Palmeral de Elche

Palmeral de Elche
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

Elche - parque municipal1.jpg
Conjunto de palmeras en el Parque Municipal de Elche.

EspañaLoc.svg
Palmeral de Elche

Coordenadas 38°15′52″N 0°41′27″O / 38.26444444, 38°15′52″N 0°41′27″O / -0.69083333
País Flag of Spain.svg  España
Tipo Cultural
Criterios ii, v
N.° identificación 930
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 2000 (XXIV sesión)
[ editar datos en Wikidata]

El Palmeral de Elche (Palmerar d'Elx en valenciano), situado en Elche ( España), es una gran extensión de palmeras dentro del casco urbano de la ciudad. Con más de 200.000 ejemplares, es el palmeral más grande de Europa, y en el mundo sólo lo superan algunos palmerales árabes.[1] El principal tipo de palmera que se encuentra es la llamada Phoenix dactylifera que fue llevado allí por los musulmanes cuando ocuparon la Península Ibérica. La palmera o palma se cotiza muy bien en el mercado español y también en las exportaciones clandestinas; es muy importante la industria datilera y la confección de palmas, que son sus hojas llevadas a un proceso especial de blanqueado privándolas de luz.

La Palmera Imperial en el Huerto del Cura.
Mapa de los huertos de palmeras declarados Patrimonio de la Humanidad.

El Palmeral de Elche ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el 30 de noviembre de 2000.

Panorámica de Elche con el Palmeral en primer término.

En 2005 se detectó que había ejemplares de palmeras infectados por larvas de picudo rojo ( Rhynchophorus ferrugineus). Este insecto, es un escarabajo, pone sus huevos en el interior de la palmera, y cuando eclosionan los huevos, las larvas se alimentan del tallo de la palmera.

Origen

El Palmeral de Elche sería creado por los primeros musulmanes que fundaron Elche.[2] Los árabes siguieron la misma táctica de protección y aumentaron la plantación; con Abderramán I se hizo la gran red de acequias. A este príncipe omeya, exiliado en al-Ándalus, se le atribuyen, precisamente, unos versos dedicados a una de las primeras palmeras peninsulares:

¡Oh palma! Tú eres, como yo, extranjera
en occidente, alejada de tu patria.[3]

Más tarde, en la Edad Media se fueron dictando una serie de leyes para protegerlo y desde entonces no se ha dejado de vigilar y cuidar nunca.

El primer precedente de interés de las autoridades por la protección del Palmeral se produce ya en 1265 con la conquista de Jaime I, que al parecer evitó que fueran arrasadas por ser asociadas como elemento identificativo de la cultura islámica.[4]

Other Languages