Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido

Ordesa y Monte Perdido
Categoría UICN II ( Parque nacional)
Valle ordesa.jpg
Valle de Ordesa
Situación
País Flag of Spain.svg  España
División Flag of Aragon.svg  Aragón
Subdivisión Flag of Huesca (province).svg  Huesca
Sobrarbe
Coordenadas 42°36′32″N 0°12′47″O / 42.608984, 42°36′32″N 0°12′47″O / -0.213033
Datos generales
Administración Diputación General de Aragón
Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ( Gobierno de España)[1]
Grado de protección Parque nacional
Fecha de creación 16 de agosto de 1918
13 de julio de 1982
Legislación Real Decreto 16-08-1918
Ley 52/1982
N.º de localidades 6 municipios
Visitantes (2011) 621 500
Superficie 15 608 ha
Ordesa y Monte Perdido ubicada en España
Ordesa y Monte Perdido
Ordesa y Monte Perdido
Ordesa y Monte Perdido (España)
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]
Pirineos - Monte Perdido
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

MONTE PERDIDO.JPG
Monte Perdido y glaciar en la cara norte.

EspañaLoc.svg
Parque Nacional de Ordesa

País Bandera de España  España
Flag of France.svg  Francia
Tipo Mixto
Criterios iii, iv, v, vii, viii
N.° identificación 773
Región Europa
Año de inscripción 1997 (XXI sesión)
Año de extensión 1999
[ editar datos en Wikidata]

El Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (en aragonés Parque nacional d'Ordesa y d'as Tres Serols) está ubicado en el Pirineo oscense, íntegramente en la comarca del Sobrarbe, Aragón ( España). Se reparte entre los términos municipales de Bielsa, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin, Torla-Ordesa y Broto. Recibe una media de más de 600 000 visitantes al año.

Su superficie ocupa 15 608 ha y la zona de protección periférica cuenta con 19 679 ha. Su altitud oscila entre los 700 msnm en el río Vellós y los 3 355 msnm del Monte Perdido.[2]

Es el segundo parque nacional más antiguo de España y el que más de Aragón, tras ser declarado el 16 de agosto de 1918 mediante el Real Decreto 16-08-1918 con el nombre de Valle de Ordesa.[3]

El 13 de julio de 1982, con la ley 52/1982 el Parque se amplió y se reclasificó bajo el nombre actual.[4]

Actualmente el parque goza de diferentes figuras de protección aparte del de Parque Nacional, en 1977 se declaró Reserva de la Biosfera, en 1988 Zona de Especial Protección para las Aves y en 1997 se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.[5] Es también Lugar de Importancia Comunitaria.

Descripción

Vista del parque al aproximarse por la carretera.
Circo de Cotatuero desde la Senda de Cazadores.

La orografía del Parque está dominada por el macizo de las Tres Sorores, Treserols, el macizo calcáreo más alto de Europa. Su mayor elevación es el Monte Perdido, del que en forma más o menos radial descienden una serie de impresionantes crestas montañosas y valles glaciares. El más característico y emblemático es el valle de Ordesa, recorrido por el río Arazas, origen del Parque Nacional, que se abre en dirección este-oeste, pero también destacan el Cañón de Añisclo, surcado por el río Bellós, en dirección Norte-Sur, las Gargantas de Escuaín, por donde pasa el río Yaga, en dirección Sureste y el valle de Pineta, recorrido por el Cinca, en dirección Este. Asimismo, aunque no pertenece a la zona central del parque pero si a su zona periférica, cabe destacar el valle de Bujaruelo en la zona oeste. Ya en territorio francés el Valle y Circo de Gavarnie, dentro del Parque Nacional de los Pirineos, otro impresionante circo glaciar que en su cabecera tiene la cascada más alta de Europa, con más de 400 metros de caída vertical.

La morfología básica del Parque se debe a dos orogenias, pero principalmente al plegamiento y elevación alpina de la era Terciaria, posteriormente moldeada por la erosión glaciar durante la era Cuaternaria, dando lugar a una serie de circos y valles glaciares muy definidos, como el valle de Ordesa y el valle de Pineta. Hoy en día sigue existiendo un glaciar en la cara Norte del Monte Perdido, aunque en retroceso. La mayor parte de la roca del Parque Nacional es caliza, lo que superpone a la más evidente y antigua erosión glaciar la transformación kárstica y fluvial del paisaje, con múltiples cuevas, cañones, simas, etc. Aquí hay que destacar el Cañón de Añisclo y las Gargantas de Escuaín, en los que aparecen circos glaciares en sus cabeceras, pero que posteriormente se encajonan en profundas gargantas.

Las zonas altas del parque (altitudes superiores a los 2000 m) son extremadamente áridas, ya que toda el agua procedente de precipitaciones es rápidamente recogida por el sistema kárstico. En cambio, los fondos de los valles están cubiertos con una exuberante vegetación en la que dominan las hayas y los abetos que van dejando paso al pino negro según se aumenta la altitud.

Muchos personajes han quedado prendados de estos parajes y han contribuido a su difusión. Gentes como Lucien Briet, Lucas Mallada o Soler i Santaló han contribuido a dar a conocer este lugar y a que fuera protegido.

Cascada de Soaso o Cola de Caballo.

Lucas Mallada, en su libro Descripción física y geográfica de la provincia de Huesca, publicado en 1878, describe así el valle de Ordesa:

Se recogen las aguas entre la Brecha de Rolando por un lado y Tobacor y La Catuarta por el otro, en un sinuoso torrente cercado en el verano por manchas de nieve y relleno totalmente por ésta en el invierno. Da origen al Ordesa, que desde su comienzo se encauza en arco de círculo, entre escarpas y tajos a pico, al entrar en tan formidable garganta y antes de llegar a la mitad de su curso se derrama en 5 cascadas en escalinata. Pasa de 300 m la altura de los escarpes, que a modo de cuchillos y murallones le sujetan por la izquierda, y todavía son más altos los tajos verticales de la orilla opuesta en Mondarruego, que se dibuja desde el Mediodía en fajas horizontales de diversos colores y es dominado por la Cárquera frente a la Brecha. Ocupan el valle de Ordesa espesos bosques de hayas, pinos y pinabetes sobre su fondo, que se aplana y ensancha hasta tener algunos centenares de metros, y llega a sitios donde justifica el apodo de Paraíso de los Pirineos con que algunos le designaron. Frente a Cotatuero, por muy habituado que uno se halle a contemplar grandezas de la naturaleza, no puede menos de quedar absorto de tanta belleza reunida en un solo punto. El río serpentea mansamente a través de las selvas frondosas, regando praderas cuajadas de florecillas; y por una canal ancha, entre Tobacor y Mondarruego, baja a su derecha la cascada de Cotatuero, terminación de un torrente que al pie de la Brecha y la Falsa Brecha, surca una extensa planicie, tal vez la tierra de pastos más elevada de los Pirineos

Other Languages