Padre nuestro

Representación del episodio del Sermón del Monte en el que, según el Evangelio de Mateo, Jesús de Nazaret dio a conocer el texto en el que se basa la oración del padre nuestro. Obra de Carl Heinrich Bloch, conservada en el Nationalhistoriske Museum på Frederiksborg Slot, Castillo de Frederiksborg, Dinamarca. Al igual que el resto del evangelio y de los escritos del Nuevo Testamento, el padre nuestro en su versión original conservada fue escrito en una forma dialectal del griego, la koiné, llamada también griego alejandrino, helenístico, común, o «griego del Nuevo Testamento». La koiné fue la lingua franca o lengua internacional del Mediterráneo oriental desde el período helenístico, y también la lengua de difusión del cristianismo.

El padre nuestro o padrenuestro[1] (en latín, Pater Noster) es el nombre de una oración cristiana elaborada por Jesús de Nazaret según relatan los evangelios de Mateo (Mt 6:9-13) y de Lucas (Lc 11:1-4). De la diferencia en la descripción de las circunstancias y en el estilo del texto de la oración en ambos autores, derivan las diferentes versiones existentes para cada confesión cristiana.

El padrenuestro es considerado[3]

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada dîa;
y perdona nuestras ofensas,
así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amen

Jesús de Nazaret, Evangelio de Mateo 6:9-13

Antecedentes del padre nuestro

Tradiciones litúrgicas en la Edad Antigua

Cómo oraban los gentiles: Roma y Grecia antiguas

La estatua de Zeus creada por el escultor Fidias hacia el 435 a. C., según un grabado de Maarten van Heemskerck, siglo XVI.

Cada pueblo tenía su forma de comunicarse con sus dioses. Una forma de establecer contacto era por medio de palabras ritualizadas, como si los dioses fueran personas que escuchan y responden, esto es, orar. En el caso de la religión grecorromana, existía un gran contraste entre la oración dirigida a las grandes divinidades y la efectuada con los dioses familiares. En el caso de las grandes divinidades ( Júpiter, Neptuno, etc.) la oración era muy recargada, con ritos muy elaborados y complicados llenos de pompa y ceremonia[ cita requerida]. Se consideraba a los dioses entes bastante lejanos y no tenía caso esforzarse por establecer un diálogo con ellos; pues eran tan grandes y poderosos que seguramente no escucharían. Más bien había que evitar su ira. Por otro lado, a los dioses domésticos, los de la familia, los propios antepasados, se les oraba de un modo distinto: se les pedía consejo y protección de una manera íntima, en este caso había una cercanía y una conversación verdadera, puesto que sentían amor por estos pequeños dioses.

Dentro del cristianismo, el grupo que se volvería más numeroso es el de los creyentes de origen gentil (no judío). De hecho se debe tomar en cuenta que el Nuevo Testamento fue escrito en una lengua pagana[ cita requerida] , el griego. En la actualidad los judíos consideran a los cristianos como gentiles, mientras en la Antigüedad eran considerados una secta judía. La herencia de los gentiles es innegable en el cristianismo.

Oración en el judaísmo

Judío yemenita usando kipá y talit mientras ora.

El judaísmo retoma el contexto religioso de la época antigua: la existencia de un solo dios ( monoteísmo). De forma similar al resto de los pueblos, la creencia judía sostenía que su deidad los favorecía solo a ellos, es decir, seguía siendo un dios de un solo pueblo. La diferencia fundamental estribaba en que para los judíos todas las demás deidades eran falsas, sólo su dios existía realmente (exclusivismo). Según el judaísmo, él creó a todos los hombres, pero escogió a Israel para ser su pueblo.[ cita requerida]

Israel se comunica con Dios a través de sus profetas, siendo el más grande de todos Moisés.[ cita requerida] Así, Yahvé habría hablado cara a cara con él en reiteradas ocasiones. Según los relatos bíblicos, este hijo de Israel fue el único en comunicarse con Dios directamente (los demás que lo hicieron, lo lograron a través de la mediación de ángeles).[ cita requerida]

Israel es un pueblo donde la oración es uno de los puntos más importantes de su identidad[ cita requerida]. Incluso los judíos menos creyentes conocen algunas oraciones. Su contacto con Yahvé se ha caracterizado en gran medida por sus oraciones. El judaísmo legó al cristianismo una gran parte de sus creencias. De hecho, el cristianismo asegura que en la figura de Jesús de Nazareth se da el cumplimiento total de sus escrituras y lo identifica como el Mesías o Cristo prometido. Jesús mismo creció dentro del contexto espiritual judío y esa identidad se ve claramente reflejada en la oración del padre nuestro[ cita requerida].

