Pólvora

Formas diferentes de los granos de pólvora, cada una con su función.

La pólvora es una mezcla deflagrante utilizada principalmente como propulsor de proyectiles en las armas de fuego y, con fines acústicos en los juegos pirotécnicos. La palabra pólvora se refiere concretamente a la denominada pólvora negra. Está compuesta de determinadas proporciones de carbón, azufre y nitrato de potasio, pero con la aparición de los propelentes nitrocelulósicos modernos, dicha denominación se extendió a estos, a pesar de ser productos químicamente distintos.

La pólvora más popular tiene 75% de nitrato de potasio, 15% de carbono y 10% de azufre (porcentajes en masa). Actualmente se utiliza en pirotecnia y como propelente de proyectiles en armas antiguas. Las modernas pólvoras sin humo están basadas en materiales energéticos, principalmente nitrocelulosa (monobásicas) y nitrocelulosa más nitroglicerina (bibásicas). Las ventajas de las pólvoras modernas son su bajo nivel de humo, bajo nivel de depósito de productos de combustión en el arma y su homogeneidad, lo que garantiza un resultado consistente, con lo que aumenta la precisión de los disparos.

Historia

El consenso entre las diferentes corrientes de estudio es que la pólvora se inventó en China, se distribuyó en el Medio Oriente y este lo introdujo en Europa;[3]​ La distribución de la pólvora a lo largo de Asia desde China se atribuye en gran parte a los mongoles. Uno de los primeros ejemplos de europeos enfrentándose contra ejércitos con armas de fuego fue la batalla de Mohi, en 1241. En esta batalla los mongoles usaron pólvora tanto en armas de fuego como también en granadas.

China

La pólvora fue inventada en China cuando los taoístas intentaban crear una poción para la inmortalidad. Las fuerzas militares chinas usaban armas basadas en pólvora (cohetes, mosquetes, cañones) y explosivos (granadas y diferentes tipos de bombas) contra los mongoles cuando estos intentaban entrar en sus tierras en la frontera norte. Después de que los mongoles conquistaran China y fundaran la dinastía Yuan usaron la tecnología militar china para su intento de invasión de Japón, donde también utilizaron la pólvora para propulsar sus cohetes.

Origen medicinal

El salitre era conocido para los chinos desde antes del siglo I a. C. y hay evidencia clara del uso del salitre y sulfuro en muchas combinaciones médicas.[6]

La primera referencia a las propiedades incendiarias de dichas mezclas es el pasaje de Zhenyuan miaodao yaolüe, un texto taoísta datado a mediados del siglo IX d. C.[6]

Algunos han calentado juntos sulfuro, rejalgar, y salitre con miel; se obtienen humo y llamas, quemando sus manos y sus caras, e incluso la casa entera en donde estaban trabajando se quemó.[7]

La palabra china para "pólvora" es en chino: 火药/火藥,  pinyin: huŏ yào /xuou yɑʊ/, la cual significa literalmente "medicina de fuego".[10]

Uso bélico

Los chinos tardaron poco tiempo en utilizar la pólvora para usos bélicos y en los siguientes siglos produjeron una gran variedad de armas de fuego, incluyendo lanzallamas, cohetes, bombas y minas terrestres antes de inventar el arma de fuego moderna, la cual utiliza un proyectil metálico.[13]

La obra china " Wu Ching Tsung Yao" (Fundamentos Esenciales de la Milicia Clásica), escrita por Tseng Kung-Liang entre 1040-1044 d. C., provee referencias enciclopédicas de una variedad de mezclas que incluía petroquímicos —así como miel y ajo. Una mecha de acción lenta para mecanismos lanzallamas usando el principio de sifón para cohetes y fuegos artificiales aparece también mencionada. Sin embargo, las recetas para las mezclas de este libro no contienen suficiente salitre para crear un explosivo, siendo limitadas a un máximo de 50 % de salitre solamente producen un efecto incendiario.[15]

Medio Oriente

El Cañón de los Dardanelos, un gran cañón de bronce usado por el Imperio Otomano en la Caída de Constantinopla en 1453.
Una imagen del siglo XV de un cañón granadí del libro Al-izz wal rifa'a.

