Palacete Albéniz

Palacete Albéniz
Palauet Albéniz
Bcn 3530 Palauet Albeniz pp.jpg
Fachada posterior (1965-1970) del palacete.
Nombre(s) anterior(es)Pabellón Real de Montjuïc
Información general
Uso(s)Palacio Real
EstiloHistoricismo y neoherreriano
LocalizaciónBarcelona
Coordenadas41°22′02″N 2°09′20″E / 41°22′02″N 2°09′20″E / 2.155642
Finalización1928
Fecha de construcción1928
PropietarioAyuntamiento de Barcelona
Diseño y construcción
Arquitecto(s)Juan Moya Idígoras
Cúpula con vidriera.
Jardín.

El Palacete Albéniz (en catalán, Palauet Albéniz), anteriormente conocido como Pabellón Real de Montjuïc, es un palacio situado en la Montaña de Montjuïc, en ciudad de Barcelona, España. Actualmente es la residencia oficial del rey de España en sus visitas a la ciudad.

Desde su construcción ha sido adaptado a sus diferentes funciones: primero, como lugar de representación de la Corona durante la Exposición Internacional de Barcelona de 1929 y, tras la misma, como alojamiento de personajes ilustres. Actualmente se ha consolidado como la residencia oficial de la Familia Real Española en sus estancias oficiales en Cataluña. El palacio está rodeado por los Jardines de Joan Maragall.

Historia

Durante la Exposición

Fue construido con motivo de la Exposición Internacional que tuvo lugar en Barcelona durante el año 1929. Contrariamente a la creencia popular, el edificio no sirvió de residencia real, sino que albergó la representación de la Casa Real Española. La Familia Real lo usó como lugar de reposo, para las colaciones y el té, así como para recibir a los huéspedes ilustres que visitaron la exposición.[3]

El diseño del pabellón corrió a cargo del arquitecto de la Casa Real, Juan Moya.[4]​ Por esta razón, aunque los edificios de la exposición no se caracterizaron por su homogeneidad estilística, el edificio destacó porque no seguía las pautas de la arquitectura mediterránea y catalana de la mayoría de los palacios y pabellones de la Exposición, sino que se encontraba más cercano a los gustos borbónicos y a la estética de los Reales Sitios madrileños.

La inauguración oficial, en presencia del rey Alfonso XIII, la reina Victoria Eugenia, las infantas y otras autoridades, tuvo lugar el 5 de octubre de 1929.[5]

Después de la Exposición

En 1930, acabada la exposición, se planteó ubicar en el palacio el Museo de la Música de Barcelona. El proyecto no prosperó, pero, la Junta de Museos propuso la realización y colocación de un busto en honor al músico, compositor y pianista catalán Isaac Albéniz. El Ayuntamiento dio su visto bueno y desde ese momento se conoce al Pabellón Real de Montjuic como Palacete Albéniz. Dicho busto fue esculpido por los escultores barceloneses Enric Casanovas y Mateu Fernández Soto.[6]

Tras permanecer cerrado y desocupado durante la Segunda República y la Guerra Civil, en 1952, el palacete sirvió de alojamiento al cardenal Angelo Dell'Acqua, Legado Pontificio, que acudió a Barcelona con motivo del XXXV Congreso Eucarístico. En 1957, el alcalde José María de Porcioles decidió convertir el palacete en lugar de alojamiento para visitantes ilustres, entre los que caben destacar el príncipe Constantino de Grecia, Richard Nixon, William Tubman, Habib Burguiba, el Cardenal Tisserant o Christian Pineau.[7]

De 1965 a 1970, el ayuntamiento de Barcelona decidió remodelar y ampliar el palacete, y adjudicó el proyecto a los arquitectos municipales Joaquim Ros de Ramis, Antoni Lozoya e Ignasi Serra Goday. Con el añadido de las dos nuevas alas, el antiguo pabellón de forma cuadrangular, pasó a tener la actual forma de T mayúscula.[8]

El alcalde Porcioles decidió que el interior se decorase con pinturas de los artistas más representativos del arte catalán contemporáneo, como Ramón Martí Alsina, Ramón Casas, Joaquim Mir o Santiago Rusiñol entre otros, así como con muebles de la Colección Plandiura. La renovación también incluyó la creación de una cúpula con pinturas de Salvador Dalí que evocan la cultura y la ciudad y de otra con vidriera obra de Carlos Muñoz de Pablos.[8]

Los primeros huéspedes del renovado palacete fueron los príncipes Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia en febrero de 1971, los cuales, tras su ascenso a trono en 1975, prefirieron utilizar al Palacete Albéniz como su residencia oficial en la ciudad en vez del Palacio Real de Pedralbes.

Other Languages