Parque natural de las Hoces del Río Duratón

Parque Natural de las
Hoces del Río Duratón
Categoría UICN V ( Paisajes terrestres/marinos protegidos)
Hoces del río Duratón - 01.jpg
Hoces del Duratón y la ermita de San Frutos
Situación
País Flag of Spain.svg  España
División Flag of Castile and León.svg  Castilla y León
Subdivisión Flag Segovia province.svg  Segovia
Coordenadas 41°19′00″N 3°52′00″O / 41.3167, 41°19′00″N 3°52′00″O / -3.86667
Datos generales
Administración Junta de Castilla y León
Grado de protección Parque natural
Fecha de creación 11 de julio de 1989
Legislación Ley 5/1989 de CyL
N.º de localidades 3 municipios
Visitantes (2007) 46.591
Superficie 5.037 ha
[ editar datos en Wikidata]

El parque natural de las Hoces del Río Duratón es un paraje protegido que comprende el entorno de las hoces que este río tiene en su tramo medio. Estas son el cañón que el Duratón, afluente del río Duero, ha excavado en una zona de roca caliza entre las localidades de Sepúlveda y Burgomillodo (anejo de Carrascal del Río), al noreste de la provincia de Segovia ( Castilla y León, España).

Este paraje, constituido por el curso medio del Duratón, fue declarado Parque natural el 27 de junio de 1989 por las Cortes de Castilla y León, integrándose con los espacios protegidos de esa comunidad,[5]

La declaración de Parque natural se hizo, tal y como señala la propia ley, para:

Contribuir a la conservación de su gea, fauna, flora, aguas y, en definitiva, de sus ecosistemas naturales y valores paisajísticos en armonía con los usos y aprovechamientos agrarios tradicionales y con el desenvolvimiento de actividades educativas, científicas, culturales, recreativas, turísticas o socioeconómicas compatibles con la necesaria protección del espacio.[1]

Las hoces del río Duratón fueron clasificadas como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) quedando integradas en la Red Natura 2000 en abril de 1991 y se declararon como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) en enero de 1998.[6] Desde el año 2004 la gestión del Parque se realiza mediante el Proyecto LIFE, un programa de actuación específico de la Unión Europea, en cuyo marco se llevan a cabo diferentes actuaciones de mantenimiento y recuperación así como la búsqueda de un desarrollo sostenible de los recursos del mismo. Una de las finalidades del proyecto LIFE es contribuir al desarrollo de un modelo de gestión para la futura Red Natura 2000.

El parque ocupa una superficie de 5.037 hectáreas que se extiende en terrenos de los municipios de Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río, todos de la provincia de Segovia.[6]

Mapa de localización del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.
Mapa del Parque.

Descripción y accesos

El río Duratón discurre durante 27 km encajonado en el cañón que ha excavado en el sustrato calizo.[3]

La superficie del Parque Natural de las Hoces del Río Duratón es de 5.037 hectáreas, siendo el eje del mismo el cauce del propio río. El parque está situado entre la villa de Sepúlveda y el embalse de Burgomillodo. Integra territorio perteneciente a los municipios segovianos de Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río, quedando los núcleos urbanos de Villaseca y Villar de Sobrepeña dentro de los límites del espacio protegido, pero excluidos del mismo. Las poblaciones de Castrillo de Sepúlveda, Aldeahuela, San Miguel de Neguera (ya abandonado), Hinojosa del Cerro y Corral del Duratón también tienen parte en él. Se ha establecido una zona de especial protección en una franja de 400 m a ambos lados del cauce del Duratón tal y como recoge el artículo 2.2 de la ley de creación del parque natural.[1]

Las características orográficas que se dan en este espacio protegido hacen que se distingan tres ambientes o biotopos diferentes. La parte alta está ocupada por el páramo en donde abundan los bosques de sabinas y enebros que han sido muy afectados por la intervención del hombre. Existen también poblaciones de pinos resineros asentadas sobre sustrato arenoso. El fondo del cañón, a excepción de la zona inundada por el embalse, está ocupado por un bosque de ribera compuesto por sauces, chopos y alisos entre otras especies. Las paredes de los cortados rocosos dan sustento a una vegetación rupícola, propia de la roca, adaptada a la escasez de suelo y agua. Estos tres ambientes diferentes dan cobijo a una rica fauna en la que tienen especial relevancia las aves.[2]

Accesos

El acceso al Parque Natural desde Sepúlveda se realiza por un tramo por la carretera SG-232, que la une con la capital de la provincia. A pocos kilómetros parte a la derecha la pequeña carretera local SG-V-2323 hacia Villar de Sobrepeña. Pasando esta localidad se llega a una intersección con la SG-241 por la que se continúa a la derecha para cruzar el río y llegar a Villaseca, desde donde parte la visita más típica del parque, el balcón sobre la hoz junto a la ermita de San Frutos. A la presa de Burgomillodo se accede desde Navalilla que se halla en la carretera CL-603 si se va desde el sur y desde Hinojosas del Cerro desde el norte.[8]

Clima

El ámbito geográfico en el que se ubican las hoces cuenta con un clima mediterráneo continentalizado que se caracteriza por veranos cálidos y secos e inviernos fríos.[9]

Los factores topográficos existentes en las hoces y la diferencia entre la zona superior y el fondo del valle, hace que se cree un microclima local mucho más suave y húmedo, resguardado de los vientos y con menos horas de sol en el fondo de la hoz.[2]

Límites

El parque natural se extiende por terrenos de los municipios de Sepúlveda, Sebúlcor y Carrascal del Río, todos ellos de la provincia de Segovia (Ley 5/1989 Art 2.1 y Anexo de la Ley). Los límites geográficos del parque, del que quedan excluidos los núcleos urbanos Villaseca y Villar de Sobrepeña, son:

Por el norte

Desde el cruce de la carretera SG-242 (de Sepúlveda a Peñafiel) con la línea divisoria de los términos municipales de Sepúlveda y Castrillo hasta el cruce del camino de Villaseca con el que va a la ermita de San Julián. Por el camino de Villaseca a Sepúlveda hasta Villaseca. Sigue el camino hasta Villaseca y de allí, por el camino a la ermita de San Frutos, hasta el cruce con la línea de término de los municipios de Carrascal del Río y Villaseca. Continúa por ella hasta el cruce con el camino de Hinojosa a Burgomillodo.

Por el oeste

Desde el punto anterior se sigue hasta la presa del embalse de Burgomillodo y luego, bordeando el pastizal del lado izquierdo, se sigue por el camino de Burgomillodo a Fuenterrebollo, hasta el cruce con el que va al Enebral y siguiendo éste hasta la línea divisoria entre los municipios de Carrascal del Río y Fuenterrebollo.

Por el sur

Siguiendo la línea divisoria de los municipios de Carrascal del Río y Fuenterrebollo, se continúa por la demarcación entre Sebúlcor y Fuenterrebollo hasta llegar al monte llamado U. P. Número 213, que se bordea y se llega hasta el kilómetro 5,5 de la carretera de Cantalejo a Sepúlveda, cerca de Sepubol. Posteriormente, sigue unos 1,5 km para trazar una línea recta que se interseca otra vez con dicha vía en el kilómetro 11. Se continúa hasta el km 15 y de allí, pasando por el vértice geodésico del redilón continúa hasta el cruce de entrada a Sepúlveda.

Por el este

Desde el cruce se sigue la línea hasta la desembocadura del río Caslilla con el río Duratón siguiendo el cauce de éste a una distancia de 50 metros hasta que se llega a la vaguada que al final converge con el río.[1]

Other Languages