Palacio de Gobierno de Tabasco

Palacio de Gobierno del Estado de Tabasco
Villahermosa.Palacio de Gobierno 01.JPG
Palacio de Gobierno de Tabasco
Información general
Uso(s)Edificio del poder Ejecutivo del Estado
EstiloNeoclásico
LocalizaciónVillahermosa, Tabasco, México
Inicio5 de mayo de 1884
Finalización13 de diciembre de 1894
PropietarioGobierno del Estado de Tabasco
Altura15m aprox.
Diseño y construcción
Arquitecto(s)Carlos Jerez Huerta
Vista nocturna del Palacio de Gobierno y parte de la Plaza de Armas de Villahermosa.

El Palacio de Gobierno del estado de Tabasco fue inaugurado el 13 de diciembre de 1894, dentro de una serie de hechos políticos, sociales, económicos y costumbristas que establecen una acentuada diferenciación entre aquella época y los tiempos actuales.

Historia

Antecedentes

El primer gobierno independiente de Tabasco encabezado por don Agustín Ruiz de la Peña tuvo como sede el edificio del cuartel llamado "El Principal" el cual se encontraba en la esquina norponiente de la Plaza Mayor.

Los siguientes gobiernos de Tabasco, tuvieron como sede la entonces llamada "Casa de Gobierno", que era una casa propiedad del señor Antonio de la Serra y Aulet, que estaba localizada frente a la hoy plazuela del Águila.[2]

Siendo gobernador del estado Victorio Victorino Dueñas trasladó en 1857 la sede del gobierno a un edificio de su propiedad que se localiza en la esquina de las calles de Reforma y Juárez. Ese edificio continuó siendo la sede del Poder Ejecutivo del estado durante el gobierno del Coronel Gregorio Méndez Magaña en 1865 y hasta la última administración del mismo Dueñas en 1874.[2]

La idea de un edificio propio

Hacia 1870, se empezó a sentir la necesidad de que el Poder Ejecutivo contara con un edificio propio, una sede oficial, pues las oficinas centrales del Estado estaban establecidas en casas particulares, por cuyo alquiler se pagaban rentas modestas. El Gobierno del Estado, despachaba en el edificio que fue del antiguo Instituto Juárez y que se presume donó a esta institución el Doctor Simón Sarlat Nova. Esa inquietud motivó el proyecto de construir el Palacio de Gobierno.

La propuesta inicial y más directa fue de Don Francisco de Lanz y Rolderat, que era el Gobernador del Estado, no obstante que su gestión fue muy breve. Su primer período de carácter interino, duró apenas dos meses, del 30 de septiembre al 30 de noviembre de 1879, en tanto que su segundo periodo ya constitucional, durante el cual insistió en su proyecto, transcurrió del primero de enero al 19 de marzo de 1880, día en que falleció.

Siendo Vice-Gobernador del Estado Don Manuel Foucher como encargado del Poder Ejecutivo retornó la idea de construir el Palacio e hizo intentos para comprar la casa que era propiedad de Don Pablo Sastré. Este señor Sastré, que era ciudadano español, Vice-Cónsul de su país en Tabasco, mandó a construir con el cubano Don Francisco E. Casasús el edificio que se conoció popularmente como "La Casa de Piedra", que estaba ubicada frente a la Plaza de Armas, en un terreno donde hoy se levanta el Palacio Legislativo.

Don Manuel Foucher, implicado en los nada gratos devaneos políticos de la época, ejerció su mandato desde el 18 de marzo de 1881 hasta el día dos de noviembre de 1882, día en que fue asesinado. La intención de la construcción del Palacio volvió a estancarse.

Construcción

Este edificio fue la sede del Poder Ejecutivo del estado en 1857 siendo gobernador don Victorio V. Dueñas y en 1865 siendo gobernador el Coronel Gregorio Méndez Magaña.
La Plaza de Armas de Villahermosa en donde se puede observar el edificio color blanco del Palacio de Gobierno.