Ejemplos de oraciones judías

  • Amidá: literalmente, "parado", llamada también la oración de las dieciocho peticiones, es una antigua oración del judaísmo que aún se conserva. Las Dieciocho bendiciones son doce veces más largas que la oración dominical en su versión más amplia. En esta oración El Eterno (Yahvé) se revela como alguien próximo a quien se eleva esta oración, es un Dios único, salvador, justo y misericordioso con su pueblo elegido.
  • Shemá Israel: el corazón de esta oración está contenido en el capítulo 6 del libro de Deuteronomio, empieza con la frase Shema Israel ("Escucha Israel, Adonai es nuestro dios, Adonai es uno"). Esta oración la deben rezar diariamente y su mensaje podría ser: a un dios único corresponde un amor único, sin divisiones ni fisuras. Por lo mismo se reclama a un israelita un servicio exclusivo al Señor. Jesús la cita en Marcos 12:29-30.
  • Abinu Malkenu: literalmente, padre nuestro, rey nuestro, esta oración contiene las palabras padre nuestro en hebreo. Se le pide al Divino que permita que las bendiciones vengan a las vidas de los hombres.

Espiritualidad judía vertida en el padre nuestro

Diversas fuentes afirman que el padre nuestro recoge una indudable herencia de la espiritualidad judía.

Por ejemplo, en el libro Rabbinic Literature and Gospel Teaching (Londres, 1930) se afirma que hay semejanzas entre la oración del padre nuestro y oraciones tradicionales del judaísmo. Con tales comparaciones se pretendió demostrar en dicho libro que el padre nuestro tiene una base filosófica judía.

En la Liturgia para la mañana del Shabat de acuerdo al uso romano se afirma:

Padre nuestro del cielo, te deleitas en establecer tu Casa en nuestras vidas y posar Tu Presencia en las tinieblas de nuestros días.

Este texto revela que los judíos ven al Señor como su Padre, el padre de su pueblo, mensaje que viene contenido en la oración de Jesús.

Un kadish dice lo siguiente:

Permite que tu grandioso nombre sea magnificado y santificado.

Aquí los judíos engrandecen el nombre de su dios y le piden que los hombres lo reconozcan y glorifiquen. Este mensaje viene contenido en la primera petición de la oración.

Otro kadish dice:

Permite que tu Reino llene las vidas, y los días y la vida de toda la Casa de Israel muy pronto, en un futuro cercano.

El Reino de Dios es una idea que los cristianos tomaron del judaísmo y este kadish lo demostraría.

El rabí Eleazar Magno dijo también:

Cualquiera tiene un pan en la canasta y dice: ¿Qué comeré mañana? es una persona de poca fe.

El texto griego del padre nuestro en su traducción más fiel diría danos hoy nuestro pan del mañana, lo cual concuerda con lo dicho por Eleazar el Grande.

La Amidá dice por su parte:

Perdónanos, oh padre nuestro, porque hemos pecado, absuélvenos, Oh rey nuestro, porque hemos cometido transgresiones.

La Amida demuestra el dolor o al menos el temor que el pueblo de Israel siente por sus pecados.

Samuel el Pequeño dijo:

Si tu enemigo cae, no lo disfrutes, si sale lastimado no permitas felicidad en tu corazón, pues Dios lo verá y quitará de él su ira.

El mensaje habla del amor a los enemigos. Perdonar a los que nos ofenden sería parte de ese amor.

La oración de Mar bar Rabna, datada en el siglo V y usada en la liturgia vespertina dice:

Sé un escudo para nosotros, aparta a nuestros enemigos, la pestilencia, la espadada...

Se le pide al Dios de los judíos en esta oración que sea una protección, al igual que Jesús le pide al padre que nos libre del mal.

El presbítero italiano Marco Adinolfi considera que el padre nuestro pudo haber sido una oración propia del judaísmo, puesto que a lo largo de ella se sintetiza la espiritualidad judía, de forma que Jesús en el padre nuestro dejó el mensaje más judío de toda la Biblia[ cita requerida].

