Palacio de Gobierno (Bolivia)

Palacio Quemado
LaPaz Plaza Pedro Di Murillo 10.2004.jpg
Palacio Quemado (derecha) y el Congreso Nacional (izquierda), sede del Gobierno
Información general
Uso(s) Casa de Gobierno
Estilo Academicismo
Localización Bandera de Bolivia La Paz, Bolivia
Coordenadas 16°29′45″S 68°08′01″O / -16.49583333, 16°29′45″S 68°08′01″O / -68.13361111
Inicio 20 de noviembre de 1846
Finalización 25 de marzo de 1853
(163 años)
Propietario Estado Boliviano
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Jose Nuñez del Prado (boliviano).
[ editar datos en Wikidata]

El Palacio de Gobierno, llamado popularmente Palacio Quemado tras sufrir un incendio en 1875,[1] es el Palacio Presidencial de Bolivia, sede principal del Poder Ejecutivo boliviano y la oficina y sede de funciones del presidente de Bolivia. El edificio se emplaza en la Calle Comercio frente a la Plaza Murillo de la ciudad de La Paz junto a la Catedral Metropolitana, y en diagonal izquierda del Palacio Legislativo, donde funciona el Parlamento de Bolivia.

Historia

El Cabildo de La Paz

La construcción del palacio se inició en 1559, designándose a los indígenas del repartimiento de Chucuito, Tiahuanaco y Callapa como constructores que realizarían la labor como yanaconas.[2] Otros costos de construcción fueron cubiertos con 12.000 pesos enviados por el Virrey del Perú, Andrés Hurtado de Mendoza, además de contribuciones de los nuevos pobladores. Concluida en 1561 ulteriores añadidos y mejoramientos tuvieron lugar en los últimos años del siglo XVI y el XVII.

Las primeras gráficas de ésta construcción aparecen en 1781 año del cerco a La Paz, cuadros que corresponden a Don Martín de Landaeta; en la que se aprecia la tipología de los cabildos de la época, arcadas en todo el piso bajo y una galería de arcos en el piso alto. La planta del Cabildo se desarrolló en torno a un patio y con una escalera tipo imperial característica de todos los edificios importantes del siglo XVII en La Paz; cubierta de teja en la que no se advierten torres ni espadañas como en la de los cabildos argentinos. El segundo patio del edificio albergaba la cárcel desde donde saliera Pedro Domingo Murillo el 29 de enero de 1810 al cadalso para ser ahorcado.

Tras la independencia, sirvió de casa de gobierno y prefectura de La Paz, donde se recibió solemnemente al Libertador Simón Bolívar en agosto de 1825.

Palacio de Gobierno

Interior del palacio de gobierno.

El edificio continuó con algunas reformas hasta 1846, año en que el presidente de la república, general José Ballivián ordenó su demolición para dar inicio al nuevo. Lo encargó al más importante arquitecto de la época Don José Nuñez del Prado a quien se le debía el Teatro Municipal de La Paz, inaugurado en 1845 y en el que se había estrenado la Canción Patriótica. La edificación actual tardó en construirse seis años y cuatro meses y lo estrenó el presidente Isidoro Belzu el 25 de marzo de 1853.

En la práctica, iniciada la República el gobierno tuvo dos sedes: Sucre y La Paz, esta última la más importante ciudad de la Altipampa y la más próxima al Perú, cuya interdependencia con Bolivia fue intensa en el siglo XIX. De tal modo que los gobernantes se alternaban en ambas ciudades y con frecuencia se establecían más en La Paz que en Sucre u otra ciudad boliviana de la época.

Uno de los casos más curiosos que refleja la importancia de La Paz para el gobierno, fue que se construyó el primer palacio de gobierno en ella y no en Sucre; La Paz tenía importancia geopolíticamente hablando, lo que alimentó la susceptibilidad chuquisaqueña por la Guerra del Pacífico que daría lugar a la Guerra Federal por la sanción de la «Ley de Radicatoria» de 1898 que obligaba al Presidente de la república, a residir permanentemente en la capital de la república y pedir autorización legislativa para moverse fuera de ésta.

En éste edificio murió el Gral. Belzu cuando creyó vencer al general Mariano Melgarejo.En medio de la celebración del triunfo fue victimado por un riflero que acompañaba a Melgarejo durante su entrada al Palacio de Gobierno, según relata General Narciso Campero que fuera testigo del hecho. Al respecto el historiador O'Connor D'Arlach comenta:

Dejó tendido, envuelto en su propia sangre el cadáver del ídolo del pueblo, del ilustre general Belzu, y saliendo a uno de los balcones, se presenta a la muchedumbre y exclama: - Belzu ha muerto! ¿Quién vive ahora? Y algunas voces contestaron: ¡Viva Melgarejo!

