Pan con tomate

Pan con tomate.

El pan con tomate (pa amb tomàquet, pa amb tomata, pa amb tomaca o pa amb oli en los distintos dialectos de la lengua catalana) es una comida tradicional de las cocinas catalana, andaluza, aragonesa, valenciana, murciana y balear, similar a la bruschetta italiana. Está considerado como uno de los típicos ejemplos que definen la dieta mediterránea, extendido como receta tradicional por toda España. Consiste en una rebanada de pan con medio tomate maduro restregado y aliñado con aceite de oliva y sal.

Elaboración y acompañamiento

Típicas tostadas de tomate con jamón.

Se elabora frotando tomate crudo y maduro sobre una rebanada de pan, preferiblemente de pagès ( pan de payés), tostado o no, aliñado al gusto con sal y aceite de oliva. Si se desea, una vez tostado el pan y antes de untar el tomate, hay quien restriega ajo para darle sabor picante.

En Mallorca el pa amb oli (pan con aceite) se elabora restregando una variedad de tomate denominada tomàtiga de ramellet (tomate de ramillete), cultivada al efecto, de inferior tamaño, con un gusto ligeramente más salado y amargo que la variedad del tomate estándar comercializado en Europa y de piel más dura y seca, lo que permite una conservación superior a la del resto de variedades del tomate, pudiendo incluso alcanzar los seis meses.[1]

Puede constituir entrante, acompañamiento y también plato principal, en cuyo caso suele acompañarse de embutidos, quesos, tortilla y salazones. En Mallorca el acompañamiento paradigmático incluye camaiot (embutido graso típico de la isla), queso mahonés, jamón serrano y aceitunas mallorquinas, negras o verdes, especialmente amargas por su alto grado de mineralización, como consecuencia de su recolección tras días en la tierra, y no directa del árbol.

Other Languages