Los musulmanes adquirieron el conocimiento de la pólvora entre 1240-1280, cuando el sirio Hasan al-Rammah había escrito en arábico, recetas para la pólvora, instrucciones para la purificación de salitre y descripciones de armas incendiarias. La pólvora llegó al Medio oriente posiblemente a través de la India y esta de China. Esto se deduce de la forma de llamar a la pólvora que al-Rammah usaba, donde a el salitre lo llamaba "nieve china" (en árabe, ثلج الصين thalj al-ṣīn), a los fuegos artificiales como "flores chinas" y a los cohetes como "flechas chinas".[23]

Al-Hassan afirmó en la batalla de Ain Jalut en 1260, que los Mamelucos usaron en "el primer cañón de la historia" contra los mongoles una mezcla de pólvora con una composición casi idéntica a la pólvora explosiva.[24]

Europa

La pólvora fue inventada en China para hacer fuegos artificiales y armas, aproximadamente en el siglo IX de nuestra era, aunque no concibieron las armas de fuego como nosotros las conocemos. Los bizantinos y los árabes la introdujeron en Europa alrededor del 1200. Es probable que la pólvora se introdujera en Europa procedente del Oriente Próximo. La primera referencia a su fabricación en Europa se encuentra en un documento de Roger Bacon, la Epistola de secretis operibus Artis et Naturae, et de nullitate Magiae (ca. 1250). En este texto leemos:

Fórmula china de la pólvora, circa 1044.

Accipiatur igitur de ossibus Adae, et de calce sub eodem pondere; et sint sex ad lapidem Tagi, et quinque ad lapidem unionis; et terantur simul cum aqua vitae, cujus proprium est dissolvere omnes res alias, ita quod in ea dissolvantur et assentur. Et iteretur multotiens contrition et assatio, donecin cerentur; hoc est ut uniantur partes, sicut in cera. Et signum incerationis est, quod medicina liquescit super ferrum valde ignitum; deinde ponatur in eadem aqua in loco cálido et humido, aut supendatur in vapore aquarum valde calidarum; deinde dissolvantur, et congelentur ad solem. Dein accipies sal petrae, et argentums vivum convertes in plumbum, et iterum plumbum eo lavabis et mundificabis, ut sit próxima argento, et tunc operare ut prius. Item pondus totum sit 30. Sed tamen sal petrae LURU VOPO VIR CAN VTRIET sulphuris; et sic facies tonitruum et coruscationem, si sias artificium - Cap. XI

Cañón francés del siglo XVIII.

Berthold Schwarz, un monje alemán, a comienzos del siglo XIV, puede haber sido el primero en emplear pólvora para impulsar un proyectil, aunque parece ser que por esa misma época los árabes ya la habían usado con ese mismo fin en la Península ibérica, según se desprende de las crónicas del rey Alfonso XI de Castilla. El siguiente párrafo, transcrito y adaptado al castellano moderno, corresponde a la crónica del rey Alfonso XI sobre el sitio de Algeciras (1343), y es la primera referencia escrita del empleo de la pólvora con fines militares, si bien hay quien sostiene que esa misma sustancia ya había sido utilizada, también por los árabes, en la defensa de la ciudad de Niebla ( Huelva) cuando fue sitiada por Alfonso X el Sabio, casi un siglo antes.[26]

..tiraban [los árabes] muchas pellas [bolas] de hierro que las lanzaban con truenos, de los que los cristianos sentían un gran espanto, ya que cualquier miembro del hombre que fuese alcanzado, era cercenado como si lo cortasen con un cuchillo; y como quisiera que el hombre cayera herido moría después, pues no había cirugía alguna que lo pudiera curar, por un lado porque venían [las pellas] ardiendo como fuego, y por otro, porque los polvos con que las lanzaban eran de tal naturaleza que cualquier llaga que hicieran suponía la muerte del hombre.

..et dieronle con una pella del trueno en el brazo, et cortarongelo, et murió luego otro día: et eso mismo acesció a los que del trueno eran feridos. Et aun la estoria va contando de los fechos de la hueste.

Sean cuales fueren los datos precisos y las identidades de sus descubridores y primeros usuarios, lo cierto es que la pólvora se fabricaba en Inglaterra en 1334 y que en 1340, en territorios hoy pertenecientes a Alemania se contaba con instalaciones para producirla. El primer intento de emplear la pólvora para minar los muros de las fortificaciones se lleva a cabo durante el sitio de Pisa ( Italia) en 1403. En la segunda mitad del siglo XVI, la fabricación de pólvora era un monopolio del Estado en la mayoría de los países. Fue el único explosivo conocido hasta el descubrimiento del denominado oro fulminante, un poderoso explosivo utilizado por primera vez en 1628 durante las contiendas bélicas que se desarrollaron en el continente europeo.

