Palacio Episcopal de Astorga

Palacio Episcopal de Astorga
Palacio Episcopal, Astorga.jpg
Palacio Episcopal de Astorga
Información general
Estado Completado
Uso(s) Palacio
Estilo Neogótico
Catalogación Bien de Interés Cultural
24 de julio de 1969
RI-51-0003827
Dirección Glorieta Eduardo de Castro, 5
Localización Astorga, Flag of Spain.svg  España
Coordenadas 42°27′28″N 6°03′22″O / 42.4578, 42°27′28″N 6°03′22″O / -6.056
Inicio 1889
Finalización 1915
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Antoni Gaudí
Otros Ricardo García Guereta
[ editar datos en Wikidata]

El Palacio Episcopal de Astorga es un edificio neogótico situado en la ciudad española de Astorga ( León). Fue proyectado por el arquitecto modernista Antoni Gaudí y se trata, junto con la casa Botines en la capital provincial y El Capricho en Comillas ( Cantabria), de las únicas obras de Gaudí realizadas fuera de Cataluña. Su construcción se llevó a cabo entre 1889 y 1915.[1]

Esta obra pertenece al período neogótico de Gaudí (1888-1898), etapa en que el arquitecto se inspiró sobre todo en el arte gótico medieval el cual asume de forma libre y personal, intentando mejorar sus soluciones estructurales. El neogótico fue en aquella época uno de los estilos historicistas de mayor éxito, sobre todo a raíz de los estudios teóricos de Viollet-le-Duc. Gaudí estudió con profundidad el gótico catalán, el balear y el rosellonés, así como el leonés y el castellano en sus estancias en León y Burgos, llegando al convencimiento de que era un estilo imperfecto, a medio resolver. En sus obras elimina la necesidad de contrafuertes mediante el empleo de superficies regladas y suprime cresterías y calados excesivos.[2]

Desde 1962 el palacio alberga el Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago. El edificio fue catalogado como Bien de Interés Cultural el 24 de julio de 1969 con la referencia RI-51-0003827.

Historia

El antiguo palacio episcopal fue edificado probablemente en el siglo xii gracias a la donación de un solar que hizo la reina Urraca.[6]

Proyecto de Gaudí

El palacio en obras

Cuando Gaudí recibió el encargo de construir el palacio episcopal estaba ocupado en diversos proyectos como el palacio Güell, los pabellones Güell, el colegio de las Teresianas y la Sagrada Familia, por lo que no podía desplazarse a Astorga para estudiar el terreno y el entorno del nuevo edificio. Para no retrasar el proyecto le pidió al obispo que le enviase fotografías, dibujos y demás información del lugar, que le permitiesen comenzar a proyectar el palacio de manera que armonizase con las edificaciones de su entorno. Una vez hubo estudiado todo el material recibido, Gaudí preparó los planos del proyecto y los envió a Astorga. Grau se sintió satisfecho e inició los trámites para obtener los permisos administrativos ya que al ser un edificio público debía tener el visto bueno de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.[7]

Después de haber introducido algunas modificaciones, el proyecto fue aprobado en el mes de febrero de 1889. Esa primavera, una vez concluido su trabajo en el palacio Güell, Gaudí hizo una visita a Astorga y, después de visitar el terreno, hizo algunos pequeños cambios a los planos. Gaudí visitó las obras dos veces en 1890, tres en 1892 y cuatro en 1893.[7]

El 24 de junio de 1889, onomástica del obispo, se puso la primera piedra.[8]

Tras la muerte del obispo, el 4 de noviembre de 1893 Gaudí dimitió por desavenencias con el cabildo, por lo que las obras estuvieron paradas durante varios años —quedaba por terminar el piso superior y la cubierta—.[8]

Intervenciones posteriores

Fachada del Palacio Episcopal de Astorga, firmada por Gaudí en 1887

En sustitución de Gaudí fue nombrado Francisco Blanch Pons, arquitecto diocesano de León, quien apenas intervino, por lo que se paralizaron de nuevo las obras en 1894.[14]

En 1913, cuando el obispo de Diego fue trasladado a Salamanca, el palacio quedó abandonado, aunque el sótano fue convertido provisionalmente en museo arqueológico.[13]

Durante la Guerra Civil sirvió de cuartel de artillería y sede de la Falange. Entre 1943 y 1955 se restauraron los daños ocasionados durante la guerra.[15]

En 1956, el obispo Josep Castelltort inició la restauración para convertir el edificio en residencia del obispo, la que debería haber sido su función inicial y que nunca llegó a consumarse. Tras su fallecimiento en 1960, el nuevo obispo, Marcelo González Martín, renunció finalmente a la función episcopal del palacio y promovió su reconversión a lo que es actualmente, el Museo de los Caminos, dedicado al Camino de Santiago.[16]

En 2014 se inició una profunda restauración del palacio con una inversión de 1,8 millones de euros aportados por la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento. La reforma se prolongará hasta 2017.[17]

Other Languages