Paladine

Fizban, avatar de Paladine

Paladine es un dios ficticio del mundo de Dragonlance. Es el Padre del Bien y Maestro de la Ley. Dirige a los dioses del Bien y los acaudilla, no mediante la restricción sino por el ejemplo y el ánimo. Ayuda a la legalidad y a la abjuración del Mal. Gobierna desde el Domo de la Creación, que rodea los cielos.

Historia

Durante la Era de los Sueños, Paladine condujo a los dioses durante la creación. Antes de que se hiciera nada, él y su hermana Takhisis, la diosa del Mal, infundieron a la furia bruta del caos forma y finalidad. Así crearon las primeras cosas materiales, los dragones. Ella, celosa de que las primeras creaciones no fueran enteramente suyas, corrompió a los dragones de colores para hacerlos malvados. Paladine reemplazó sus hijos caídos con los dragones metálicos buenos, pero el acto corruptor de Takhisis inició la grieta entre el Bien y el Mal.

Luego Takhisis intentó dominar a los recién creados espíritus-estrella, y la grieta se amplió a un cañón. Paladine, en justa furia, desencadenó la Guerra de Todos los Santos contra los dioses del Mal. Ésta terminó con ambos bandos heridos, pero el campo de batalla, Krynn, quedó destruido casi por completo. Paladine, entristecido por la devastación, juró no volver a hacer nunca más la guerra sobre el mundo, aprendiendo la necesidad de ser sutil en el conflicto con los dioses del Mal.

Trabajando a través de sus adoradores antes que en persona, pudo traer un lento cambio sin poner en peligro la débil materia de la creación, aconsejando a los otros dioses del Bien que hicieran lo mismo.

Cuando Takhisis se alzaba sobre el mundo como una plaga ineludible, Paladine se dio cuenta de que necesitaba un arma más poderosa en la lucha por el Bien, así que uniéndose a sus hijos Kiri Jolith, dios de la guerra, la gloria, el honor y el deber, y Habbakuk, dios de la armonía y la naturaleza, Paladine creó los Caballeros de Solamnia. Estos eligieron al héroe humano de la libertad, Vinas Solamnus, para establecer la orden de caballería, basándose en los ideales de verdad, justicia y honor. Estos demostraron ser un arma lo suficientemente buena como para desbaratar los planes del Mal durante más de un milenio. Luego, en los inicios de la Tercera Guerra de los Dragones, el dios afiló el borde de su arma revelando el secreto de la lanza de Dragón.

En el Cataclismo, Paladine y su orden, desilusionados por la gente arrogante y ligados por los conjuros del rey sacerdote, cesaron su intervención en el mundo. A lo largo de 60 días, permitieron que el Mal se difundiera sin control por el mundo. Durante este tiempo, las lágrimas de Paladine resplandecieron brillantes en el cielo nocturno. Desde entonces, ha vuelto su mano al agotador e incesante trabajo de guiar a los inconstantes mortales.

Other Languages
català: Paladine
English: Paladine
français: Paladine
Türkçe: Paladine