India

El emperador mogol Shah Jahan usando un mosquete de cerrojo.

La pólvora y las armas de fuego fueron traídas a la India a través de las invasiones mongolas a la India.[28]

Batallón británico derrotado durante la batalla de Guntur.

El Imperio Mogol produjo masivamente armas de fuego de llave de mecha para su ejército. El Imperio Mogol fue el primero en desarrollar cohetes de bambú, principalmente para señalizaciones y para el uso de los zapadores. El emperador mogol se enfrentó a los británicos y otros europeos en la provincia de Gujarat, de donde los europeos extraían salitre para la fabricación de su pólvora durante el siglo XVII.[29]

En el año 1780 los británicos empezaron a anexarse los territorios del sultanado de Mysore, durante la Segunda guerra anglo-mysore. El batallón británico fue derrotado durante la batalla de Guntur, por las fuerzas de Hyder Ali, quien usó de manera efectiva los cohetes Mysore y artillería de cohetes contra las tropas británicas cuyas filas estaban muy apretadas. Esta tecnología fue copiada y utilizada en las guerras napoleónicas en Europa.[30]

Indonesia

Evidencia documental y arqueológica indica que comerciantes árabes o indios introdujeron la pólvora, mosquetes y cañones en Indonesia alrededor del siglo XIV.[33]​ Los pobladores de Java tenían cañones de bronce, usados ampliamente por la armada de los Majapahit así como por piratas.

América

La pólvora fue introducida en América por los conquistadores españoles y portugueses los cuales la utilizaron en contra de los aztecas, mayas, incas, etc. En varias regiones de México se podían encontrar fácilmente yacimientos de salitre y azufre, por lo que las fuerzas de los conquistadores pudieron reponer la pólvora que utilizaban sus armas de fuego.

Y para la munición no menos proveyó Dios, que hallamos tanto salitre y tan bueno que podríamos proveer para otras necesidades, teniendo aparejo de calderas en que cocerlo, aunque se gasta acá harto en las muchas entradas que se hacen. Y para el azufre ya a Vuestra Sacra Majestad he fecho mención de una sierra que está en esta proviencia que sale mucho humo, y de allí, entrando un español setenta u ochenta brazas atado a la boca abajo se ha sacado, con que hasta agora nos habemos sostenido.

Hernán Cortés, Cartas de Relación[34]

Popularmente se cree que las armas de fuego fueron un factor determinante en la derrota de las civilizaciones locales, sin embargo la evidencia arqueológica y documental muestra que las armas de fuego que portaban los europeos no eran aún tan efectivas y tenían poca ventaja táctica, tampoco causaban pánico en los habitantes locales como popularmente se cree, ya que las fuerzas locales se acostumbraron rápidamente a su uso. Inclusive aprendieron cómo funcionaban los mosquetes y cañones, evitando ser alcanzados por ellos.

Los españoles que iban en los bergantines tornábanlos, la artillería hacia donde estaban más espesas las canoas...Visto esto, los mexicanos comenzaron a apartarse y guardarse del artillería, yendo culebreando con las canoas; y también cuando vian algún tiro que soltaban, agazapábanse en las canoas.

Bernardino de Sahagún Historia General de las cosas de Nueva España Capítulo XXX: De cómo los bergantines que hicieron los españoles en Tetzcuco vinieron sobre México.[35]

Pero los mexicanos cuando vieron, cuando se dieron cuenta de que los tiros de cañón o de arcabuz iban derecho, ya no caminaban en línea recta, sino que iban de un rumbo a otro haciendo zigzag; se hacían a un lado y a otro, huían del frente. Y cuando veían que iba a dispararse un cañón, se echaban por tierra, se tendían, se apretaban a la tierra.

Miguel León Portilla, La visión de los vencidos Capítulo 11: La reacción defensiva de los mexicas[36]
La lucha de Custer (La batalla de Little Big Horn), de Charles Marion Russell.

