Palacio de Miraflores

Palacio de Miraflores
Palacio de Miraflores desde El Calvario, 2015.JPG
Información general
Uso(s) Sede de la Presidencia de la República
Catalogación Monumento Histórico Nacional
Localización Caracas
Coordenadas 10°30′29″N 66°55′10″O / 10.508088, 10°30′29″N 66°55′10″O / -66.919359
Año de construcción 1884
Propietario Estado Venezolano
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Giussepe Orsi de Mombello
[ editar datos en Wikidata]

El Palacio de Miraflores es la sede del Gobierno de Venezuela, lugar donde se encuentra el despacho oficial del Presidente de la República.

Está ubicado en el centro-oeste de Caracas, cerca del casco central de la ciudad y a pocas cuadras del Palacio Federal Legislativo. Comenzó a ser construido a mediados de 1884 bajo la dirección del conde italiano Giussepe Orsi de Mombello durante el mandato del presidente Joaquín Crespo (1884-1886), pero fue a partir de 1900 en que empezó a utilizarse como Palacio Presidencial, bajo el gobierno de Cipriano Castro.

A diferencia de otros países, la Vicepresidencia mantiene su despacho en una sede separada, ubicada frente al edificio del antiguo Correo de Carmelitas. El único ente gubernamental que se halla dentro del palacio es el Ministerio del Despacho de la Presidencia. La residencia del Presidente y Vicepresidente se encuentran fuera de Miraflores. La Residencia Presidencial La Casona está ubicada en la urbanización Santa Cecilia y la Residencia Oficial de La Viñeta (hogar del Vicepresidente) dentro del Fuerte Tiuna.

Historia

Interior del palacio a principios del siglo XX.
Fachada de Miraflores en el año 1930.

El 27 de abril de 1884, el General Joaquín Crespo toma posesión de su cargo como Presidente de la República, y en agosto del mismo año compra el terreno de la Hacienda La Trilla, que fue en tiempos coloniales propiedad del Conde de San Javier, para iniciar la construcción de una nueva residencia, donde viviría con su esposa, misia Jacinta Parejo de Crespo y sus hijos.

Es por ello que originalmente se le llamó a esta residencia La Trilla, y más tarde se le denominó Miraflores, su nombre actual. Fueron dos los elementos que influyeron en el lento desarrollo de la construcción del palacio. Por un lado, las obligaciones presidenciales que impidieron a Crespo ocuparse directamente del proyecto; y por el otro, lo irregular del terreno, debido a que estaba situado en los bajos de la ladera sur avileña. Más tarde, hacia el año 1887, comienza la segunda etapa histórica de la construcción de Miraflores, la cual se ve afectada por los requerimientos de tiempo y dinero que le exigían a Crespo el logro de sus metas políticas.

Durante la mayor parte de esa época, Crespo estará fuera del país, lo que dificulta un poco la continuación del proyecto. Sin embargo, en España establece contacto con el constructor Juan Bautista Sales, con quien observa los modelos para la construcción, el diseño de los primeros planos, y contrata a un grupo de artesanos en carpintería, herrería y decoración. Se comenta que durante su estadía en España, Crespo tomó el nombre de Miraflores debido a una Cartuja que existe en la ciudad de Burgos. Una segunda versión indica que Crespo se inspiró en ese nombre a raíz de su exilio en Perú, donde permaneció algún tiempo en una hacienda antigua denominada Miraflores.

Para el año 1889, cuando Crespo regresa del exilio, se cumple la etapa más favorable en la construcción del palacio, debido a que Crespo le dedicará más tiempo a la continuación y culminación de este proyecto. Incluso, para el año 1892 existen testimonios gráficos de la estructura externa del Palacio, totalmente terminada, identificada con el nombre de La Trilla. En el año 1893, Crespo es elegido nuevamente Presidente de la República, luego del triunfo de su Revolución Legalista, hecho favorable para la edificación de Miraflores, pues se puede finalizar la construcción en su parte interna y también atender los detalles finales del proyecto.

En el año 1897 aparece por primera vez identificada, en el plano de Caracas, la esquina que lleva el nombre de Miraflores, además del área de la edificación. A comienzos de 1898, antes de marcharse al interior, Crespo realiza la última visita al Palacio, y al poco tiempo es asesinado en La Mata Carmelera. Su muerte generaría una etapa difícil en la construcción de Miraflores. Él había dejado numerosas deudas, razón por la cual su patrimonio queda afectado. De esta forma, la viuda de Crespo debió hacer frente a algunas demandas, de las que no escapa Miraflores.

