabo de Gata, cuya explotación resulta imprescindible para garantizar la conservación de la riqueza ornitológica.

En estas zonas, que suponen el 18,4 % de la superficie total del parque, (6.749 Ha terrestres y 2.395 marítimas), las actividades humanas están limitadas para minimizar el impacto, considerándose compatibles las relacionadas con la conservación, investigación y educación medioambiental.

Reservas terrestres

Por su valor geológico y el interés de la biodiversidad albergada, están declaradas como reservas terrestres (Zonas A1):

  • Llanuras aluviales de la rambla de las Amoladeras. (1)
  • Planicie litoral de Las Marinas de Cabo de Gata-Las Amoladeras. (2)
  • Zona de evaporación de las salinas de Cabo de Gata. (3)
  • Núcleos volcánicos del Cabo de Gata: Cerro de la Testa, Cerro de la Vela Blanca y Cerro de la Revancha. (4)
  • Enclaves costeros desde Genoveses al Barronal. (5)
  • Afloramientos y enclave volcánico del Cerro del Fraile. (6)
  • Núcleos volcánicos de La Rellana, Hoya del Paraíso y Majada Redonda. (7)
  • Cerro Blanco. (8)
  • Núcleos volcánicos de La Polacra. (9)
  • Altiplanicies calizas de la Rellana de San Pedro. (10)
  • El Jayón. (11)
  • Formación arrecifal de Mesa Roldán. (12)
  • Cerro Gordo y Cuesta de la Higuera. (13)
  • Afloramientos de la Loma de los Yesares- La Molata. (14)
  • Cerro de Gallardo. (15)
Reservas integrales marítimas
Mirador de la Amatista.

El estado de conservación de los ecosistemas son valorados para establecer seis reservas marinas (Zonas A2), cuatro de las cuales (C, D, E y F), son incluidas también en la figura de Reserva Marina de Cabo de Gata-Níjar:[9]

Áreas con regulación especial

Playas del Parque Natural.

Son aquellos espacios cuyo valor ecológico, científico, cultural o paisajístico es compatible con la actividad humana, e incluso interesante en algunos casos, vinculándose normalmente al aprovechamiento de los recursos renovables sin que se vea afectado el valor ecológico del área. Las actividades forestales, los aprovechamientos primarios extensivos, la investigación, el turismo sostenible y la educación medioambiental son promovidos en estas zonas.

La superficie total de las Zonas B supone el 73,5% del total del parque, y se diferencian cuatro tipologías terrestres y una marítima.

  • Áreas naturales de interés general (Zonas B1): Ocupan 19.438 ha y se incluyen espacios terrestres en los que las actividades humanas son compatibles con la prevención de la erosión, el mantenimiento de la biodiversidad, la regulación de los recursos hídricos y el enriquecimiento del valor paisajístico:
  • Áreas seminaturales con usos tradicionales (Zonas B2): Con una extensión de 7.129 ha, son zonas en las que la agricultura tradicional ha modelado el paisaje dando lugar a llanuras con cultivos de cereales, trigo fundamentalmente, que posibilitan una rica avifauna esteparia, y pequeñas huertas que salpican el entorno. Las áreas agrícolas abandonadas en proceso de regeneración natural y ciertas zonas relacionadas con la actividad salinera son incluidas en esta categoría, en la que se desarrollan además, dos de los hábitats destacados como prioritarios por la Directiva 92/43/CEE: las zonas subesteparias de terófitos y los matorrales arborescentes de Ziziphus lotus.
  • Áreas litorales de esparcimiento (Zonas B3): Existen 154 ha de playas que, a pesar de localizarse a cierta distancia de los núcleos urbanos costeros y carecer de accesos practicables en algunos de los casos, tienen gran demanda como zonas de baño.
  • Playas urbanas (Zonas B4): Ocupan tan sólo 27 ha, pero requieren un equipamiento especial debido del intenso uso, al ser muchas de ellas, uno de los principales reclamos turísticos del espacio protegido.
  • Áreas marinas con aprovechamientos primarios o de esparcimiento (Zonas B5): Las 9.617 hectáreas del parque natural no catalogadas como reservas marinas (A2) sirven de zonas de amortiguación. En ellas se permite el aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros y el desarrollo de actividades náuticas y submarinas compatibles con la conservación de los ecosistemas.

Zonas de regulación común

Con el fin de garantizar el aprovechamiento sostenible minimizando el impacto sobre el espacio natural y de restaurar las áreas degradadas, se establecen tres tipos de zonas que suponen el 7,3% de la superficie total del parque natural:

Las zonas de cultivos agrícolas (Zonas C1) ocupan 2.831 ha caracterizadas por el mantenimiento de los suelos y su valor agrícola.

En el interior del parque existen 551 ha en las que los sistemas de explotación hacen necesario el establecimiento de zonas de agricultura intensiva bajo plástico (Zonas C2) en la que han de garantizarse las prácticas ecológicas y la correcta gestión de residuos.

La tercera zona de regulación común la constituyen los núcleos habitados y otras zonas transformadas (Zonas C3), incluyendo los suelos no urbanizables del hábitat rural diseminado, las agrupaciones residenciales de cierta entidad, los campamentos turísticos, las instalaciones para la gestión y el uso público del parque, las zonas alteradas por las explotaciones mineras y otras áreas degradadas por la acción humana.

Áreas excluidas de la zonificación ambiental

Las Zonas D se definen textualmente: "Se incluyen aquellas áreas no incluidas en las categorías anteriores, en concreto, aquellos suelos urbanos y urbanizables cuyo desarrollo, a priori, se considera posible siempre que se determine su no afección a los hábitats naturales y las especies que motivaron la inclusión de este espacio natural en la Red Natura 2000".[4]

Otras figuras de protección

Además de los numerosos bienes inmuebles ubicados en el parque que forman parte del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, el entorno Cabo de Gata-Níjar cuenta con las siguientes figuras de protección:

Geoparques en España y Portugal.
Other Languages