Paleontología

Recreación de la cabeza de un dinosaurio, Eolambia, basada en la evidencia fósil.

La paleontología (del griego «παλαιος» palaios = antiguo, «οντο» onto = ser, «-λογία» -logía = tratado, estudio, ciencia) es la ciencia natural que estudia e interpreta el pasado de la vida sobre la Tierra a través de los fósiles.[1] Se encuadra dentro de las ciencias naturales, posee un cuerpo de doctrina propio y comparte fundamentos y métodos con la geología y la biología con la que se integra estrechamente.

Entre sus objetivos están, además de la reconstrucción de los seres vivos que vivieron en el pasado, el estudio de su origen, de sus cambios en el tiempo ( evolución y filogenia), de las relaciones entre ellos y con su entorno ( paleoecología, evolución de la biosfera), de su distribución espacial y migraciones ( paleobiogeografía), de las extinciones, de los procesos de fosilización ( tafonomía) o de la correlación y datación de las rocas que los contienen ( bioestratigrafía).

La Paleontología permite entender la actual composición ( biodiversidad) y distribución de los seres vivos sobre la Tierra ( biogeografía) —antes de la intervención humana—, ha aportado pruebas indispensables para la solución de dos de las más grandes controversias científicas del pasado siglo, la evolución de los seres vivos y la deriva de los continentes, y, de cara a nuestro futuro, ofrece herramientas para el análisis de cómo los cambios climáticos pueden afectar al conjunto de la biosfera.

Principios

Icnitas de dinosaurio terópodo en el yacimiento de Valdecevillo ( Enciso, La Rioja, España).
Excavación del yacimiento de Gran Dolina en Atapuerca ( Burgos).

La finalidad primordial de la Paleontología es la reconstrucción de los organismos del pasado, no sólo de sus partes esqueléticas, sino también las partes orgánicas desaparecidas durante la fosilización, restituyendo el aspecto que tuvieron en vida, sus actitudes, etc. Para ello se vale de los mismos principios ya establecidos: actualismo, anatomía comparada, correlación orgánica y correlación funcional.

