Pablo de Tarso

Pablo de Tarso
ElGrecoPaul.jpg
San Pablo, representado artísticamente
por El Greco. Museo de Arte de San Luis (Estados Unidos).
Apóstol de los gentiles y mártir
Nombre Saulo de Tarso
Nacimiento ca. 5 a 10
Vexilloid of the Roman Empire.svg Tarso, Imperio romano
Fallecimiento ca. 67 (tradicional)
ca. 58 (historiografía moderna)
Vexilloid of the Roman Empire.svg Roma, Imperio romano
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana y algunas Iglesias protestantes
Principal Santuario Basílica de San Pablo Extramuros, Roma
Festividad 29 de junio (martirio junto a Pedro)
25 de enero (conversión de Pablo)
10 de febrero (naufragio en la isla de Malta)
18 de noviembre (dedicación de la Basílica de San Pablo Extramuros)
Atributos Espada, carta o libro
Patronazgo Roma, Grecia, Malta, Écija, Meoqui, teólogos y prensa católica
[ editar datos en Wikidata]

Pablo de Tarso, originalmente Saulo de Tarso o Saulo Pablo,[6]

De sus epístolas auténticas surge que Pablo de Tarso reunió en su personalidad sus raíces judías, la gran influencia que sobre él tuvo la cultura helénica y su reconocida interacción con el Imperio romano cuya ciudadanía —en el decir del libro de los Hechos de los Apóstoles— ejerció. Pablo no cambió su nombre al abrazar la fe en Jesucristo como Mesías de Israel y Salvador de los gentiles ya que, como todo romano de la época, tenía un praenomen relacionado con una característica familiar (Saulo, su nombre judío, que etimológicamente significa ‘invocado’, ‘llamado’), y un cognomen, el único usado en sus epístolas (Paulus, su nombre romano, que etimológicamente significa ‘pequeño’ o ‘poco’).[7]

Su conocimiento de la cultura helénica —hablaba fluidamente tanto el griego como el arameo— le permitió predicar el Evangelio con ejemplos y comparaciones comunes de esta cultura por lo que su mensaje cosechó un pronto éxito en territorio griego. Pero esta característica también dificultó por momentos la exacta comprensión de sus palabras, ya que Pablo recurrió en ocasiones a nociones helenísticas alejadas del judaísmo mientras que otras veces habló como un judío estricto y observante de la Ley (1Corintios 9:19-21). De ahí que en la Antigüedad algunas de sus afirmaciones fueran calificadas como «τινα δυσνοητα» (transliterado, tina dysnoēta, que significa puntos ‘difíciles de entender’; 2Pedro 3:15-16) y que hasta hoy se susciten polémicas en la interpretación de ciertos pasajes y temas de las cartas paulinas, como por ejemplo la relación entre judíos y gentiles, entre gracia y Ley, etc. Por otra parte, es claro que sus epístolas fueron escritos de ocasión, respuestas a situaciones concretas. Por ello el análisis exegético moderno, más que esperar de cada una de ellas una formulación sistemática del pensamiento del Apóstol, examina las dificultades y particularidades que él presenta, analiza su evolución y debate sobre su integridad.

Sin haber pertenecido al círculo inicial de los Doce Apóstoles, y recorriendo caminos jalonados de incomprensiones y adversidades (2Corintios 11:23-29), Pablo se constituyó en artífice de primer orden en la construcción y expansión del cristianismo en el Imperio romano, merced a su talento, a su convicción y a su carácter indiscutiblemente misionero.[10]

De las llamadas epístolas paulinas, la Epístola a los romanos, la Primera y la Segunda epístola a los corintios, la Epístola a los gálatas, la Epístola a los filipenses, la Primera epístola a los tesalonicenses (probablemente la más antigua) y la Epístola a Filemón tienen en Pablo de Tarso su autor prácticamente indiscutido. Ellas son, junto con el libro de los Hechos de los Apóstoles, las fuentes primarias independientes cuyo exhaustivo estudio científico-literario permitió fijar algunas fechas de su vida, establecer una cronología relativamente precisa de su actividad, y una semblanza bastante acabada de su apasionada personalidad. Sus escritos, de los que nos han llegado copias tan antiguas como el papiro 46 datado de los años 175-225, fueron aceptados unánimemente por todas las Iglesias cristianas. Su figura, asociada con la cumbre de la mística experimental cristiana, resultó inspiradora en artes tan diversas como la arquitectura, la escultura, la pintura, la literatura, y la cinematografía y es para el cristianismo, ya desde sus primeros tiempos, una fuente ineludible de doctrina y de espiritualidad.[11]

Nombre

Icono que representa a san Pablo, realizado por Andréi Rubliov hacia el año 1407. De 110 x 160 cm, se atesora en la Galería Tretiakov de Moscú.