Las armas de fuego basadas en pólvora se empezaron a usar ya sea por los locales o las expediciones europeas, enfrentándose desde el siglo XV hasta principios del siglo XX, ya que la pólvora y las armas de fuego fueron comercializadas a los nativos americanos,[38]

Las armas de fuego basadas en pólvora empezaron a tener una ventaja militar considerable hasta la introducción de las armas de fuego de repetición, desarrolladas a finales del siglo XIX, las cuales fueron un factor determinante en la culminación de las largas guerras contra los nativos americanos. Esta arma se utilizó contras estas poblaciones principalmente en EE. UU., México[39]​ y Argentina entre otros.

Cada país desarrollo su propia pólvora variando las proporciones de la mezcla, la siguiente tabla indica algunas las proporciones adoptadas por diferentes naciones. Tabla 1

Tabla de proporciones de componentes de la pólvora de cada nacionalidad que la producía
Naciones Salitre (KNO3) Azufre (S) Carbón (C)
España 75% 12.5% 12.5%
Francia 75% 10% 15%
Prusia 71% 11% 16%
Sajonia 71% 10% 16%
Inglaterra 75% 10% 15%
Rusia 75% 10% 15%
Suecia 75% 10% 15%
Austria 75.5% 10% 11.5%
Bélgica 75% 12.5% 12.5%
Holanda 70% 11% 16%
Suiza 76% 10% 11%
Portugal 75.7% 10.7% 13.6%
Italia 75% 10% 15%
Turquía 75% 10% 15%
Estados Unidos 76% 10% 14%
Persia 75% 12.5% 12.5%
China 61.5% 15.5% 23%

Tabla 1 Tabla de proporciones de componentes de la pólvora por nacionalidad que la producía.[40]

Other Languages
Afrikaans: Buskruit
aragonés: Polvora
العربية: بارود
مصرى: بارود
asturianu: Pólvora
azərbaycanca: Barıt
تۆرکجه: باریت
башҡортса: Дары
žemaitėška: Paraks
беларуская: Дымны порах
български: Барут
brezhoneg: Poultr-tarzh
bosanski: Barut
буряад: Дари
català: Pólvora
کوردی: باڕووت
čeština: Střelný prach
Чӑвашла: Тар
Cymraeg: Powdwr gwn
dansk: Krudt
Ελληνικά: Πυρίτιδα
English: Gunpowder
Esperanto: Nigra pulvo
eesti: Püssirohi
euskara: Bolbora
فارسی: باروت
suomi: Ruuti
français: Poudre noire
Gaeilge: Púdar gunna
贛語: 火藥
galego: Pólvora
עברית: אבק שרפה
हिन्दी: बारूद
hrvatski: Barut
magyar: Lőpor
Bahasa Indonesia: Bubuk mesiu
Ilokano: Polbora
íslenska: Byssupúður
日本語: 火薬
Patois: Gonpouda
ქართული: დენთი
қазақша: Оқ–дәрі
한국어: 화약
Kurdî: Barûd
Limburgs: Polfer
lumbaart: Polvar
lietuvių: Parakas
latviešu: Šaujampulveris
македонски: Барут
монгол: Дарь
नेपाली: बारूद
नेपाल भाषा: गनपाउडर
Nederlands: Buskruit
norsk nynorsk: Krut
norsk: Krutt
occitan: Polvera
ਪੰਜਾਬੀ: ਬਾਰੂਦ
Kapampangan: Ubat
polski: Proch
پنجابی: گن پاؤڈر
português: Pólvora
Runa Simi: Ratata allpa
română: Praf de pușcă
русский: Дымный порох
саха тыла: Буорах
Scots: Gunpouder
سنڌي: بارود
srpskohrvatski / српскохрватски: Barut
Simple English: Gunpowder
slovenčina: Pušný prach
slovenščina: Smodnik
shqip: Baruti
српски / srpski: Барут
svenska: Krut
Kiswahili: Baruti
తెలుగు: గన్ పౌడర్
Tagalog: Pulbura
Türkçe: Barut
татарча/tatarça: Дары
українська: Димний порох
اردو: بارود
Tiếng Việt: Thuốc súng
Winaray: Pulbura
吴语: 火药
хальмг: Дәр
ייִדיש: שיספולווער
中文: 火药
Bân-lâm-gú: Hóe-io̍h
粵語: 火藥