Parque nacional El Ávila

Parque nacional El Ávila
(Parque Nacional Waraira Repano)
Categoría UICN II ( Parque nacional)
Situación
País Flag of Venezuela.svg Venezuela
División Flag of Miranda state.svg Miranda
Flag of Caracas.svg Distrito Capital
Flag of Vargas State.svg Vargas
Localidad más cercana Caracas
Coordenadas 10°32′00″N 66°52′00″O / 10.533333333333, 10°32′00″N 66°52′00″O / -66.866666666667
Datos generales
Administración INPARQUES
Grado de protección Parque nacional
Fecha de creación 01958-12-12 12 de diciembre de 1958
Superficie 85.192 Ha
Parque nacional El Ávila  (Parque Nacional Waraira Repano)
Localización del parque nacional en Venezuela
Localización del parque nacional en Venezuela
[ editar datos en Wikidata]

El Parque nacional El Ávila (conocido oficialmente como Parque nacional Waraira Repano[4] En 1958 es declarado parque nacional. Esta formación montañosa es pulmón vegetal de la ciudad y dentro de él pueden realizarse diferentes actividades por ser uno de los principales atractivos de la capital de Venezuela en alturas que varían desde 120 hasta los 2765 msnm, en el Pico Naiguatá. El Parque nacional El Ávila ofrece múltiple senderos a sus visitantes, los cuales se pueden realizar en automóvil, teleférico o simplemente caminando.

Historia

Toponimia

El Ávila en la década de los 30s.

El Parque toma su nombre, tanto el tradicional "Parque nacional El Ávila", del cerro que domina la ciudad de Caracas, el cual era conocido por los habitantes originarios del valle de Caracas, de etnia caribe, como Guaraira Repano, que significa "Sierra Grande". Otros aseguran que el vocablo correcto era wariarepano que significa «lugar de las dantas», debido a la gran cantidad de mamíferos de esta especie que poblaban las montañas. La primera vez que aparece el nombre de "Ávila" como tal es en 1778 según consta en las Actas del Cabildo de Caracas. Antes de esa fecha, la montaña era conocida como "la Sierra del Norte", "la Montaña a la Mar", o "el otro lado del cerro". El nombre de Ávila se debe a el Gobernador Geronimo de Ávila, quien era dueño para 1600, de unos huertos en la serranía que esta a sus pies. Al morir en 1795, sus hijos heredan sus tierras y todos en Caracas ya la conocían como la sierra de los Ávila o el Cerro de Ávila. De allí el verdadero origen del nombre del cerro. Lo de Gabriel de Ávila, repetido una y otra vez por varios historiadores, no tiene base histórica, ni pruebas de ningún tipo. Igualmente se estima que este nombre tomase fuerza, puesto que Caracas se encuentra ubicada en un valle y esta montaña es comparable con una muralla, el nombre "Ávila" haga alusión a la ciudad española de Ávila, conocida por sus murallas medievales.[5]

Creación, expansión y cambio de nombre del Parque

En 1952 la asamblea de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) reunida en Caracas planteó la necesidad y se instó al estado venezolano a que tomara las medidas pertinentes para la protección del área montañosa al Norte de la ciudad con el propósito de preservar para las futuras generaciones este patrimonio natural rico en fauna, flora, minerales y diversidad de ambientes paisajísticos.[6] Para el año de 1958 bajo el gobierno de Edgar Sanabria, quien para ese momento presidía la junta de gobierno provisional decide proceder a la ejecución de la sugerencia planteada 6 años antes en la Asamblea de la UICN y el 12 de diciembre se emitió el decreto Nº 473, por el cual se creaba el Parque nacional El Ávila abarcando un área 66.192 Ha. con el propósito de conservar las bellezas escénicas de la montaña, su fauna, flora y biodiversidad. En un programa a largo plazo que no concluyó hasta los 70 y estuvo a cargo de José Rafael García se realizó un tratamiento de ingeniería en sus pendientes, gran parte del parque fue terraceado, se abrió el cortafuegos y se le hicieron zanjas de absorción para que el agua penetrara en el subsuelo y no deslizara tanto.

Durante el primer gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez el día 25 de marzo de 1974 se dicta el decreto Nº 30.408 mediante el cual se amplía en 19.000 Ha el área del Parque abarcando ahora gran parte de los terrenos montañosos del estado Miranda. De esta forma el parque que llega al área actual, la cual incluye una zona protectora total de 85.192 Ha, constituyéndose en uno de los parques más emblemáticos de la zona centro norte costera de Venezuela abarcando área territorial del Distrito Capital y de los estados Miranda y Vargas.[7]

El presidente Hugo Chávez el 7 de mayo de 2011 emite el decreto Nº 7.388 publicado en la Gaceta Oficial Nº 39.419, mediante el cual se establece el cambio de nombre del Parque nacional El Ávila a Parque nacional Waraira Repano. En el mismo decreto se establece el mantenimiento del área y normativa del antiguo Parque nacional El Ávila.[10]

Alejandro de Humboldt, visitante del Parque

Alejandro de Humboldt llega a La Guaira el 21 de noviembre de 1799[20] En 1822 de Rivero y Boussingault estudian la geología del Cerro El Avila para lo cual escalan la Silla de Caracas como lo habían hecho Humboldt y Bonpland en 1800.