El Apóstol se llamó a sí mismo Παῦλος (Paulos) en sus cartas escritas en griego koiné.[13]

Antes de ese versículo (Hechos 7:58; Hechos 8:1-3; Hechos 9:1, etc.), el libro de los Hechos lo llama con la forma griega Σαούλ (Saoul) o Σαῦλος (Saulos) (en hebreo, שָׁאוּל‎; en hebreo moderno Sha'ul, y en hebreo tiberiano Šāʼûl). El nombre, expresado en hebreo antiguo, equivaldría al del primer rey del Antiguo Israel (1Samuel 9:2; 1Samuel 10:1), un benjaminita igual que Pablo. Ese nombre significa «invocado», «llamado» o «pedido» (de Dios o de Yahveh).

También se utiliza su nombre Σαῦλος (Saulos) en los relatos de su «conversión» (Hechos 9:4; Hechos 9:17; Hechos 22:7; Hechos 22:13; Hechos 26:14). El libro de los Hechos de los Apóstoles señala además el paso de «Saulo» a «Pablo» (Hechos 13:9) al emplear la expresión «Σαυλος, ο και Παυλος», «Saulo, también [llamado] Pablo» o «Saulo, [conocido] también [por] Pablo», lo que no significa un cambio de nombre.[2]

El nombre Paulos es la forma griega del conocido cognomen romano Paulus, utilizado por la gens Emilia.[19]

Con todo, Pablo pudo dar otro significado al uso del nombre Paulos. Giorgio Agamben recuerda que cuando un señor romano dueño de esclavos compraba un nuevo siervo, le cambiaba el nombre como signo de su cambio de estado o de situación. Agamben señala ejemplos de ello: «Januarius qui et Asellus (Asnillo); Lucius qui et Porcellus (Cochinillo); Ildebrandus qui et Pecora (Ganado); Manlius qui et Longus (Largo); Aemilia Maura qui et Minima (La menor)».[20]

Other Languages
Alemannisch: Paulus von Tarsus
አማርኛ: ጳውሎስ
aragonés: Sant Pavlo
asturianu: Pablo de Tarsu
azərbaycanca: Həvari Pavel
تۆرکجه: پولوس
башҡортса: Апостол Павел
žemaitėška: Apaštals Paulios
беларуская: Павел, апостал
беларуская (тарашкевіца)‎: Павал (апостал)
български: Павел (апостол)
বাংলা: সন্ত পৌল
brezhoneg: Paol Tars
bosanski: Sveti Pavao
کوردیی ناوەندی: پۆڵسی تەڕسووسی
čeština: Pavel z Tarsu
kaszëbsczi: Swiãti Paweł
dansk: Paulus
Esperanto: Paŭlo de Tarso
eesti: Paulus
فارسی: پولس
suomi: Paavali
føroyskt: Paulus ápostul
français: Paul de Tarse
Gaeilge: Naomh Pól
贛語: 聖·保羅
客家語/Hak-kâ-ngî: Pó-lò
עברית: פאולוס
Fiji Hindi: Saint Paul
hrvatski: Sveti Pavao
magyar: Pál apostol
Bahasa Indonesia: Paulus dari Tarsus
íslenska: Páll postuli
italiano: Paolo di Tarso
日本語: パウロ
Kurdî: Pawlos
Lëtzebuergesch: Paulus vun Tarsus
lingála: Polo ya Tarsu
latviešu: Svētais Pāvils
Malagasy: Paul de Tarse
Baso Minangkabau: Paulus dari Tarsus
македонски: Апостол Павле
मराठी: सेंट पॉल
Bahasa Melayu: Paulus
မြန်မာဘာသာ: စိန့်ပေါလ်
مازِرونی: پولس
Nedersaksies: Paulus
Nederlands: Paulus (apostel)
norsk nynorsk: Paulus
norsk bokmål: Apostelen Paulus
ਪੰਜਾਬੀ: ਸੰਤ ਪੌਲ
Piemontèis: Pàul ëd Tars
پنجابی: پال
português: Paulo de Tarso
Runa Simi: Apustul Pawlu
rumantsch: Paulus da Tarsus
română: Pavel (apostol)
русиньскый: Павло (апостол)
Kinyarwanda: Mutagatifu Pawulo
sicilianu: Pàulu di Tarsu
Scots: Saunt Paul
sámegiella: Bávlos
srpskohrvatski / српскохрватски: Pavle iz Tarsa
Simple English: Paul the Apostle
slovenčina: Pavol (apoštol)
slovenščina: Sveti Pavel
shqip: Pali
српски / srpski: Апостол Павле
svenska: Paulus
Kiswahili: Mtakatifu Paulo
Tagalog: Apostol Pablo
Türkçe: Pavlus
татарча/tatarça: Apostol Pavel
українська: Павло (апостол)
اردو: پولس
vèneto: San Pagoło
Tiếng Việt: Sứ đồ Phaolô
walon: Sint På
吴语: 圣保禄
ייִדיש: שאול התרסי
Bân-lâm-gú: Pó-lô
粵語: 聖保祿