Páramo andino

Páramo andino
Paramos.JPG
Localización (en amarillo) de los páramos en América (ver Hofstede et al. (2003) en la bibliografía.
Rabanal.JPG
Páramo de Rabanal ( Boyacá, Colombia.
Oyacachi.JPG
Páramo húmedo cerca de Oyacachi, Reserva Ecológica Cayambe-Coca ( Napo, Ecuador).
Piedrasblancas.JPG
Páramo de Piedras Blancas con Espeletia sp. frailejones ( Mérida, Venezuela).
Costa Rica Chirripo paramo.jpg
Páramo centroamericano en la Cordillera de Talamanca.
Laguna La Hermosa Sisavita.jpg
Páramo Sisavita en Norte de Santander, Colombia.

Los páramos de los Andes son ecosistemas de montaña que pertenecen al dominio amazónico. Se ubican descontinuamente en el neotrópico, desde altitudes de aproximadamente 3.000 msnm hasta la línea de nieves perpetuas, aproximadamente 4.300 msnm,[2]

En Venezuela, Colombia y el norte del Ecuador están caracterizados por la presencia de los frailejones, que pertenecen al género Espeletia (más de 200 especies); además de los frailejones, hay muchos géneros y especies vegetales endémicas del páramo, y también hay vegetales de amplia distribución pero que no son los determinantes.

Dada la (pequeña) controversia que existe sobre si jalca (nombre usado para este tipo de ecosistema en el Perú) y páramo son o no la misma formación, a veces en el Perú se usa el término combinado páramo-jalca. En términos generales, si se acepta que la jalca es otra cosa que el páramo, entonces, dentro de lo que se considera típicamente como páramo desde Venezuela hasta Ecuador, habría tantas diferencias internas que en aras de la coherencia se necesitaría tipificar una gran cantidad de otros ecosistemas diferentes (un páramo venezolano con frailejones sobre terreno pedregoso y seco es muy diferente de un páramo ecuatoriano oriental húmedo, al igual que la jalca peruana lo es de un páramo de pajonal, este último presente en los cuatro países).

Hay ecosistemas similares con latitud ecuatorial y gran altitud, pero con distintos nombres locales, en África oriental, en Papúa Nueva Guinea y en otras áreas tropicales con montañas muy elevadas; por lo menos en términos paisajísticos y evolutivos, son muy parecidos a los páramos andinos. Las adaptaciones de las plantas a veces hacen que sea difícil, a primera vista, saber si uno está en el monte Kenia o en un nevado colombiano, por ejemplo, aunque un análisis más detallado demuestra que la cercanía taxonómica de una y otra flora es muy limitada. Los "frailejones" africanos pertenecen a géneros como Dendrosenecio y Lobelia, a diferencia de Espeletia y géneros cercanos en América. Las historias socioeconómicas son también obviamente muy diferentes. En otras tierras altas de América más alejadas de la línea ecuatorial se forman ecosistemas como las punas al Sur (en Perú, Chile y Bolivia y los zacatonales al Norte (en México y Guatemala); En Europa, especialmente en España, se conoce como páramo a un ecosistema distinto.

Extensión

En términos absolutos, Colombia tiene la mayor extensión de páramos en el mundo, con cerca del 50 % del total existente,[3] distribuidos en los tres ramales de la cordillera de los Andes, y en la Sierra Nevada de Santa Marta); también tiene el páramo más grande del mundo ( Sumapaz). El páramo ocupa más de 30 000 km² en Suramérica. El país con mayor proporción de su territorio cubierta por páramos es Ecuador, con el 7%.

Al sur de la depresión de Huancabamba, en Perú, y al norte de la cordillera de Talamanca, en Costa Rica, el páramo da paso a la puna y al zacatonal, respectivamente, ecosistemas más secos y estacionales, dominados por gramíneas.

Other Languages