Padre de la Patria

Padre de la Patria o Padre de la Nación son términos usados para rendir el mayor homenaje posible a una figura histórica, considerándole como " padre", en el sentido de fundador

Suele ser un líder considerado clave, cuya biografía se mitifica para convertirla en fuente de inspiración patriótica, intensificando sus rasgos simbólicos, heroicos y de autoridad, tanto política como moral. Su imagen es utilizada como símbolo nacional, mostrándose en monumentos, monedas, billetes, sellos, carteles, etc. El respeto y veneración que adquiere tal figura, especialmente cuando esa consideración se alcanza en vida y durante su mandato, puede terminar convirtiéndose en el denominado culto a la personalidad, una especie de religión laica.

No son muchos los países que hayan otorgado el título de "padres fundadores de la nación" oficialmente; mientras que el uso informal, o en la bibliografía, depende de cada caso, según las distintas etapas históricas impulsen el desarrollo de la conciencia nacional en la construcción de su justificación histórica (la construcción de la historia nacional).[1]

Pater Patriae

El antiguo Senado Romano confería los títulos oficiales de la antigua República de Roma, entre ellos el título honorífico de Pater Patriae ("Padre de la Patria" en latín), que podía entregar a sus ciudadanos más ilustres. El primero en ser distinguido con él fue Marco Furio Camilo ( 386 a. C.), el general que había vencido a los galos que asediaban Roma; y se le equiparó a Rómulo (el mítico fundador de la ciudad). Posteriormente, se volvió a conceder el título a Marco Tulio Cicerón por evitar la conspiración de Catilina durante su consulado en el 63 a. C. También le fue otorgado a Julio César. A partir de Augusto (a quien se le confirió ese honor en el año 2 a. C.) muchos emperadores romanos ostentaron esa denominación, pero sin llegar a considerarse como uno más entre los títulos implícitos al cargo (como Imperator, Caesar, Augustus, Princeps senatus, Pontifex maximus, etc.), sino que se concedía por el Senado, normalmente, tras varios años de mandato, con lo que los emperadores de menor duración no llegaron a obtenerlo. Con Nerva, el título se le confirió inmediatamente, como prueba de especial estima. En el caso de Tiberio, el título le fue ofrecido por el Senado, pero éste rehusó aceptarlo. Nerón también lo declinó en primera instancia, pero aceptó al ofrecérselo el Senado en una segunda ocasión. Adriano sólo lo aceptó después de dos años.[2]

El título figuraba en las monedas imperiales y las inscripciones monumentales con la abreviatura P P.

Other Languages
বাংলা: জাতির জনক
עברית: אבי האומה
hrvatski: Otac domovine
Bahasa Indonesia: Bapak Bangsa
日本語: 国民の父
한국어: 국부 (정치)
português: Pai da Pátria
Tiếng Việt: Cha già dân tộc
中文: 国父