Panem et circenses

Panem et circenses (literalmente «pan y circo») es una locución latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas.

Gramaticalmente, está formada por el acusativo singular de panis, -is ('pan') y el acusativo plural de circensis, -e ('juegos del circo').

Los intelectuales españoles de los siglos XIX y XX se quejaban de manera similar con el « pan y toros».

Se asemeja en ruso a "хлеба и зрелищ" ("pan y espectáculo").

Origen

Esta frase se origina en Roma en la Sátira X del poeta romano Juvenal ( circa 100 A. D.). En su contexto, la frase en latín panem et circenses («pan y juegos del circo») es dada como la última atención del pueblo romano, quien había olvidado su derecho de nacimiento a involucrarse en la política. Juvenal muestra su desprecio por la decadencia de sus contemporáneos romanos.[1] Los políticos romanos visualizaron un plan en 140 a. C. para ganar los votos de los pobres; Al regalar comida barata y entretenimiento, los políticos decidieron que esta política de «pan y circo» sería la forma más efectiva de subir al poder.

… desde hace tiempo —exactamente desde que no tenemos a quien vender el voto—, este pueblo ha perdido su interés por la política, y si antes concedía mandos, haces, legiones, en fin todo, ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y juegos de circo[2]

… iam pridem, ex quo suffragia nulli uendimus, effudit curas; nam qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, panem et circenses.

(Juvenal, Sátiras X, 77–81)

Juvenal hace referencia a la práctica romana de proveer trigo gratis a los ciudadanos romanos así como costosas representaciones circenses y otras formas de entretenimiento como medio para ganar poder político a través del populismo. Julio César mandaba distribuir el trigo gratuitamente, o venderlo muy barato, a los más pobres, unos 200.000 beneficiarios. Tres siglos más tarde, Aureliano continuaría la costumbre repartiendo a 300.000 personas dos panes gratuitos por día.

Other Languages
български: Хляб и зрелища
čeština: Chléb a hry
Esperanto: Pano kaj ludoj
한국어: 빵과 서커스
Nederlands: Panem et circenses
norsk bokmål: Brød og sirkus
português: Panem et circenses
srpskohrvatski / српскохрватски: Hljeba i igara
српски / srpski: Хлеба и игара
українська: Хліба та видовищ