Gottfried Knoche, habitante del parque

Gottfried Knoche fue un médico cirujano alemán, famoso por inventar un líquido embalsamador que cuyo componente principal era Cloruro de aluminio (AlCl3)[23]

Cursó estudios de medicina en la Universidad de Friburgo en 1837 y, posteriormente, en donde trabajó en el hospital del mismo nombre. Knoche emigró de Alemania a Venezuela en 1840 para domiciliarse en La Guaira y atender a la población de coterráneos establecida en ese entonces en el litoral, donde fundó el Hospital San Juan de Dios, en La Guaira entre 1854 y 1856. Una vez asentado, trae a su esposa. Ejerce como doctor en esa ciudad y se gana la fama de persona caritativa, al atender a pacientes pobres sin cobrar, y por su incansable lucha contra la epidemia de cólera que asoló la región en esos años. En 1845 recibe la revalidación de su título, por parte de la Universidad Central de Venezuela durante el gobierno del general Juan Crisóstomo Falcón[24]

Momia de Knoche hallada en 1929

En su hacienda de Buena Vista en el picacho de Galipán se dedicó con persistencia a evitar el inexorable proceso de descomposición de los cuerpos, experimentando con cadáveres no reclamados de la Guerra Federal, que subía a caballo desde el hospital San Juan de Dios. Knoche creó un líquido que se inyectaba en el torrente sanguíneo y conservaba al cadáver sin necesidad de extraer sus órganos. Así, el doctor momificó varios cuerpos y los mantuvo en su laboratorio, entre esto cuerpos estaban el de su esposa, hija y sus asistentes. Esta obsesión por dotar de una apariencia de vida a los muertos dio pie a una de las anécdotas más populares atribuidas a este enigmático personaje. Los familiares de Tomás Lander, distinguido hombre público de la Caracas del siglo XIX y fundador junto con Antonio Leocadio Guzmán del periódico El Venezolano, conocieron a través de un amigo las virtudes del misterioso líquido embalsamador de Knoche y solicitaron al médico que momificara el cuerpo de su deudo. Una vez concluido el proceso —con el cuerpo ya vestido y maquillado por sus familiares— sentaron a Lander en un escritorio a la entrada de la casa. Allí estuvo durante 40 años, hasta que el gobierno de Antonio Guzmán Blanco exigió a los descendientes del difunto que enterrasen cristianamente a la momia. Igualmente, momificó hasta sus perros y los convirtió en guardianes de la entrada del mausoleo.[25]

Tragedia de Vargas en los linderos del Parque

Deslaves en la costa del litoral, estado Vargas.
Daños en Los Corales a consecuencia de los deslaves en la costa del litoral, estado Vargas.

Como Tragedia de Vargas (Desastre de Vargas o los Deslaves de Vargas), es como se le conoce al conjunto de deslaves, corrimientos de tierra e inundaciones ocurridas en las costas caribeñas de Venezuela en los días 15, 16 y 17 de diciembre de 1999 y especialmente trágica en el estado Vargas, pero que afectaron otras regiones del país como el Distrito Capital y los estados Miranda y Falcón[27] Éste es considerado el peor desastre natural ocurrido en Venezuela durante el siglo XX. Las cifras de fallecidos aunque sin carácter oficial se calculan en miles (van de 10.000 hasta 50.000 muertos dependiendo de la fuente)[ cita requerida], mientras que las de damnificados, tampoco confirmadas oficialmente, se cuentan en decenas de miles.

Entre las causas del deslave se asocian las fuertes precipitaciones dejan en el estado Vargas más de 1.814 mm de agua en las dos primeras semanas del mes de diciembre causando una saturación de los suelos, esto a su vez generó que el caudal de agua bajara por pendientes de más de 30 grados trayendo consigo deslizamientos de tierra y la capa vegetal de las montañas[28]

Es de hacer notar que este tipo fenómenos no es desconocido en las zonas costeras y montañosa del norte de Venezuela por lo que los gobiernos tanto nacional, regionales y locales deberían tenerlos en cuenta, entre reportes o datos históricos se hallan señalamientos realizados por Alejando de Humboldt para el año de 1798 en relación al río Osorio en el estado Vargas,[33]

La Tragedia de Vargas que afectó del 25% a 35% de los venezolanos, dejó en el país pérdidas por más de US$ 4.000.000.000 (cuatro mil millones de dólares), más de 500.000 personas sin acceso al agua potable por varios días lo que originó brotes de epidemias, cerca de 100.000 damnificados, y entre 15.000 a 30.000 fallecidos según cifras conservadoras, otros organismos y personas como el presidente de la Cruz Roja indican que dicha lista podría haber llegado hasta los 50.000 fallecidos[34]

Other Languages