La Junta Revolucionaria de Gobierno durante una reunión en el Salón de los Espejos (denominado actualmente Salón Joaquín Crespo) en 1945
Jimmy Carter, presidente de los Estados Unidos y Carlos Andrés Pérez en el despacho presidencial, 1978

A raíz del terremoto ocurrido en Caracas el 29 de octubre de 1900, el General Cipriano Castro, ya en el poder, decide alquilar Miraflores como residencia presidencial. Toma tal decisión presionado por el temor que le inspiró el terremoto, pues el sismo lo sorprendió en la Casa Amarilla y tuvo que saltar a la calle desde uno de sus balcones. Miraflores, en cambio, tenía una construcción antisísmica. De esta manera, Castro se convierte en el primer Presidente en habitar el Palacio. También, se traslada allí el Despacho del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

El 1 de enero de 1901, el Palacio de Miraflores ofreció la primera recepción oficial con motivo del Año Nuevo. Posteriormente, en marzo, la Asamblea Nacional Constituyente aprueba un proyecto mediante el cual se autoriza al Poder Ejecutivo Federal para adquirir la propiedad del Palacio con el objeto de convertirlo en Mansión Presidencial. Entre tanto, la edificación es sometida a remate y, finalmente, el gobierno la adquiere el 19 de junio de 1911, para convertirla en casa presidencial. Poco tiempo después, el General Juan Vicente Gómez se convierte en el primer mandatario que ocupa el Palacio con carácter de Residencia Oficial de los Presidentes de la República. Allí ofrece el General una gran recepción con motivo del Centenario de la Independencia, el 5 de julio de 1911.

Para el año 1936, el General Eleazar López Contreras se instala en Miraflores y le cambia al Palacio el carácter personalista que le habían atribuido Castro y Gómez, confiriéndole un perfil de Palacio Nacional de Gobierno y residencia oficial de los Presidentes de Venezuela. En 1941, el Presidente Isaías Medina Angarita ordena la reparación del Despacho Presidencial y mejora los alrededores del Palacio.

En 1945, Rómulo Betancourt se convierte en el primer mandatario que identifica a Miraflores como la sede donde se refrendan los Decretos Presidenciales, en sustitución del Palacio Federal, como se hacía anteriormente a esta fecha. En 1948, llega al Palacio de Miraflores el primer presidente elegido por voto popular, el novelista Rómulo Gallegos.

Entre 1948 y 1958, durante la dictadura de la Junta Militar y del General Marcos Pérez Jiménez, el Palacio de Miraflores sufre un grave abandono, incluso se plantea destruir sus instalaciones y reemplazarlo por otra edificación que sirva de sede oficial del gobierno. Para el año 1959, Rómulo Betancourt, primer mandatario constitucional de la nueva etapa democrática, despacha desde Miraflores e inicia una nueva ampliación de algunos salones y ambientes del palacio.

Años más tarde, en el primer período constitucional de Rafael Caldera (1969-1974) se inicia el levantamiento del Edificio Administrativo. Y en febrero de 1979, el Palacio es declarado Monumento Histórico Nacional. En el período del Presidente Luis Herrera Campins (1979-1984), se concluye el Edificio Administrativo y la Plaza Bicentenaria y durante la administración de Jaime Lusinchi (1984-1989), se amplia el área correspondiente al Consejo de Ministros. En 1992 la estructura del palacio se vio afectada por los intentos de golpe de Estado del 4 de febrero y 27 de noviembre.

Entre 1994 y 1999 se emprendió una práctica dirigida a rescatar la dignidad del Palacio de Miraflores como sede oficial del gobierno. Durante algunos años estuvo abierto a visitas guiadas.

Durante los hechos de abril de 2002, se lleva a cabo una multitudinaria marcha hacia este palacio exigiendo la renuncia del presidente Hugo Chávez. La marcha contra el gobierno fue desviada de su recorrido hacia el palacio presidencial de Miraflores. Ante estos hechos, el presidente Chávez ordenó a los militares activar el Plan Ávila, y la televisora oficial Venezolana de Televisión empezó a realizar llamados a todos los simpatizantes del gobierno a que salieran a «defender la revolución». Para cuando la marcha opositora se acercó a Miraflores, se encontraron con una concentración de apoyo al gobierno y varios efectivos militares. Ocurrieron entonces enfrentamientos armados entre la Policía Metropolitana, el Ejército y grupos, que produjeron varios muertos y heridos resaltando los Sucesos de Puente Llaguno. La presencia de francotiradores y los enfrentamientos con la Policía Metropolitana dejaron 19 muertos y cientos de heridos, tanto opositores como partidarios del oficialismo.

En febrero de 2007 se inauguró una nueva sala de prensa bautizada Simón Bolívar, más amplia y cómoda para realizar conferencias o anuncios importantes por parte de los distintos representantes del gobierno. En noviembre de 2012 la Asamblea Nacional aprobó un crédito adicional para la rehabilitación de la fachada del palacio.[1]

Other Languages