Pacto de Biak-na-Bató

El Pacto de Biak-na-Bató fue un acuerdo entre las facciones rebeldes filipinas y las tropas españolas durante la revolución llevada a cabo por la sociedad secreta Katipunan, fundada por Andrés Bonifacio contra el gobierno colonial que puso fin a la primera parte de su insurrección.

Antecedentes

Fusilamiento de José Rizal.

Tras siglos de dominación española, en agosto de 1896, el Katipunan inicia la revolución contra el gobierno español, con el fin de obtener la independencia. A finales de mes, se levantan varias poblaciones de la Provincia de Cavite, declarando la independencia de Filipinas. Una de las órdenes de alistamiento firmadas por Emilio Aguinaldo, cayó en manos del Gobernador Político-Militar de la provincia, Fernando Parga, ordenando éste al Capitán General, Ramón Blanco y Erenas, que sofocara la insurrección.[1]

Campamento de Aguinaldo en el barrio de San Miguel de Mayumo, Bulacán, Biak-na-Bató.

El 30 de diciembre de ese año, José Rizal acusado como responsable de la revolución, por ser el presidente honorario del Katipunan, es fusilado, hecho que lejos de apaciguar a los insurgentes, los reafirma en sus propósitos.

En abril de 1897, Camilo Polavieja es relevado por Fernando Primo de Rivera, general que intensifica las acciones contra los rebeldes, obligándolos a refugiarse en las montañas. En junio, Emilio Aguinaldo, instala su cuartel general en la sierra de Biak-na-Bató y a finales de año, el incremento en el reclutamiento en España y las divisiones entre los partidarios de Andrés Bonifacio y los partidarios de Aguinaldo, permiten a las tropas gubernamentales recuperar varias plazas en Cavite.

Other Languages