Parque de la Aguja

El lago con el merendero y las minas de potasa de Sallent de Llobregat de fondo

El parque de la Aguja[1] (en catalán, Parc de l'Agulla) es un lago artificial situado en la ciudad española de Manresa que se empezó a construir en 1966 haciendo una presa y no se llenó hasta el noviembre de 1974. Tiene una superficie de 0,64 km², una profundidad media de 2m (máxima de 4) y puede almacenar 200.000 m³ de agua.

El lago fue construido para asegurar la provisión de agua a Manresa en caso de algún accidente, por este motivo puede ofrecer abastecimiento a los depósitos de la ciudad durante seis o siete días. El parque va enlazado directamente con la planta potabilizadora.

Actividades

El lago también es el pulmón lúdico de la ciudad ya que el estanque también tiene usos deportivos: el windsurf, el piragüismo...

Al lado del embalse, una gran variedad de árboles, un parque infantil, zonas de paseo, merendero, mobiliario urbano y fuentes tienen una importante finalidad lúdica.

El parque -que fue creado para evitar la instalación de industrias- entró en funcionamiento en 1977 y fue remodelado en 1986, y constituye el espacio lúdico preferido de muchos manresanos.

Other Languages