[3]

Palacio Quemado

Palacio de gobierno de Bolivia (popularmente conocido como el Palacio Quemado)

El origen del sobrenombre del edificio se remonta al 20 de marzo de 1875 durante el gobierno de Tomás Frías cuando una turba comandada por Carlos Ressini y Modesto Moscoso quiso asaltar el edificio y haciéndose imposible el acometimiento, arrojaron antorchas encendidas desde la Catedral. Tras el incendio el edificio quedó en la práctica inhabitable perdiendo el tejado original con sus armaduras y destruyéndose el interior por la caída del tercer piso.

En 1882 se comenzó su restauración, mientras se usaba como palacio entre 1875 y 1882 el edificio situado a una cuadra en la esquina de las calles Potosí y Ayacucho, de ahí el denominativo de «Palacio Chico» para el inmueble que hoy es sede del «Viceministerio de Culturas» . Desde allí dirigirían el gobierno Tomás Frías e Hilarión Daza, este último gobernó desde Tacna durante la Guerra del Pacífico. Los gobiernos comprendidos entre la presidencia del general Narciso Campero y la de Fernández Alonso tuvieron como sede inamovible a Sucre, acelerando la conclusión del monumental Palacio Nacional en esta ciudad, que solo llegaría a ser ocupado por el doctor Fernández Alonso.

En 1899 se convierte oficialmente en la «Sede presidencial» como epílogo de la Guerra Federal, dejando el suntuoso Palacio Nacional de Sucre, hoy Palacio de Gobernación de Chuquisaca.

En 1913, durante el segundo gobierno del presidente Ismael Montes se realiza una importante remodelación; pero es en 1923 cuando el presidente Bautista Saavedra, en las proximidades del centenario de la República, ordena una remodelación total que hace a su actual estructura interior y en parte exterior, con patio enfarolado convertido en vestíbulo principal eliminando las caballerizas y la sustitución del tejado alto por un techo metálico de zinc que no es visible desde la calle.

El 21 de julio de 1946 una revuelta asalta el edificio y asesinan al presidente Gualberto Villarroel, para luego arrojarlo por uno de los balcones del edificio hacia la Plaza Murillo y arrastrar el cadáver para colgarlo de una farola de donde fue vejado y maltratado junto a los cuerpos de sus edecanes que corrieron la misma suerte.

Remodelaciones y cambios

Vista nocturna del palacio quemado junto al palacio legislativo.

Durante el gobierno de la Revolución Nacional, el presidente Victor Paz Estenssoro ordenó mejoras en su despacho sumámdole a éste el área correspondiente a la sala de gabinete. Encargó al artista Miguel Alandia Pantoja un mural alegórico a la Revolución Nacional que se exhibía en las gradas principales o escalinata, esta obra fue posteriormente destruida por órdenes del presidente Gral. Barrientos por sus referencias críticas al ejército. También se hizo la colocación del mármol en el arco de ingreso al vestíbulo y de las gradas principales; se instaló un ascensor en la parte posterior de la escalinata.

En 1973 durante el gobierno del Gral. Banzer, se encargó una ampliación en la parte posterior del edificio ; a la vez que se intentó construir un helipuerto sobre la cubierta. Durante ésta gestión se deja de utilizar el tercer piso como residencia presidencial y se inicia y culmina la construcción de la «Residencia Presidencial de San Jorge» en el barrio de San Jorge de La Paz.

En la gestión del Lic. Paz Zamora se inició una remodelación interior dándole al Palacio Quemado sus colores originales, crema y pardo con delineamientos de bermellón, particularmente, en el vestíbulo principal. A manera de residencia eventual se habilitó nuevamente el tercer piso en el que se construyó un dormitorio con baño privado, decorándose ambos con artículos rescatados de los anticuarios. Se habilitó el Salón de Presidentes a manera de museo con los retratos pintados por varios artistas de todos los gobernantes del país.

El año 2001 el presidente Quiroga, modernizó el edificio con la instalación de equipos de Informática y la instalación de blindaje en las ventanas del despacho presidencial.

En la gestión del presidente Mesa se realizaron trabajos de restauración integral al edificio. Se blindaron todas las ventanas de Palacio, se instalaron: Nuevo servicio sanitario y eléctrico, redes de comunicación, sistema de seguridad y un nuevo y moderno generador autónomo de electricidad; nuevos techos y cambio de los cristales del plafón del vestíbulo principal, restauración de la fachada principal y otros pormenores. Se recuperaron obras de arte de gran valor alojadas en los depósitos del Museo Nacional de Arte. En la práctica se acondicionó y refaccionó el edificio intentando devolverle su decoración original de 1923.

Other Languages