Países Bajos Austríacos

Véase el artículo principal de este período; Países Bajos de los Habsburgo.
Oostenrijkse Nederlanden
Österreichische Niederlande
Pays-Bas Autrichiens
Países Bajos Austríacos

Flag of the Low Countries.svg

1714-1795

Flag of the Brabantine Revolution.svg
Flag of France.svg

BanderaEscudo
BanderaEscudo
Ubicación de
Países Bajos Austríacos en 1789 (en colores).
Capitalninguna
Idioma principalFrancés
Otros idiomasNeerlandés, altogermánico central
GobiernoMonarquía
Soberano de los Países Bajos
 • 1711-1714Maximiliano II de Baviera
 • 1711-1740Carlos VI
 • 1740-1780María Teresa I
 • 1780-1790José II
 • 1790-1795Leopoldo II
Historia
 • Tras el Tratado de Utrecht pasan de dominio español a austríaco.25 de mayo, 1714 de 1714
 • Se inicia la Revolución brabanzona contra la labor centralizadora.5 de enero, 1788
 • Se proclaman los Estados Unidos de Bélgica11 de enero, 1790
 • Tras la derrota en la Batalla de Fleurus los austríacos se retiran del territorio.26 de junio, 1794
 • Francia se anexiona los Países Bajos y el Obispado de Lieja.1 de octubre, 1795 de 1795
Superficie22 000 km²
MonedaFlorín (Gulden)

Se denomina Países Bajos Austríacos al conjunto de territorios cedidos por el Imperio español al Imperio Habsburgo tras el Tratado de Utrecht en 1714 hasta la anexión de estos por Francia en 1795.

Historia

A la muerte del rey de España Carlos II, el rey de Francia Luis XIV proclamó a su nieto como Felipe V, de acuerdo con el testamento del rey difunto; pero su política expansiva provocó el temor en Europa y se originó la Guerra de Sucesión Española, en la que gran parte de los Países Bajos fueron conquistados por las fuerzas de la Gran Alianza de La Haya a partir de la batalla de Ramillies.[1]

Dado que el elector de Baviera Maximiliano II había perdido sus territorios bávaros tras la batalla de Höchstädt (1704), y el subsiguiente Tratado de Ilbersheim, el rey Luis XIV convenció a su nieto Felipe V para que cediera[2]

Tras la Guerra de Sucesión, en los tratados de Utrecht y Rastadt-Baden,[5]​ mientras que el elector de Baviera recuperaba su electorado y los Países Bajos volvían a la soberanía de los archiduques de Austria, esto es, se reintegraban de nuevo a la Casa de Habsburgo, y los territorios pasaron a denominarse Países Bajos austriacos.

Durante el periodo austriaco se llevó a cabo una labor centralizadora, que derivó en la implantación del francés como lengua administrativa, y también un auge industrial y en las artes y ciencias.

No obstante, la política centralizadora del emperador José II en contra de los antiguos privilegios llevó a la rebelión general en 1788, la Revolución brabanzona, que —como dos siglos antes— se declararon independientes y formaron los Estados Unidos de Bélgica (11 de enero de 1790), en una declaración firmada por Brabante, Güeldres, Flandes, Flandes Occidental, Henao, Namur, Tournai, Tournaisis y Malinas, pero no Luxemburgo.[6]​ A fines de 1790, el poder imperial lo restauró el emperador Leopoldo II.

En 1792, durante las Guerras Revolucionarias Francesas, el ejército revolucionario francés venció al austríaco en la batalla de Jemappes y conquistó los territorios de los Países Bajos meridionales, pero la victoria austríaca en Neerwinden en 1793 puso en retirada al ejército francés.

Finalmente los franceses obtuvieron en 1794 la victoria en la batalla de Fleurus y los austríacos se retiraron de nuevo de los Países Bajos.

El 1 de octubre de 1795, la Convención Nacional anexionó los Países Bajos y el Obispado de Lieja.[7]​ Y la pérdida de territorios fue reconocida por Austria en el Tratado de Campo Formio, el 17 de octubre de 1797.

Other Languages