Papel fotográfico

El papel fotográfico es, en el sentido clásico, un soporte, por lo general de papel, cubierto por una emulsión sensible a la luz para la ampliación o reproducción de fotografías tomadas sobre película.

Retrato en papel leptográfico,[1] en el formato " tarjeta de visita", entre los años 1866 y 1868. Autor de la fotografía: J. Martínez Sánchez. Puede distinguirse que es una copia en papel leptográfico por los arañazos que descubren un fondo blanco (la capa de barita).

Desde la aparición de la fotografía digital se encuentra en el mercado papeles especiales para la impresión de fotografías desde el ordenador. Aunque a estos papeles también se les ha denominado papel fotográfico, éste artículo hará referencia especialmente al papel fotosensible, de la fotografía química.

Papeles clásicos para el blanco y negro

Papeles baritados (FB)

El papel baritado fue desarrollado en Madrid, en 1866, por José Martínez Sánchez y J. Laurent como soporte para la emulsión fotográfica, y lo comercializaron con el nombre de papel leptográfico.[4]

El papel baritado es un tipo de papel para el positivado de blanco y negro, cubierto por una capa blanca de sulfato de bario (también conocido como barita), y encima una emulsión sensible a la luz. La emulsión es la habitual en la fotografía de blanco y negro, de gránulos de haluros de plata, concretamente bromuro de plata, suspendidos en una gelatina.

Estos haluros de plata son sólo sensibles a la luz azul y verde, por lo que pueden trabajarse en cámaras oscuras con luz roja o ámbar, sin peligro de velado.

Tras la exposición del papel en la ampliadora (aparato que proyecta la imagen del negativo sobre el papel), se revela, se fija y se lava con agua y luego se seca. Para conseguir una fotografía brillante y duradera es aconsejable secarlo con una prensa especial para papel baritado, como una secadora-esmaltadora.

Si el papel ha sido bien trabajado, puede ofrecer una gran calidad, blancos puros, buena gama de grises y un negro profundo. Tras el revelado y secado puede combarse el papel; sin embargo su durabilidad es muy alta, alcanzando 100 años y más.

El mayor inconveniente de este papel es el gasto en tiempo de trabajo, pues en el lavado debe permanecer en agua corriente 30 minutos, ya que durante el revelado y fijación absorbe bastante los químicos. De lo contrario la foto no será duradera.

Hoy día sigue usándose el papel baritado para la fotografía de calidad.

Papel Periódico o plastificados (RC)

Los papeles plastificados están forrados por ambas caras por una fina capa de poliestireno (PE). Esta cubierta protege al papel para que no absorba el agua y los químicos, con lo que se reduce considerablemente el tiempo de trabajo, especialmente del lavado, normalmente 3 minutos bajo agua corriente son suficientes. El secado se puede realizar al aire, por ejemplo sobre papel de periódico, en un par de horas, o si se desea más rápido en una secadora de papel PE de aire caliente. Una desventaja de este papel es la durabilidad. Es decir, no es un papel tan duradero como el baritado pero puede durar unos 30 años. El negro de la foto es también menos duradero y más sensible a factores externos que en el papel baritado

Other Languages