Other Languages
Afrikaans: Onse Vader
Alemannisch: Vaterunser
aragonés: Painuestro
Ænglisc: Fæder ūre
asturianu: Padre nuesu
azərbaycanca: Atamız
Boarisch: Vadda unsa
žemaitėška: Tievė Mūsa
беларуская: Малітва Гасподняя
беларуская (тарашкевіца)‎: Ойча наш
български: Отче наш
Bislama: Lord's Prayer
brezhoneg: Pater noster
bosanski: Oče naš
català: Parenostre
Chavacano de Zamboanga: Padre nuestro
Cebuano: Amahan Namo
Choctaw: Piki vba
čeština: Otčenáš
kaszëbsczi: Òjcze Nasz
словѣньскъ / ⰔⰎⰑⰂⰡⰐⰠⰔⰍⰟ: Отьчє нашь
dansk: Fader vor
Deutsch: Vaterunser
Zazaki: Piyê Ma
dolnoserbski: Wóścenas
emiliàn e rumagnòl: Pader noster
English: Lord's Prayer
Esperanto: Patro nia
euskara: Gure Aita
Võro: Mi Esä
Na Vosa Vakaviti: Na Masu
føroyskt: Faðir vár
français: Notre Père
arpetan: Noutron Pâre
furlan: Pari Nestri
Gaeilge: Ár nAthair
galego: Nosopai
Avañe'ẽ: Ore Ru
客家語/Hak-kâ-ngî: Chú ke Khì-tó-vùn
Fiji Hindi: Lord's Prayer
hrvatski: Oče naš
hornjoserbsce: Wótčenaš
magyar: Miatyánk
interlingua: Patrenostre
Bahasa Indonesia: Doa Bapa Kami
Interlingue: Patre nor
íslenska: Faðir vor
italiano: Padre nostro
日本語: 主の祈り
Basa Jawa: Kanjeng Rama
ქართული: მამაო ჩვენო
kalaallisut: Ataatarpooq
한국어: 주님의 기도
Перем Коми: Миян айным
Ripoarisch: Vatter unser
Kurdî: Bavê me
kernowek: Pader
Latina: Pater noster
Lëtzebuergesch: Eise Papp
Limburgs: Oze vader
Ligure: Poae nostro
lumbaart: Pader Noster
lingála: Tatá wa Bísó
lietuvių: Tėve mūsų
latviešu: Tēvreize
македонски: Оче наш
Bahasa Melayu: Doa Bapa Kami
မြန်မာဘာသာ: Lord's Prayer
эрзянь: Тетянек
Nāhuatl: Totahtzineh
Napulitano: Pate nuoste
Plattdüütsch: Vadderunser
Nedersaksies: Onzevaoder
Nederlands: Onzevader
norsk nynorsk: Fader vår
norsk bokmål: Fader vår
Sesotho sa Leboa: Thapelo ya Morena
occitan: Paire nòstre
Pangasinan: Ama Mi
Kapampangan: Ibpa Mi
Deitsch: Unser Fadder
polski: Ojcze nasz
Piemontèis: Pare nòstr
Ποντιακά: Πάτερ Ημών
português: Pai Nosso
Runa Simi: Yayayku
rumantsch: Babnoss
Romani: Amaro Dad
română: Tatăl nostru
armãneashti: Tatã-a nostru
tarandíne: Paternostre
русский: Отче наш
русиньскый: Молитва Господня
sicilianu: Patri nostru
srpskohrvatski / српскохрватски: Oče naš
Simple English: Lord's Prayer
slovenčina: Otčenáš
slovenščina: Oče naš
Gagana Samoa: Tatalo o le Ali'i
shqip: Ati ynë
српски / srpski: Молитва Господња
SiSwati: Babe wetfu
Basa Sunda: Nun Ama di Sawarga
svenska: Herrens bön
Kiswahili: Baba yetu
ślůnski: Uojczynasz
Tagalog: Ama Namin
Türkçe: Pederimiz
Xitsonga: Tata wa hina
татарча/tatarça: Күктәге Атабыз
chiTumbuka: The Lord's Prayer
українська: Отче наш
vèneto: Pare nostro
vepsän kel’: Meiden Tat
Tiếng Việt: Kinh Lạy Cha
West-Vlams: Uze Vader
Volapük: Pleked Söla
walon: Påter
Zeêuws: Onze Vaoder
中文: 主禱文
文言: 主禱文
Bân-lâm-gú: Chú ê Kî-tó-bûn
粵語: 天主經