Paracho de Verduzco

Paracho
Entidad subnacional
Coats of arms of None.svg
Escudo
Paracho ubicada en México
Paracho
Paracho
Localización de Paracho en México
Coordenadas 19°38′38″N 102°02′54″O / 19.643888888889, 19°38′38″N 102°02′54″O / -102.04833333333
Entidad Asentamiento
 • País México
 • Estado Bandera de Michoacán  Michoacán
 • Municipio Paracho
Alcalde Stalin Sánchez González (2015-2018) PRD Party (Mexico).svg PT Party (Mexico).svg
Altitud  
 • Media 2228 m s. n. m.
Población (2010)  
 • Total 16 816 hab.[1]
Huso horario Tiempo del Centro, UTC -6
Código postal 60250 -
Clave Lada 423
[ editar datos en Wikidata]

Paracho de Verduzco comúnmente conocido simplemente como Paracho, es la cabecera del municipio indígena de Paracho, en el estado de Michoacán, México.

Es una comunidad indígena de la meseta purépecha rica en tradiciones, entre ellas podemos mencionar la producción artesanal de guitarras y artículos de madera, cuenta también con una amplia y variada gastronomía.

Es un pueblo famoso por la manufactura de guitarras acústicas, pues tiene talleres donde tradicionalmente se han hecho guitarras de calidad con distintas maderas, aunque los “lauderos” (nombre con el que se denomina a los artesanos que fabrican instrumentos) también construyen otro tipo de instrumentos, tales como violines, contrabajos, mandolinas, charangos, laudes, guitarrones, tricordios, requintos y una amplia varidedad de otros instrumentos musicales de alta calidad fabricados con madera de diferentes partes del mundo.

En Paracho también hay una gran cantidad de artesanos que fabrican a mano y en madera otros artículos diferentes a instrumentos musicales, tales como juguetes, comedores, libreros, salas, cucharas, y una gran cantidad de muebles y utensilios de cocina.

El centro del pueblo cuenta con un quiosco y un mercado donde se venden juguetes y alimentos. Además Paracho posee una casa de la cultura, que antiguamente fue un internado para niños hasta la época de los cristeros, la cual se encuentra en remodelación, ampliándose y modernizándose; en ella se realizan cada año, diferentes exhibiciones, exposiciones, talleres y todo tipo de evento culturales. Durante la Feria Internacional de la Guitarra, la casa de la cultura de Paracho se convierte en la sede principal de las diferentes exposiciones y puestos de venta de productos artesanales, no solo del propio Paracho, sino también de pueblos de toda la región aledaña.

Historia

La historia de Paracho es aún incierta, algunas versiones como la relatada por Eduardo Ruíz en Michoacán, Paisajes, Tradiciones y Leyendas

Uno de los grupos emigrantes fue el de la pequeña aldea llamada Paracho, inmediata a la extensa población de Pajacuarán. Caminaban de noche, temerosos de que el solos hiciese visibles a los ojos de sus implacables enemigos; de día se ocultaban en los mas tupido de los bosques. Así anduvieron por espacio de algunos meses. De pueblo en pueblo iban pidiendo hospitalidad que se les negaba por temor a las españoles. Sufrieron a cielo raso las intemperies. Dejaron en el camino a muchos de sus hermanos muertos de hambre o consumidos por las enfermedades, y no pocas veces tuvieron que sostener combates contra los indio aliados de los conquistadores.

Al fin hallaron asiento en un abrupto cerro que se levanta cerca del pueblo de Pumucuarán, entonces de la jurisdicción de Pátzcuaro.  Por lastima se les dejó establecerse en medio de un pinar espeso y obscuro, en donde reinaban de día y de noche las tinieblas.  Allí se mantenían de raíces y de la exigua caza que podía contener el bosque.

