Pacto de Cañuelas

El Pacto de Cañuelas fue un acuerdo firmado el 24 de junio de 1829 entre los generales Juan Lavalle y Juan Manuel de Rosas, con el objetivo de detener la guerra civil que asolaba la provincia de Buenos Aires desde la revolución de diciembre de 1828.

Antecedentes

La revolución dirigida por el general unitario Juan Lavalle contra el gobernador, coronel Manuel Dorrego, había resultado rápida e incruenta, y el gobernador había huido. Perseguido por las fuerzas de Lavalle, fue derrotado en la batalla de Navarro, y — unos días más tarde — fusilado por orden de su vencedor, que se hizo proclamar gobernador.[2]

Hasta ese momento, la revolución no había tenido problemas, pero el fusilamiento le quitó adhesiones en todos lados: los gauchos del interior de la provincia se levantaron en forma de montoneras;[5] el gobernador de la vecina provincia de Santa Fe, Estanislao López, inició una campaña contra el nuevo gobierno porteño; y el comandante de las milicias de la provincia, Juan Manuel de Rosas, se trasladó con parte de las mismas a Santa Fe.

Lavalle expulsó a sus enemigos de la ciudad, pero no pudo aplastar la rebelión de los gauchos. Avanzó sobre Santa Fe, pero López lo obligó a retroceder y luego lo persiguió hacia la capital. Las fuerzas de López y Rosas alcanzaron a Lavalle en puente de Márquez, derrotándolo.[6]

Desde entonces, Rosas puso sitio a Buenos Aires, impidiéndole a las fuerzas de Lavalle y a la población recibir toda forma de ayuda externa, incluidos alimentos.[7] Cada vez más aislado, y apoyado solamente por una fracción exaltada del partido unitario, Lavalle no veía salida alguna a su posición. Pese a que logró evitar la toma de la ciudad por sus enemigos, no tenía fuerzas suficientes — especialmente de caballería — como para obligar a Rosas a levantar el cerco.

Other Languages