Palacio Episcopal de Murcia

Palacio Episcopal de Murcia
Obispado de Murcia.jpg
Fachada principal del Palacio Episcopal
Información general
Uso(s)Palacio
EstiloBarroco-rococó
CatalogaciónBien de Interés Cultural
LocalizaciónEscudo de Murcia.svg Murcia,
Flag of the Region of Murcia.svg Región de Murcia,
EspañaFlag of Spain.svg España
Coordenadas37°59′01″N 1°07′46″O / 37°59′01″N 1°07′46″O / -1.12957
Inicio1748
Finalización1768
PropietarioDiócesis de Cartagena
Diseño y construcción
Arquitecto(s)Pedro Pagán, José López y Baltasar Canestro

El Palacio Episcopal de Murcia (Región de Murcia, España) es un edificio histórico situado en el casco antiguo de la ciudad, sede oficial de la Diócesis de Cartagena. Edificado en el siglo XVIII, hoy es uno de los inmuebles más importantes del patrimonio monumental de la ciudad de Murcia.

Historia

El primitivo Palacio Episcopal de Murcia se encontraba hasta mediados del siglo XVIII en la manzana configurada por las calles Salzillo por el oeste, calle Azucaque por el norte, Polo de Medina por el este, y la actual plaza de Belluga por el sur. Aquel primitivo palacio renacentista ocupaba gran parte de lo que hoy es la mencionada Plaza de Belluga, creada a raíz de la reforma urbanística de los alrededores de la Catedral tras la construcción de la nueva fachada principal del templo (o imafronte) entre 1738-1754.

Como parte de la reforma urbana que dio lugar a esta plaza se pensó en construir un nuevo palacio episcopal en el solar que hasta entonces ocupaba el palacio del Adelantado Mayor del Reino de Murcia, propiedad de los marqueses de Los Vélez, justo enfrente del emplazamiento anterior y que quedó presidiendo la nueva plaza de Belluga, que en aquel entonces se llamó plaza del Palacio.

La construcción del actual Palacio Episcopal se inició en junio de 1748, impulsada por el obispo Juan Mateo López Sáenz, con maestros locales vinculados a Jaime Bort, como Pedro Pagán, José Alcani y Martín Solera, activos en la obras de la fachada catedralicia.

En 1757 los trabajos proseguían muy lentamente, por lo que el Cabildo Catedralicio solicitó al obispo Diego de Rojas y Contreras que buscara un nuevo director de las obras en la Corte, donde se encontraba el obispo. Allí solicitó un proyecto que fue revisado por José López (discípulo de Bort), que fue quien realmente estuvo al frente de las obras.

Tras una nueva paralización de los trabajos en 1761, Baltasar Canestro (arquitecto de origen italiano) se hizo cargo del proyecto en 1765, concluyéndose en 1768.

Durante la Guerra de Independencia Española, cuando las tropas francesas del general Soult entraron en Murcia sometiéndola a un brutal saqueo, utilizaron el Palacio Episcopal como Cuartel General.

Así mismo, cuando la ciudad recibió la visita de Isabel II en 1862, el palacio sirvió de residencia a la monarca, al igual que cuando Alfonso XII viajó a Murcia ante los trágicos efectos de la riada de Santa Teresa de 1879.

Other Languages