Palazzo Montecitorio

Palazzo Montecitorio
Palazzo Montecitorio Rom 2009.jpg
Información general
Tipo palazzo
Uso(s) Sede de la Cámara de Diputados de la República Italiana
Estilo modernismo
Dirección Piazza di Monte Citorio
Localización Roma, Flag of Italy.svg  Italia
Coordenadas 41°54′05″N 12°28′43″E / 41°54′05″N 12°28′43″E / 12.478611111111
Inauguración Primera mitad del siglo XVII
Propietario República Italiana
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Gian Lorenzo Bernini, Ernesto Basile
[ editar datos en Wikidata]

El Palazzo Montecitorio es un edificio histórico de Roma situado entre la Piazza del Parlamento y la Piazza di Monte Citorio, que alberga la sede de la Cámara de Diputados de la República Italiana.

Historia

Origen y época pontificia

La historia del palacio empieza en 1653, cuando Inocencio X encargó a Gian Lorenzo Bernini la construcción de una residencia para la familia Ludovisi.[1]​ Se habla todavía de la modesta colina sobre la que se construyó el palacio: hay quien considera que en época romana se celebraban aquí las asambleas electorales (de donde provendría mons citatorius) y hay quien piensa que el nombre procede del hecho de que aquí se descargaban los escombros de la remodelación del vecino Campo Marzio (mons acceptorius).

Bernini, extraordinario intérprete del barroco romano, diseñó un edificio que se adapta a la estructura urbanística preexistente, tanto en la estructura como en las decoraciones. El único testimonio del proyecto de Bernini es el cuadro atribuido a Mattia de' Rossi, alumno predilecto de Bernini, conservado en la colección Doria-Pamphili de Roma. La fachada del palacio, constituida por una poligonal de cinco segmentos que sigue el recorrido curvo de la calle y elementos de piedra casi sin labrar, de los que emergen hojas y ramas rotas, que simulan un edificio construido en la roca viva.

La Piazza di Monte Citorio con el obelisco.

Las obras sufrieron una brusca ralentización en 1654 a causa de una contienda por razones diplomáticas entre Inocencio X y el príncipe Niccolò Ludovisi, que se había casado con la nieta del papa, Costanza Pamphili. Tras la muerte de Ludovisi en 1664, las obras se interrumpieron definitivamente, para ser retomadas unos veinte años después por el arquitecto Carlo Fontana, que convenció a Inocencio XII (famoso por su anti- nepotismo), para que instalara allí dos actividades importantes: el máximo organismo de la administración de justicia, la Curia Pontificia (que se denominó durante mucho tiempo Curia innocenziana) y la oficina de aranceles.[2]​ Los ingresos de estas actividades iban a beneficio del Hospicio Apostólico de los Pobres Inválidos San Michele. Este destino es recordado todavía en la actualidad por un bajorrelieve con la efigie del Salvador y el texto «Hospitii apostolici pauperum invalidorum», trasladados a la esquina derecha de la fachada desde el patio donde estaban colocados originalmente.

Carlo Fontana conservó la característica fachada convexa añadiendo el campanario y modificó el proyecto de la entrada, añadiendo dos puertas al lado de la entrada principal. La Curia fue inaugurada en el 1696. Además de los tribunales pontificios, el palacio también fue sede del Gobernador de Roma y de la dirección de policía,[3]​ asumiendo así un papel protagonista en la vida judicial y administrativa del gobierno pontificio.

Tras la unificación italiana

La fachada hacia la Piazza del Parlamento, edificada por Ernesto Basile a principios del siglo XX.
El hemiciclo proyectado por Ernesto Basile.

Tras la unificación italiana, el Palazzo Montecitorio fue expropiado por el Reino de Italia y destinado a albergar la Cámara de Diputados (fueron descartados el Palazzo Venezia y el Campidoglio). Las modificaciones necesarias para el nuevo uso del palacio fueron realizadas rápidamente, y la tarea de edificar el hemiciclo de la asamblea se confió a un poco conocido ingeniero de obras públicas, Paolo Comotto, que construyó en el patio una sala semicircular escalonada sobre un armazón de hierro completamente recubierto de madera, inaugurada el 27 de noviembre de 1871. El nuevo hemiciclo se demostró sin embargo inadecuado, con una pésima acústica, muy frío en invierno y demasiado caluroso en verano. Además, a causa de las abundantes infiltraciones de agua, fue declarado peligroso y cerrado en 1900. Mientras tanto, fracasado el intento de construir un nuevo edificio del Parlamento en la Via Nazionale, se construyó un nuevo hemiciclo provisional en la Via della Missione, y no fue hasta 1918 cuando se inauguró la sede definitiva en el Palazzo Montecitorio.

Las obras de ampliación del palacio fueron encargadas al arquitecto palermitano Ernesto Basile, exponente de primer plano del modernismo italiano, que realizó importantes intervenciones construyendo un nuevo edificio a espaldas del original. Basile mantuvo solo la parte frontal del palacio de Bernini, reduciendo el patio y demoliendo las alas y la parte posterior. Elevó sobre la Piazza del Parlamento el nuevo cuerpo caracterizado por cuatro torres angulares revestidas en ladrillos rojos y travertino. En el interior de este bloque Basile colocó el hemiciclo, iluminado por un extraordinario lucernario de estilo modernista con forma de ventilador, el famoso velario de Giovanni Beltrami.

Bajo el velario de Beltrami se colocó un friso pictórico, que rodea el hemiciclo por arriba: su autor era Aristide Sartorio y estaba dedicado a la historia del pueblo italiano.[5]

También se debe a Basile el gran salón llamado Transatlantico, largo e imponente, colocado sobre el diámetro del hemiciclo y centro informal de la vida política italiana,[6]​ caracterizado por su pavimento de mármol siciliano, que debe su curiosa denominación al mobiliario típico de las grandes naves de principios del siglo XX.