Paronomasia

La paronomasia, paranomasia (del latín paronomasĭa, derivado del griego παρονομασία),[5] es un recurso fónico que consiste en emplear parónimos (palabras que tienen sonidos semejantes pero significados diferentes). Fue muy utilizado por los conceptistas en sus burlas o sátiras. Ejemplos:

En esto estoy y estaré siempre puesto ( Garcilaso de la Vega).
Entre casado y cansado solo hay una letra de diferencia.
El erizo se irisa, se eriza, se riza de risa ( Octavio Paz, "Trabajos del poeta, V" en Libertad bajo palabra, 1949)
La mujer es para eso, paraíso, / para uso de los hombres ( José María Fonollosa, «Eldridge Street»).
Mimarse no es mirarse, ni minarse.
Por el monte oscuro / baja Soledad Montoya ( Federico García Lorca, Romance de la pena negra).
Tanta tinta tonta que te atenta y que te atonta ( Estopa, «Tanta tinta tonta»).
Un hombre a hombros del miedo ( Blas de Otero, «Hijos de la tierra»).
Una pica lleva al hombro / porque su suegra le dijo / que ha de ganar por la pica / lo que perdió por el pico.
Vendado que me has vendido ( Luis de Góngora, en referencia al dios Amor).
Es muro es mero muro es mudo mira muere ( Alejandra Pizarnik)
Mi atenta antena detecta en ti tu talante tan insensato, / y cómo tan tontamente tantea a tientas tu mente de mentecato / Tener que tener este ten con ten contigo es un tanto ingrato, / así que abrevia y ponme la multa, que pa' eso te pago, tonto ( Juan Abarca de Mamá Ladilla, en "Atente a tu Tonta Tarea").

Véase también

Other Languages
català: Paronomàsia
Deutsch: Paronomasie
English: Pun
galego: Paronomasia
italiano: Paronomasia
Nederlands: Paronomasia
polski: Paragram
português: Paranomásia
русский: Парономазия
svenska: Paronomasi
українська: Парономазія