La idea de que el gobierno del estado contara con un edificio propio seguía latente y las iniciativas anteriores fueron reasumidas por el Gobernador Constitucional del Estado, Don Manuel Mestre Gorgoll. En enero de 1883, la casa que ocupaba el gobierno del estado pertenecía a don Lino Merino y se localizaba en el costado norte de la Plaza de Armas.[3]

El gobernador Mestre Gorgoll inició las gestiones para adquirir el predio, y en febrero de ese año, el Congreso del Estado autorizó al gobernador a comprar el predio de 103 metros 07 centímetros cuadrados a don Lino Merino para construir ahí la sede del Poder Ejecutivo, y en la casa adjunta propiedad de los hermanos Julián y Victorio Victorino Dueñas se construiría el Palacio Municipal de San Juan Bautista.[3]

La compra del predio fue pactada a pagarse en abonos. La operación no fue saldada casi en definitiva hasta el día 31 de diciembre de 1884, o sea veintidós meses después, bajo la administración de Mestre Gorgoll, cuando se completó la suma de 14 mil 595 pesos y 47 centavos, según datos que dejó en constancias el Gobernador Doctor Simón Sarlat Nova en su conocida "Memoria de la Administración Pública" fechada el ocho de diciembre de 1890, que era una especie de informe de gobierno. Hace entonces la promesa de poner prisa para agilizar la obra.

El 2 de febrero de 1884, el vicegobernador del estado Lauro León Vázquez emitió un decreto que establecía que "todo ciudadano del estado pagará, por una sola vez, un peso en varias mensualidades de doce y medio centavos cada una para la construcción del Palacio de Gobierno". Toda la entidad respondió con entusiasmo y muchos contribuyeron con mayor cantidad.[4]

Primera piedra

La primera piedra de la construcción del Palacio de Gobierno, la colocó el 5 de mayo de 1884[5]​ don Lauro León Vázquez, quien era Gobernador interino, ya que el titular, Manuel Mestre Gorgoll, había solicitado al Congreso una licencia para ausentarse del cargo por dos meses.

El proyecto original fue encomendado al arquitecto don Carlos Jerez Huerta, quien se ajustó a los deseos del Doctor Simón Sarlat Nova, que había dispuesto la construcción del Palacio de Gobierno del Estado, y, anexo a este edificio, el Palacio Municipal de San Juan Bautista.

Los trabajos

La construcción del edificio inició el día 23 de noviembre de 1884, siendo gobernador Don Manuel Mestre Gorgoll, quien había retornado al mando el 24 de julio de ese año, sin embargo decidió suspender los trabajos en razón de que la situación financiera del Estado no era bonancible; además había falta de materiales de construcción y carencia de obreros y artesanos calificados.

El día primero de enero de 1885, fue designado gobernador del estado el coronel Eusebio Castillo Zamudio, quien con una licencia de dos meses, ejerció el mando tres años; durante el periodo reanudó los trabajos del Palacio de Gobierno, con una inversión de tres mil quinientos pesos con 27 centavos.

Al término del mandato del coronel Eusebio Castillo, hombre muy popular por su valentía, (uno de los héroes de la toma de El Principal" durante la expulsión de los franceses), fue relevado en el mando por el general veracruzano don Abraham Bandala Patiño, producto del centralismo, ya que era costumbre de que los comandantes militares asumieran también el cargo de gobernadores de los estados. Bandala, desde el día 27 de marzo al 30 de septiembre de 1887, únicamente autorizó la inversión de 240 pesos que fueron aplicados para el pago de réditos en la deuda que se tenía con don Lino Merino, por plazos vencidos en la compra del predio donde ya se ejecutaba la obra.

Detalles de una de las tres puertas frontales del edificio.

Aducía Bandala, la mala situación del erario, para no reanudar la construcción que era muy necesaria.