  • Postulado de producción: los fósiles son productos directos o indirectos de organismos que vivieron en el pasado (entidades paleobiológicas).[2]
  • Actualismo biológico: los seres del pasado se regían por las mismas leyes físicas y biológicas, y tenían las mismas necesidades que los actuales.[3] Permite este principio, por ejemplo, afirmar que los peces del Silúrico tenían branquias, porque las tienen los peces actuales (aunque no sean los mismos); y que los dinosaurios ponían huevos, como los cocodrilos, lo cual se ha visto posteriormente corroborado al encontrarse fósiles de huevos, y nidos, conservados en algunos yacimientos.
  • Anatomía comparada: Permite colocar a los organismos extintos en el sitio que les corresponde del cuadro general de los seres vivos, obteniendo así el punto de referencia necesario para poder aplicar el principio de la correlación orgánica. Aunque los fósiles solo nos aporten una pequeña parte anatómica de un taxón extinto, la anatomía comparada nos permite inferir y completar determinadas características anatómicas o fisiológicas ausentes de los mismos.
  • Principio de correlación orgánica: Postulado por Cuvier.[4] Cada ser orgánico forma un conjunto cuyas partes se complementan, determinando todas las demás y por tanto puede ser reconocido por un fragmento cualquiera, bastando en último término un trozo de hueso para identificarlo.
  • Correlación funcional: Conocida mejor como morfología funcional, es la parte de la Paleontología que trata de las relaciones entre la forma y la función, es decir: que intenta relacionar las estructuras observadas en los fósiles con la función que realizaban en el organismo cuando estaba vivo. Para ello utiliza diversos métodos o líneas de análisis.
  1. Comparación de grupos con estructuras homólogas: Este método, que lleva al paleontólogo a comparar las estructuras de algunos grupos fósiles con las de sus correspondientes representantes actuales resulta a veces menos fiable, pues las mismas estructuras o partes anatómicas en un determinado grupo pueden haberse modificado profundamente a lo largo de la evolución y realizar funciones muy diferentes. Del mismo modo, un mismo grupo puede ocupar nichos ecológicos muy diferentes a lo largo del tiempo. Por ejemplo, los mamíferos marinos actuales y sus predecesores terrestres tienen morfología y ocupan nichos ecológicos muy diferentes. La extremidad anterior en ambos grupos, pese a integrar el mismo número de piezas óseas en posición anatómica similar, ha experimentado profundas modificaciones en las formas derivadas de vida marina, y representa una adaptación a un medio y a una función muy diferentes (la natación) de la que realizaban sus antepasados terrestres (la marcha o el desplazamiento sobre el suelo). En consecuencia, la comparación de formas y de estructuras homólogas debe tomarse con gran precaución, teniendo en cuenta que su validez para el análisis morfofuncional será muy baja más allá de la comparación de grupos actuales con sus predecesores inmediatos del Cuaternario o como mucho del Terciario superior.
  2. Comparación de estructuras análogas: Este es verdaderamente el método más fructífero y más fiable en Morfología Funcional. Así puede decirse que, mientras que el análisis evolutivo constituye el campo de acción de la homología, el análisis morfo-funcional constituye el campo de la analogía. Este análisis parte generalmente de la comparación de estructuras homoplásicas (que tienen la misma forma) para inferir la misma función en ambos grupos. Pero dichas estructuras que tienen la misma forma pueden tener orígenes muy diferentes y los grupos que las presentan pueden no guardar una relación filética entre ellos. Así los paleontólogos razonan correctamente que las aletas pectorales de un pez y las extremidades anteriores de un delfín y de un ictiosaurio realizan la misma función. Algo semejante puede decirse del ala de un reptil volador ( pterosaurio), de la de un ave y de la de un mamífero volador ( murciélago). Todo esto puede analizarse incluso en grupos biológicos que no tienen representantes actuales y que sólo conocemos por sus fósiles.
  • Principio de superposición estratigráfica: Enunciado por William Smith recuperando las ideas de Nicolaus Steno (ley de Steno), un siglo anterior. En una serie estratigráfica normal (no invertida) los estratos de la parte inferior son siempre más antiguos que los de la superior. El contenido en fósiles de dichos estratos debe cumplir el mismo principio. Sin embargo hay que exceptuar los fósiles reelaborados (que han sufrido uno o más ciclos de exhumación —por erosión del sustrato en el que yacen— y resedimentación), y por tanto son más antiguos que los sedimentos que los engloban, o los correspondientes a organismos endobiontes —aquellos que viven o pasan parte de su vida enterrados en el sustrato—, cuyos restos pueden ser más recientes que los sedimentos que los engloban.
  • Principio de correlación estratigráfica: Estratos pertenecientes a la misma época se caracterizan por un contenido en fósiles similar. Este principio, en la práctica, es cierto pero con matizaciones, ya que otros factores como las barreras físicas o el clima condicionan esto.
Other Languages
Afrikaans: Paleontologie
azərbaycanca: Paleontologiya
беларуская: Палеанталогія
беларуская (тарашкевіца)‎: Палеанталёгія
български: Палеонтология
brezhoneg: Paleontologiezh
bosanski: Paleontologija
català: Paleontologia
čeština: Paleontologie
Cymraeg: Paleontoleg
English: Paleontology
Esperanto: Paleontologio
euskara: Paleontologia
estremeñu: Paleontologia
français: Paléontologie
hrvatski: Paleontologija
magyar: Őslénytan
interlingua: Paleontologia
Bahasa Indonesia: Paleontologi
Interlingue: Paleontologie
italiano: Paleontologia
日本語: 古生物学
Basa Jawa: Paléontologi
한국어: 고생물학
Кыргызча: Палеонтология
Limburgs: Paleontologie
lietuvių: Paleontologija
latviešu: Paleontoloģija
македонски: Палеонтологија
Bahasa Melayu: Paleontologi
မြန်မာဘာသာ: နိခါတကဗေဒ
Plattdüütsch: Paläontologie
Nederlands: Paleontologie
norsk nynorsk: Paleontologi
norsk bokmål: Paleontologi
occitan: Paleontologia
Piemontèis: Paleontologìa
português: Paleontologia
română: Paleontologie
srpskohrvatski / српскохрватски: Paleontologija
Simple English: Paleontology
slovenčina: Paleontológia
slovenščina: Paleontologija
српски / srpski: Палеонтологија
Basa Sunda: Paléontologi
svenska: Paleontologi
Türkçe: Paleontoloji
українська: Палеонтологія
اردو: رکازیات
oʻzbekcha/ўзбекча: Paleontologiya
Tiếng Việt: Cổ sinh vật học
Volapük: Fösilav
მარგალური: პალეონტოლოგია
中文: 古生物学
Bân-lâm-gú: Kó͘-seng-bu̍t-ha̍k
粵語: 古生物學