Algunas veces el leñador perdido escuchaba salir de la selva acentos de una música tierna y sonora, que parecía al mismo tiempo un arranque de alegría, como el trino del jilguero, o un gemido melancólico, como arrullo de huilota. De noche reinaba el silencio, interrumpido de hora en hora por el canto del corcoví. Sesenta años duraba ya esta vida monótona; los hombres ejercían el oficio de viandantes, las mujeres se habían hecho notables en el tejido de lienzos y en el bordado con hilos e colores. Unos y otras adquirían robustez y lozanía; ellos por lo duro de las caminatas, ellas porque tenían que ir largas distancias a sacar el agua que conducían a los alto del monte, llevando airosamente el cántaro en la cabeza. Los misioneros franciscanos habían descubierto el asilo de los teques, y hallando en ellos aptitud para la civilización, sembraron, en tan buen terreno la semilla del cristianismo. Para herir en este sentido la imaginación de los indios, trasladaron aquellos mojes a la Nueva España las animadas ceremonias del culto externo que se acostumbraban en la Madre Patria: los toritos en las carnestolendas; los actos del grandioso drama de la Pasión, en la Semana Santa; las lides entre moros y cristianos en la patriótica fiesta de la Cruz; la procesión de los gremios en al del día de Corpus; el baile de las vírgenes, compañeras de Santa Úrsula, el 21 de Octubre, y las graciosas pastorelas en la noche de Navidad. En otras fiestas adoptaron las costumbres antiguas de los conquistadores, cristianizando su pindecuas,[1] que no podían estos borrar de la memoria. En ninguna parte como en Paracho, arraigaron tales prácticas; los purépecha de aquel pueble se distinguieron por su ferviente culto a las imágenes. Desde aquella remota época compusieron los filarmónicos (que mucho y buenos los ha habido allí), música especial para cada una de las fiestas mencionada; dulces sones que, ora rasgaban el aire con notas alegres y estrepitosas como los que se tocaban en los casamientos, en el Carnaval y en la parandatzicua y la sirangua; ora graves y solemnes como en los bailes de las doncellas consagradas al culto de la Virgen. Ya eran una plegaria llena de emoción, como el cantar de la Cruz de Sur; ya el eco sencillo de las pastoras al llevar sus ofrendas al niño Dios que acaba de nacer en Belén.

Aun así, hay versiones que dicen que es una población indígena prehispánica y se constituyó en República de Indias a la llegada de los españoles. La evangelización la llevó a cabo Fray Juan de San Miguel y más tarde el obispo Vasco de Quiroga.

Paracho es una palabra chichimeca que significa ofrenda, pero se dice que en purhépecha refiere a ropa sucia.

En 1754 era conocido como San Pedro Paracho y siendo cabecera de curato se componía de nueve pueblos; San Gerónimo Aranza, Santa María Cheranhahtzincurín, Santa Cruz Tanaco, San Bartolomé Cocucho, Santa María Urapicho, Santiago Nurio Tepagua, San Miguel Pomacuarán, Santa Maria Magdalena Quinceo, San Mateo Ahuirán y el propio San Pedro Paracho.

El Pueblo estaba habitado por 367 personas y todo el curato por 1,425. En la etapa porfirista, hubo una inmoderada tala de árboles, provocando la deforestación de la región. En 1831, se le otorgó la categoría de municipio. El 18 de enero de 1862 se le concedió el título de Villa, con el nombre de “Paracho de Verduzco” en honor al insurgente Don Sixto Verduzco.

Cronología de hechos históricos

1754. Conocido como San Pedro Paracho, es cabecera de curato.

1831. Se le otorga la categoría de municipio.

1862. El 18 de enero, se le otorga el título de Villa con el nombre de Paracho de Verduzco.

1917. Es incendiada parte del pueblo por las huestes de Inés Chávez.

1930. Llega la carretera federal a Paracho y con ella la electricidad y el crecimiento económico del pueblo.

1972. Se realiza la primer Feria Nacional de la Guitarra durante la administración de Gildardo Zalapa.

2016. Se obtiene el récord por el ensamble de guitarras más grande del continente americano.

Other Languages
Esperanto: Paracho
srpskohrvatski / српскохрватски: Paracho de Verduzco, Michoacán
Tiếng Việt: Paracho