Al concluir el mandato del general Bandala, le correspondió la administración del estado nuevamente al doctor Simón Sarlat Nova, quien fue el más decidido partidario de la obra, acelerando los trabajos estancados y no solo eso, sino que, considerando que el solar donde se edificaba el Palacio de Gobierno era muy reducido y que no era prudente anexar a esta construcción el Palacio Municipal, sino establecer ahí el Palacio del Poder Judicial, recomendó modificaciones al proyecto inicial y además, comprarle al Ayuntamiento la parte que en ese sitio le correspondía.

Detalles del edificio

Los trabajos fueron dirigidos por el arquitecto Jerez y Huerta, y el maestro de obras el español Pablo Folc; Los trabajos de albañilería fueron realizados por los artesanos tabasqueños don Luis Ramírez y don Enrique Cicero. Los trabajos de carpintería estuvieron a cargo del maestro don Apolinar Sanlucar y del maestro en tallado Jacinto Sánchez; el decorado y pintura del cielorraso fue obra del artista Miguel Enríquez traído expresamente desde la capital de la República; y los balcones, rejas de hierro, chapas de bronce, vidrios esmerilados y de colores, así como el mobiliario fueron encargados a Francia.[6]

El mármol de la escalera fue traído de Carrara, Italia, la herrería de los balcones y ventanas fue construida con la tecnología de la Torre Eiffel; la madera de las puertas y dinteles fue trabajada por un ebanista de apellido Dupeyrón y los pisos de la planta baja fueron hechos con losetas de barro, contando dicha planta con cinco niveles de pisos.[7]

Inauguración

El Palacio de Gobierno el día de su inauguración el 13 de diciembre de 1894.

"Este Palacio, representación material del poder y del pueblo, será mudo testigo del progreso, por cuya senda, con seguro paso, camina nuestro Estado(...)Pero la mayor gloria será que todos los gobernantes que penetren por su dintel(...)no olviden el precepto de nuestra Constitución local: Todo poder público emana del pueblo y se instituye para su beneficio..."

Alberto Correa Zapata. Secretario de Gobierno en la inauguración del Palacio de Gobierno. 13 de diciembre de 1894.[2]

En el momento que se dispuso la inauguración del Palacio del Poder Ejecutivo de Tabasco, el secretario general de gobierno, profesor don Alberto Correa Zapata, anunció que la obra tuvo un costo final de 130 mil 335 pesos.

La inauguración del Palacio del Poder Ejecutivo de Tabasco seguramente se anticipó para el 13 de diciembre de 1884, en virtud de que ese día, era el aniversario del nacimiento del Doctor Simón Sarlat Nova, y además en ese año se concluía su periodo constitucional.

En consecuencia un Comité Ciudadano, decidió la inauguración del edificio con una serie de celebraciones que cubrieron tres días; o sea desde la víspera, 12 de diciembre, hasta el día 14.

Al día siguiente, día de la inauguración, el programa señala textualmente que:Al rayar el sol, en este día en el que se conmemora el natalicio del Benemérito de Tabasco, Simón Sarlat, se disparará una salva de 21 cañonazos..."

Esta misma salva, se repitió a las 12 del día y a las 6 de la tarde, siendo después agasajado el gobernador Sarlat debido a que fue el decisivo impulsor de la obra del Palacio.

El acto principal de la inauguración giraba en torno a un banquete y baile de gran gala en el interior del palacio, pero este festejo estaba dirigido a la aristocracia. Y se dispuso que en las afueras del Palacio, en la Plaza de Armas, se celebrara una feria popular que consistía en quema de juegos pirotécnicos y una verbena, indiscutible ejemplo de las celebraciones populares españolas.

Este festejo, frente al palacio se prolongó hasta el día siguiente, día 14 de diciembre y concluyó con el reparto de dulces y refrescos caseros a los niños pobres.

Other Languages